Sobre Mamá Tómate La Sopa y Otros Bodrios Del Cine De Navidad

postertomate
Poster Mamá Tomate La Sopa

¿Alguna vez usted ha visto a un gato montado en un árbol y que se niega a bajar? Si, al principio hay mucha expectativa, se espera mucho del gato y finalmente se muere la gente de aburrimiento esperando que al animal se le de la gana de bajarse.

Bueno así mismo sucede con esta película que se ha estrenado en nuestro país para cubrir las expectativas de la película colombiana de navidad, con resultados muy poco alentadores, a decir verdad.

Al igual que el cuento de gato, la película comenzó con una enorme expectativa. No en vano RCN le invirtió una millonada en publicidad, pero no pasa mucho tiempo desde que uno entra a la sala de cine para darse cuenta que realmente “más era la bulla”.

La historia escrita por Claudia García (no debe confundirse con la hermana de Dana García, aunque nada de raro tendría) es bastante plana, lenta y llena de detalles innecesarios; no se le niega que pueda tener un par de momentos interesantes pero estos tardan lo que tarda una bolsa de dulces en la puerta de una escuela.

Los personajes no tienen ningún desarrollo, son aburridos y les falta personalidad, algo en realidad sorprendente dado que el director Mario Ribero (Betty, La Fea; Los Reyes; Chepe Fortuna) es un experto en sacar lo mejor de sus actores y darle vida a sus personajes, pero aquí sin duda falló. Pero la culpa es del guión, la historia NO es una comedia, NO es un drama, NO es una tragedia, y al final no se sabe ni que es lo que es. Teniendo en cuenta que es una película de navidad, tiene escenas demasiado adultas, no por nada la pusieron para mayores de 7 años, aunque en realidad yo la hubiese puesto para mayores de 12.

Los escenarios son bastante aburridos, los normales en las películas colombianas que no ven más allá de las narices de Bogotá. Ni Consuelo Luzardo, ni Paola Turbay tienen sus mejores actuaciones, aunque se les da un punto por el esfuerzo. Ricardo Leguizamo, que yo no se de donde sacan que es buen actor, lo hace mucho peor, y el maquillaje (¡y la calva!) que le pusieron que se nota falso pues tampoco ayuda demasiado.

Esta es una de esas películas que hacen que el público se espante cuando le hablan de películas colombianas, pero la razón es que la publicidad que le hacen a estas películas de medio pelo es exagerada, demasiada comparada con la publicidad que le han dado a otras cintas de mejor calidad. Eso destruye la credibilidad del público y hará que la mayoría lo piense dos veces antes de entrar a verse una película colombiana, mucho más si es para la época de Navidad.

Calificación: 1.5/5.0

Anuncios