¡Huye! (Get Out) ^ Resumen, Crítica y Explicación.

Dirigida por el comediante afroamericano Jordan Peele, ¡Huye! (Título original: Get Out) es una película que basa su importancia no tanto en su argumento y sus valores de producción, sino en la compleja y muy interesante discusión que genera sobre cómo los supuestos defensores de las minorías terminan siendo sus peores enemigos.

huye

Resumen

¡Huye! cuenta la historia de Chris Washington (Daniel Kaluuya, Black Mirror) un fotógrafo que debe enfrentar una de las situaciones más complejas por las que puede atravesar un afroamericano: conocer a la familia de su novia, la típica chica estadounidense de ascendencia europea. O en términos menos políticamente correctos: una chica blanca.

Chris y su novia Rose (Allison Williams, Girls) llegan a la propiedad de sus padres, escondida en la zona boscosa, de un estado no especificado de la Unión Americana. A pesar del temor inicial de Chris, pronto los Armitage, los padres de Rose, alejan dichos temores revelándose como liberales, amantes de la diversidad cultural y (mucho ojo a este detalle) seguidores y votantes fieles de Barack Obama.

Sin embargo, tan pronto como Chris se relaja frente a los Armitage, se da cuenta que algo no cuadra dentro del retrato perfecto de la familia. En primer lugar los Armitage tienen dos empleados afroamericanos cuyo extraño comportamiento levanta las sospechas de Chris. (A partir de aquí hay detalles de la trama, así que Alerta Spoilers).

La cuestión se vuelve más peliaguda cuando Missy hipnotiza a Chris sin su consentimiento, supuestamente para quitarle su adicción al cigarrillo, pero cuando al día siguiente los amigos euro-americanos de los Armitage llegan a la casa y empiezan a hacerle adulaciones exageradas al fotógrafo, en apariencia para demostrar lo “liberales” que son, Chris concluye que debe salir de la casa de inmediato.

Sin embargo, justo cuando empieza a empacar Chris descubre la verdad, Rose ha estado engañando gente de color, incluyendo a Georgina y Walter para traérselos a sus padres como parte de un complejo trabajo de transplantación cerebral. Los Armitage usan los cuerpos que trae Rose, los subastan al mejor postor y luego trasplantan en ellos el cerebro de otra persona. Georgina y Walter son en realidad los abuelos de Rose y uno de los invitados a la fiesta de los Armitage, Logan King es en realidad Andre Heyworth, un muchacho que lleva meses desaparecido. Chris es el siguiente.

Sin embargo, Chris logra evitar la hipnosis de Missy y consigue eludir la espeluznante cirugía asesinando a Dean, a Jeremy (el hermano de Rose) y a la propia Missy para salir de la casa. Sin embargo, Rose y sus abuelos tratan de impedir que Chris deje la casa, pero Chris logra que el individuo ahogado dentro de Walter reaccione y este ponga fin a la pesadilla. Al final, Chris es rescatado por su amigo Rod quien lo saca de una vez por todas de la propiedad infernal de los Armitage.

Crítica

Hay que reconocer que, para los estándares que estamos acostumbrados en el género del terror, sobretodo del terror de bajo presupuesto, ¡Huye! resalta por su originalidad. En un género que en esta década se ha acercado al drama y a la comedia para generar dividendos, esta película, que no se aleja de la tendencia, logra poner en la mesa la cuestión del conflicto racial en Estados Unidos, y en extensión en todo el mundo.

El director Jordan Peele hace un excelente trabajo con los 4.5 millones de dólares que Jason Blum le concedió para trabajar su cinta. Todo el trabajo de dirección es bueno. No es excelente, pero consigue poner en la pantalla los aspectos fundamentales de su cinta.

Las actuaciones son también bastante promedio. Salvo quizás, Bradley Whitford, las actuaciones están bastante en el promedio, por no decir que son, de plano, muy mediocres. Ni siquiera Catherine Keener se salva de este último adjetivo.

Lo que sí está muy bien trabajado en esta película son los diálogos y las escenas, que es donde radica la premisa esencial de la película, que es mucho mucho más interesante y compleja que cualquier película promedio: “¿Qué tan positivo es para las minorías que se conviertan en “modas” dentro de la población dominante”. Y de esa premisa es que vamos a hablar a continuación.

Explicación.

En efecto, el mensaje que Jordan Peele quiere llevar a sus audiencias es la cuestión de qué podría ser mucho más peligroso para una minoría convertirse en una moda (como bien sucede en estos momentos en Estados Unidos con los afroamericanos) que ser el objeto de ataques racistas como en el pasado.

En la película, blancos liberales, amantes de la diversidad cultural, se obsesionan tanto con el tema, que deciden cambiar sus cuerpos, algunos por la edad, y otros por limitaciones físicas, por el de personas afroamericanas, al considerarlas más fuertes, más atractivas y mejor equipadas sexualmente en una sociedad que ha empezado un proceso de devolución expiatoria, como reparación a los años de esclavitud y racismo de dicha población.

Es una crítica feroz a cómo la cultura afroamericana, al convertirse en tendencia, y en moda, está rápidamente cayendo en manos de la población mayoritaria, de ascendencia europea. Es una suplantación, tal y como ocurre en la cinta. Ahí tenemos cómo desde los tiempos de Elvis, la cultura afroamericana ha sido aprovechada por artistas blancos para volverse famosos y hacer millones. En esta época podríamos citar como ejemplos de esa nefasta tendencia a Justin Bieber, Miley Cyrus, Iggy Azalea, Justin Timberlake, Jennifer López, Macklemore, Robin Thicke, Eminem … personajes que se han ubicado en los primeros lugares de las lista musicales por apropiarse de un estilo musical que le pertenece a los afrodescendientes.

Entonces, es allí donde la gran pregunta de esta película surge ¿le hace más daño a la población afrodescendiente que su cultura se vuelva popular, al punto, que finalmente ellos reciben apenas una parte de la torta de popularidad? ¿o acaso es mucho mejor cerrar los círculos de su cultura y que cada quien viva en su propia burbuja?

Esas preguntas no tienen respuestas sencillas. Después de todo, las sociedades avanzan inexorablemente a una homogenización sin precedentes orquestada por la globalización. En Inglaterra, la cuna de la cultura anglo que prospera en Estados Unidos, la cultura hip hop ha permeado a tal grado en la población blanca que no es inusual ver en Londres a chicos rubios y de ojos azules, vestidos como raperos del Bronx. Y eso sin contar como el mismo proceso se está llevando a cabo en la población latina de EUA, en Alemania, Rusia, y hasta en China y en Japón.

¿Quedará la población afrodescendiente apenas con una estrecha tajada de la torta de popularidad que le corresponde por su propia cultura? ¿es este el precio que se debe pagar por tener sociedades incluyentes y diversas? ¿es acaso el título de la película Get Out una petición oculta a los eurodescendientes de que dejen en paz a la cultura afro? Si tienes respuestas a estas preguntas, por favor usa la sección de comentarios.

4,49 / 5,00

★★★★

Anuncios

2 comentarios en “¡Huye! (Get Out) ^ Resumen, Crítica y Explicación.


  1. https://polldaddy.com/js/rating/rating.jsalgo que no tiene sentido en el filme es el siguiente si el abuelo de rose esta implantado su cerebro en otro cuerpo ya sabemos que es en el cuerpo de uno de los empleados de la casa o sea como fue posible que Chris ¿cuando toma un flash hace que el subconsciente de la persona que esta poseída por otra vuelva ? no tiene sentido o sea si le quitaron el cerebro a la persona original como puede recordar que esta poseído.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s