Reseñas X ^ Mi Papá es un Gato.

Lo primero que hay que saber sobre Mi papá es un gato (Título original: Nine lives) es que no es una película estadounidense, es una película francesa, que por razones de mercadeo, exposición y ganas de ganar buen billete, está protagonizada por actores estadounidenses que por supuesto no hablan francés, ni mucho menos viven en Francia.

gato

Este largometraje cuenta la historia de Tom Brand (Kevin Spacey) un multimillonario, cuyas múltiples ocupaciones lo llevan a tener una relación bastante esporádica con su esposa Lara (Jennifer Gardner) y su hija Rebecca (Malina Weissman). Es tratando de enmendar esta relación con un regalo que Tom encuentra la tienda de mascotas de Felix Perkins (Christopher Walken) donde, luego de algunos sucesos adicionales, termina metido en el cuerpo del mismo gato que le compró a su hija.

Hasta ahí es posible ver la escasa originalidad del argumento de esta película. Es decir es una típica historia de una familia disfuncional, donde algo mágico sucede para que el padre o la madre adicta al trabajo cambie de parecer. Es practicamente Click pero con Kevin Spacey, en lugar de con Adam Sandler. Hasta Christophen Walken aparece en un rol tan similar al que hizo en aquella película, que si yo fuera el CEO de Columbia Pictures (y espero algún día serlo) ya estaría demandando a EuropaCorp no tanto por hacer una copia de la película, sino por hacerla tan mala.

No sé si la dirección mediocre fue intencional, pero si lo fue realmente no entiendo que era lo que pretendía el director lograr con semejante carga de colores y brillos por todas partes. La única parte de la cinta en la que por unos instantes el espectador descansa es cuando se nos introduce a la tienda de mascotas de Perkins, pero la alegría no dura mucha. Los encuadres son típicamente Europeos, muchos close-ups, y sobre todo, unos efectos especiales que harían quedar como una maravilla a los que utilizan, por ejemplo, en Revenge.

Quisiera decir que al menos la actuación de Kevin Spacey es rescatable, pero no. Toda la película es una constante oda a la mediocridad, en la que la pregunta que surge es ¿cómo consiguieron un elenco de ese nivel? O sea, sí, se sabe que Kevin Spacey y Jennifer Gardner no están en su mejor momento, pero tampoco…

Escenas, una que otra. Diálogos, los clichés que se esperarían en una película de estas y sobre la premisa que debe ser “aprovecha a tu familia y se feliz con ella”, al parecer al final el director se decanta por destruirla y darle sepultura en los últimos minutos. Una película recomendada si quiere que su hijo quede atontando viendo colores chillones, o si a usted le encanta ver las películas de los sábados en la mañana en cualquiera de esos programas infantiles, que son todos una basura…

En resumen, OTRA película que deja mal parado al cine europeo, como si ya no hubiese suficientes de esas.

0,95 / 5,00

☆☆☆☆

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s