Una Danza Con Dragones y Con G.R.R. Martin – Sobre La Canción de Hielo y Fuego.

El quinto libro de la sanga “La Canción de Hielo y Fuego” hace mucho honor a su nombre, si vamos a hacer sinceros. Un baile, sí, uno de esos bailes que empiezan lentos, un tanto aburridos, pero que con el correr de la noche se vuelven tan interesantes que no dan ganas de irse. Así es Danza Con Dragones. 

danza con dragones
Cubierta de “Danza Con Dragones”.

La historia, al menos en las primeras 2/3 partes, es la contraparte de Festín de Cuervos, nos muestra que le sucedió a los otros personajes, mientras Cersei andaba vuelta loca tratando de quitarle el puesto de mejor villana a Soraya Montenegro, Jaime andaba liberando castillos, Samwell andaba viajando por el mundo, las niñas Stark aprendiendo lo que no debían, los de Dorne y las Islas del Hierro intentando apoderarse de lo que no es suyo y Brienne buscando lo que no se le había perdido. Sí, aquí volvemos a ver a Jon, a Daenerys, a Tyrion, a Bran, a Davos, a Melisandre … y nos presentan personajes nuevos como Jon Connington y Quentyn Martell.

En el primer tercio del libro, lo único interesante es lo que le sucede a Davos y a Bran y George R.R. Martin es tan inteligente (es en parte sarcasmo) que sólo le da tres capítulos a cada uno, capítulos que se acaban antes de que lleguemos a la mitad del libro. Jon y Daenerys se han vuelto tan aburridos que leerlos se ha vuelto una tortura. A Tyrion le pasan tantas cosas inverosímiles que dejaría con la boca abierta a las “Desperate Housewives” ¿y los nuevos personajes? pues ahí, ni fu ni fa. Y el tan esperado capítulo desde la perspectiva de Melisandre, pues nada, no aportó nada que ya no supiéramos. Esta es la parte aburrida del baile, donde no pasa nada y apenas pasan una bandejita con dulces, como para que la gente no se aburra.

En el segundo tercio del libro, empiezan a suceder cosas más interesantes, Asha y Theon Greyjoy le salvan la patria al baile con historias precisas, rápidas e interesantes, nada que ver con el aburrimiento infinito de Jon, Daenerys o Tyrion. Cómo estarán las cosas a estas alturas, que Stannis Baratheon ha terminado por parecer mucho más interesantes que sus adolescentes contrafiguras.

snow

Hasta allí, pues sí, peor es nada, pero el último tercio del libro, el que cronológicamente seguiría a los hechos de Festín de Cuervos dejan literalmente al lector con la boca abierta, como en los viejos tiempos de Tormenta de Espadas. Volvemos a ver a Jaime y a Cersei, pero no haciendo cosas aburridas, como en “Festín”, vemos a Arya, que ya parece que casi, casi está logrando su propósito, vemos a Theon y a Asha en medio de una guerra en la que ni ellos saben a ciencia cierta como se metieron, vemos a un Victarion Greyjoy lejos de la sombra temerosa que vimos en el libro anterior, demostrando poder y valía. Y sí, por fin vemos que cosas interesantes le pasan a Jon y a Daenerys, matrimonios, dragones y gigantes; sorpresas y giros sorprendentes en la trama; cosas inesperadas. Es en esta parte final de Danza Con Dragones donde vemos de nuevo al Martin de la primera trilogía, que a pesar de los largos, casi infinitos, capítulos motiva al usuario a leer, enfocándonos en su historia y no en la tabla de contenido, a ver cuantas páginas falta por leer.

Aunque las estimaciones más optimistas dan el 2015 como fecha probable para el sexto libro, en realidad espero que Martin se apiade de sus lectores y termine rápido no sólo esa, sino la que sigue también, Danza Con Dragones amarró ciertos cabos, pero dejó tantos sueltos que resulta imposible querer perderse lo que viene. A no ser que terminemos viendo el final de “La Canción de Hielo y Fuego” en HBO y no en las páginas de un libro, como debería ser.

Un Festín de Cuervos (Con Sabor Agridulce) – Sobre La Canción de Hielo y Fuego.

