Recorridos X ^ Leticia, Amazonas (Parte 2).

¿Cuáles son los espectaculares y maravillosos planes que se pueden hacer en el Amazonas, una vez usted se baje del avión? Pues, a menos que usted quiera experimentar las noches lluviosas de la región al aire libre, lo primero que debe hacer es buscar un hotel.

Leticia cuenta con una muy buena oferta hotelera, con precios muy económicos, comparados con los de cualquier zona de Colombia.

Luego de hacer una caminata de 15 minutos desde al aeropuerto hasta el centro de la ciudad, elegí quedarme en el Hotel Fernando Real, un hotel que ofrece todas las comodidades básicas (¡y WiFi!) por sólo U$ 17 ($50.000). El personal del hotel es muy servicial y dispuestos a brindar información.

Por supuesto, hay hoteles más económicos, en forma de hostales y en la periferia de la ciudad, con todo lo que eso implica; y también hoteles más costosos, que incluyen restaurantes y piscinas. Otra opción son los hoteles-aventura, que son los que ofrecen hospedaje en cabañas cerca del río o de la selva, alejados de la población. Pero incluso los hoteles más lujosos de Leticia tienen un precio muy asequible y no superan los U$40 por noche.

IMG_20160322_140412
Entrada al Museo Etnográfico del Banco de la República.

Luego de instalarme, decidí conocer un poco más sobre Leticia y el mejor lugar para hacerlo es el Museo Etnográfico del Banco de la República. El Museo, que comprende varias salas, exposiciones y la biblioteca, abre de Martes a Sábado de 9 de la mañana a 5 cinco de la tarde, y con la guía de sus empleados, usted podrá hacerse de una muy buena idea de la historia y la cultura de la región, completamente gratis. Una recomendación: haga preguntas. Como la mayoría de los empleados son descendientes de las tribus locales, le darán una perspectiva diferente de lo consignado y aprendido en los libros de texto.

En vista que salí casi a la hora de cierre del museo, decidí hacer caso de una de las recomendaciones del dueño de hotel: el avistamiento de aves en el Parque Santander.

El parque Santander, ubicado en el centro de la ciudad, es un monumento a la unión entre la región y el resto del país, cuyo recorrido revela una de las maravillas de la zona, la Victoria Regia. Pero sobre la Victoria Regia, ya habrá tiempo de hablar más adelante. El parque tiene monumentos a Santander, al ejército Nacional y muchos, muchísimos a las tribus locales, pero el verdadero espectáculo del lugar empieza al ponerse el sol, cuando decenas de miles de loros, sobrevuelan los arboles en un estruendo fascinante.

IMG_20160326_075018
Parque Santander.

Siendo uno de las escenas icónicas del Amazonas, generalmente hay muchos turistas observando desde el parque, sin embargo, si usted quiere una mejor perspectiva, puede llegar antes de las 5 de la tarde a la iglesia, y subir a la torre. Desde allí el espectáculo se puede observar en todo su esplendor, con el inconveniente de que va a estar parado al menos dos horas. Si va a ver el espectáculo desde el mismo parque, trate de no ubicarse debajo de los árboles, a menos que quiera regresar al hotel con una que otra mancha de excremento de loro amazónico.

Ya en la noche, Leticia ofrece diversas, pero limitadas opciones, gastronómicas y de entretenimiento, hay varios restaurantes, sitios de rumba, para comer helado o comida rápida, pero no hay centros comerciales, ni salas de cine, ni teatros.

En la publicación anterior, había comentado que Leticia contaba con unos 30.000 habitantes, quedando bastante rezagada entre los municipios más poblados de Colombia. Pero tal y como lo dije, esa cifra es un tanto engañosa y me explico. Leticia hace parte de la conurbación de la triple frontera, es decir constituye una sola unidad urbana con Tabatinga, una ciudad con 60.000 habitantes, del otro lado de la frontera, en Brasil y con Santa Rosa de Yavarí, del otro lado del río, en Perú con 2.500 habitantes.

En conjunto la zona está cerca de los 100.000 habitantes, aún bastante bajo en comparación con las otras capitales de Colombia, pero en definitiva no tan pequeña. En la próxima publicación hablaré exclusivamente de estas dos zonas de frontera y que ofrecen para los turistas, antes de volver a las maravillas del Amazonas colombiano en la última entrega.

Algunos datos a anotar:

  • Se pueden conseguir hoteles desde los U$10 hasta los U$40 dólares por noche.
  • Hay acomodaciones de todo tipo, desde hostales, hasta condominios. Todas económicas, en comparación con el resto del país.
  • Para conocer más de la región, su historia y costumbres, es obligatorio el paso por el Museo Etnográfico del Banco de la República, a dos cuadras del Parque Santander.
  • Recomendado el avistamiento al atardecer, de la multitud de loros en el Parque Santander.
  • Opciones de entretenimiento nocturnas: restaurantes y sitios de rumba. De todo tipo de estratos. Nada más.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s