Así terminó la segunda Temporada de “True Detective” (Compendios X).

Luego de ocho intensos capítulos colmados de historias densas, conspiraciones industriales, asesinatos misteriosos y fiestas salvajes, llegó a su fin la segunda temporada de la popular y polémica serie de HBO, “True Detective” y por supuesto, las sorpresas no se hicieron esperar.

descarga

Luego del asesinato de Woodrugh (Taylor Kitsch) a manos del teniente de la policía de Vinci, Kevin Burris (James Frain) y su principal aliado, el jefe Holloway (Afemo Omilami) las cosas no pintaban nada bien para Velcoro (Colin Farrell) y Bezzerides (Rachel McAdmas); tampoco pintaban nada bien para el gánster Frank Semyon (Vince Vaugh), luego de incinerar los clubes que estaban a punto de serle arrebatados por la banda criminal de Osip Agranov (Timothy V. Murphy), todo como consecuencia de la misteriosa muerte de Ben Caspere y su consecutiva investigación.

El episodio final de noventa minutos, titulado simplemente “Estación Omega”, inicia con Velcoro y Bezzerides en el cuarto de hotel donde los vimos en el episodio anterior, refugiándose el uno en el otro (léase teniendo sexo, espero que salvaje).

En una toma impecable, intercalada con escenas del antes y después del encuentro sexual, Bezzerides revela el momento más oscuro de su vida, el momento en que uno de los individuos de la secta religiosa de su padre, abusa de ella, por cuatro días que ella aún después de tanto tiempo no es capaz de recordar. Bezzerides confiesa que lo peor es haber colaborado con su propia desgracia al sentirse orgullosa por las palabras de su abusador.

Velcoro, por su parte, revela el horror que supuso aniquilar al hombre que creyó culpable de la violación de su esposa, para luego enterarse que había asesinado al hombre equivocado. Sin embargo el momento de “almas abiertas” para estos dos traumatizados detectives, termina cuando Velcoro intenta comunicarse con Woodrugh, sólo para que Burris, su antiguo compañero en la policía de Vinci le de las malas nuevas: Woodrugh está muerto y si quiere salir del fango en el que la coalición de Vinci lo ha hundido tiene que colaborar nuevamente con ellos, pero luego de su mágico momento con Bezzerides, eso no está dentro de las opciones del detective.

Frank, por su parte, intenta por todos los medios de poner a Jordan, su esposa, a salvo en Venezuela (allá no hay tratados de extradición con Estados Unidos), hacia donde ya había comprado dos pasajes de avión. En una escena fuerte, en la que el director demuestra que puede haber amor, sin necesidad de cursilerías y besos pasados de tono (te estoy mirando “Crepúsculo“), Jordan se sienta en la posición de quedarse con Frank hasta las últimas consecuencias, “lo que te pase a ti, me pasará a mi”…  pero finalmente Frank consigue que Jordan se vaya acompañada de Nails, el último guardaespaldas en el que en realidad confía.

True_Detective_Season_2

Velcoro y Bezzerides, luego de repasar nuevamente las pruebas, entienden que Laura, una de las chicas de Caspere, podría en realidad ser una de los “chicos de diamante”, los huérfanos de una pareja asesina para robar unos diamantes excesivamente costosos en unos disturbios en Los Ángeles.

Ambos encuentran la dirección de Laura, y la mujer les dice todo: su hermano Lenny fue quien asesinó a Caspere luego de enterarse que Laura era su puta personal. Les informa que los diamantes no estaban en posesión de Caspere y que pretende conseguirlos de Holloway y Burris extorsionándolos con revelar la información del disco duro de Caspere, que resulta que en realidad está vacío… ya saben, estrategias de seguridad, en casos de robo.

Velcoro y Bezzerides, con todas las pruebas para inculpar a los “conspiradores de Vinci”,se reunen con Frank Semyon en casa de Felicia, en lo que las redes sociales llamaron “The Wedding Crashers Reunion”, recordando la participación de Vince Vaughn y Rachel McAdamas en esa película cuyo tono de comedia no tiene absolutamente nada que ver con el tono oscuro y denso de True Detective. Velcoro decide asistir a la cita que Lenny le puso a Holloway y Burris con el fin de conseguir una confesión de parte de los conspiradores. Bezzerides y Frank tienen una conversación corta pero sustancial, Bezzerides no demuestra ninguna simpatía por Frank, un gánster, pero al mismo tiempo lo respeta y le informa de su plan: acabarán con los rusos en conjunto con Velcoro y huir a Venezuela, pero él reconoce que algo podría salir mal y le pide a Bezzerides que cuide a Jordan.