Luego de una trilogía que no se puede definir de otra manera más que espectacular, George R.R. Martin sorprende a sus lectores con el cuarto libro de su saga “La Canción de Hielo y Fuego”, libro titulado “Festín de Cuervos”.

affc
Festín de Cuervos

Festín de Cuervos es, de lejos, el libro más polémico de George R.R. Martin. La mitad de la crítica no ha hecho otra cosa que despotricar, vociferar y rasgar sus vestiduras, clamando a los cuatro vientos que el anciano escritor de Nueva Jersey se había tirado la saga; la otra mitad, quizás mas benevolente, ha dicho que sí, que el libro es más o menos bueno, pero que no le llega ni a los talones a ninguno de los tres libros anteriores de la saga (Juego de Tronos, Choque de Reyes y Tormenta de Espadas).

La razón por tal desdén en contra de este libro tiene varias explicaciones. Tormenta de Espadas, el tercer libro de la saga, es un monstruo de unas 1500 páginas, cargado de acción y donde la historia de todos los personajes avanza tanto que deja al lector con la boca abierta. Festín de Cuervos, es un libro mucho más corto (Unas 750 páginas), mucho más lento en el avance de la historia y lo que es peor aún, lo poco de la historia que avanza, es sobre unos pocos personajes. La mitad de los personajes centrales (POVs, por Puntos de Vista en inglés) no aparecen en este libro y de los que si aparecen, tienen tan poca prosa, que se entiende perfectamente el por qué de tal displicencia.

Pero a pesar de todo, Festín de Cuervos no es un mal libro. Es cierto, la historia que consume la mayoría del texto (Jaime y Cersei) está cargada de detalles innecesarios, son demasiado largos y sólo en los últimos capítulos el argumento avanza lo suficiente para que haya valido la pena leer lo anterior, las historias de Sansa y Arya son mucho más interesantes, pero asombrosamente son las que menos cobertura tienen; la trama de Samwell Tarlly está en un punto medio, donde no se sabe si es buena o es mala. El punto de quiebre del libro está en lo que sucede en Las Islas del Hierro, Dorne , y lo que sucede con un personaje que hasta ahora era secundario: Brienne.

Desde los puntos de vistas de Aeron Pelomojado, Asha Greyjoy y Victarion Greyjoy, Martin nos introduce en el mundo de las Islas del Hierro, del que apenas habíamos tenido noticia en Choque de Reyes de la mano de Theon Greyjoy por un breve espacio de tiempo. La historia no es especialmente concisa, pero nos introduce a un personaje que genera trama, lo que se conoce dentro del mundo literario como villano: Euron Greyjoy.

arianne
La historia de Dorne es la que más rápido avanza y una de las razones por las que vale la pena leer el libro. Aquí una escena de Immortals, reminiscente de una con Arianne Martell y …

La historia de Dorne nos revela un mundo completamente nuevo, del que apenas habíamos tenido noción con las palabras de Oberyn Martell en Tormenta de Espadas. Esta es la historia mejor estructurada de Festín de Cuervos, avanza rápidamente, desarrolla los personajes de manera generosa (incluyendo a las afamadas “Serpientes de Arena”) y tiene un desenlace que nos hace querer más.

Pero lo mejor de Festín de Cuervos es Brienne. A través de la “Doncella de Tarth” conocemos un lado desconocido de Westeros, el lado de los que son víctimas de las guerras del juego de tronos. El detalle con el que Martin escribe para Brienne nunca es aburridor, aunque en algunas ocasiones peca de detallado. El escritor nos acerca más a Brienne y hace que sintamos empatía hacía ella para que al final estemos completamente de su lado en su hora más oscura.

No seré yo quien se incline a decirle a George Martin lo que debe escribir o no, pero me asombra que un escritor a estas alturas se debata entre lo que debe y lo que no debe incluir en su libro. También es sorprendente que haya tenido que re-escribir gran parte del libro, porque al final de cuentas se dio cuenta que por ahí no era. También sorprende mucho que en lugar de avanzar y hacer mucho más rico su libro, haya querido alargar la saga completa, no quiero pensar yo, para ganar más dinero.

Aún así, Festín de Cuervos es un puente lo suficientemente decente entre la trilogía inicial y la final, lo suficiente para mantener al lector distraído por un rato mientras el le encuentra el hilo a la historia, que por momentos parece que lo ha perdido. Además, en este mundo donde la moda es lo que manda la parada, resulta casi que obligatorio ahora que la Canción de Hielo y Fuego se ha convertido en serie de televisión y leer siempre es una actividad reconfortante y constructiva. Así que ha seguir leyendo, así sea las historias sin madurar de Jaime, Cersei o Samwell Tarlly.