Operación E, Derechos y Censura.

La decisión de una jueza de rechazar el recurso presentado por Clara Rojas en contra de la libre difusión de la cinta “Operación E” dentro del territorio nacional es sin duda una de las más grandes victorias para la libertad de expresión y para el derecho a la información en Colombia.

Imágenes de la película “Operación E”

Las razones que haya tenido la señora Rojas para interponer dicho recurso son bastante discutibles, puesto que en un mundo donde a través de Internet se difunde cualquier cosa, resulta ridícula la intención de evitar la difusión de una película, sea cual sea la temática de la misma. Lo que ha logrado, por el contrario, es incrementar exponencialmente la curiosidad del público por la película y ver cuál es la razón por la que no quiere que nadie la vea.

Clara Rojas, cuyo comportamiento en cautiverio ha traspasado fronteras y no precisamente por rezar el rosario, apeló a los “derechos fundamentales” del menor para intentar bloquear la cinta. Pero ¿Y dónde quedan los derechos de los otros 47 millones de colombianos? Así como se realizan expropiaciones para construir calles para que circulen los buses articulados de Transmilenio, Transmetro, MIO, Metrolinea, Metroplus (…), ejemplo clásico de que prevalece el interés colectivo sobre el interés particular, resulta ilógico que por “proteger” a un sólo individuo se vulneren derechos tan importantes para el buen funcionamiento de la democracia.

Martina García protagonista de Operación E.

Pero ¿No es una crueldad que el “pequeño y pobre” Emmanuel sufra las consecuencias de la emisión de la película Operación E? Pues eso es bastante relativo, si Clara Rojas ha criado a su hijo en un ambiente donde la verdad de su secuestro no es un tema tabú, no tendría porque haber problemas al respecto, más aún cuando la información en la película está consignada en forma escrita por todo el Internet. Es claro que una imagen dice más que mil palabras, pero ¿acaso pensaba la señora Rojas en ocultar la verdad de lo que le sucedió toda su vida?

Es mucho más fácil que el ICBF, la Procuraduría y quien quiera tomarse la atribución de proteger a Emmanuel, atiendan su caso particular que hacer de la censura un acto de bondad, que es lo que en últimas querían hacer en esta situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s