Velcoro asiste al centro comercial donde Lenny pretende, en realidad, acabar con Holloway y Burris, pero Velcoro le propone un mejor plan, destruirlos y enviarlos a la carcel, haciendo una grabación donde confiesen (involuntariamente, por supuesto) todo lo relacionado con el ferrocarril de California y todo lo que hicieron con Caspere para conseguir los títulos de las tierras. Velcoro toma el lugar de Lenny y consigue la confesión, pero a Holloway se le va la lengua y le informa que en realidad Caspere asesinó a los padres de los “chicos de diamante” porque la madre había sido su amante y podría reconocerlo. Esto implica que Caspere tenía sexo con su propia hija, sin que ninguno de los dos lo supiera. Lenny pierde el control, nuevamente y asesina a Holloway.

Burris y los del centro comercial inician una balacera, en la que Velcoro queda en medio, sólo para ser salvado por la aparición repentina de Bezzerides que lo pone a salvo. ¿La mala noticia? La grabación de la confesión de Holloway se destruye en el tiroteo, donde también muere Lenny, sin saber que Bezzerides había puesto a su hermana a salvo.

El siguiente paso para Frank y Velcoro es acabar con los rusos y quedarse con su dinero. Ambos, con máscaras de gas, arrojan un químico que vuelve irrespirable el lugar y aniquilan a los guardias de Osip, y Frank finalmente lo liquida, llevándose todo el dinero. Velcoro y Frank parten por mitades y se despiden. Ambos tienen como destino final Venezuela.

En la única escena de TODA la temporada donde Bezzerides y Velcoro ríen, hablan por teléfono de sus planes a futuro, parece el inicio de una nueva vida para ambos. Mientras tanto, Frank es secuestrado por los hombres de Tony Chessani, cuyo padre vimos asesinado al inicio del episodio.

En una metida de patas monumental, Velcoro decide que antes de irse, quizás para siempre de los Estados Unidos, quiere ver a su hijo Chad y decide pasar por su escuela. De lejos Velcoro lo ve y concluye que no sólo Chad ha mejorada sus antes ínfimas habilidades sociales (quizás gracias a la paliza que le dio Velcoro a uno de los padres de los muchachos abusadores en los primeros capítulos), y que tiene también la placa de policía con su apellido. Pero cuando Velcoro regresa a su auto se da cuenta que le han puesto un rastreador.

Velcoro piensa por un instante y decide seguir. Llama a Bezzerides y le dice que se monte en el barco con rumbo a Venezuela que el va a llegar. Por otro lado, Frank es llevado hasta Chessani en el desierto de California. Frank le entrega un millón de dólares a cambio de que le perdone la vida, pero en un giro al estilo “Django Unchained”, Frank se rehusa a entregarle su traje a uno de los guardaespaldas de Chessani, y le rompe la nariz, provocando que los otros guardias lo acuchillen. Chessani y sus hombres lo dejan solo en el desierto.

Mientras Bezzerides se monta en el bote que la sacará de Estados Unidos, Velcoro conduce hasta el fondo de un bosque donde espera perder al equipo de Burris que lo está siguiendo. Pero son demasiados, Velcoro le graba un mensaje de voz a su hijo, viendo lo inminente, pero antes logra llevarse a un par de asesinos a sueldo por delante. Sólo después de este momento vemos que Velcoro SÍ era el verdadero padre de Chad.

Frank intenta caminar hasta un punto de la civilización, pero la herida es mortal. Empieza a alucinar, primero con su padre, luego con sus abusadores, con los hombres que mató y finalmente con Jordan, sólo para darse cuenta que en realidad ha muerto. Una escena espectacular.

La secuencia final muestra a Bezzerides entregando todas las pruebas a un periodista, al parecer del “Times” (quiero creer que es el New York Times), y se niega a volver a Estados Unidos y testificar, dejando el asunto en manos del periodista. De regreso a su apartamento (¿o es hotel?), Bezzerides encuentra a Jordan, la esposa de Frank con su hijo, evidentemente nacido de la breve relación que mantuvo con Velcoro y en la última escena, ambas mujeres en compañía de Nails, se pierden entre la multitud de la celebración de la virgen en lo que quieren hacernos creer, es Barquisimeto.

Y así terminó la segunda temporada de “True Detective” que espero ampliar en dos notas adicionales: una Reseña X de la temporada y una guía para entender toda la segunda temporada. Estén atentos. 😉

Anuncios

4 comentarios en “Así terminó la segunda Temporada de “True Detective” (Compendios X).

  1. Gracias por la recapitulación de lo que vimos en ese capítulo. Es una buena transcripción de lo visto a letras. Lamentablemente sí ví el capítulo y al cuarto párrafo lo recordé y ya conocía de que sería el siguiente párrafo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s