Reseñas X: Game of Thrones 4×01 “Two Swords”.

Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.
Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.

Y luego de una espera de casi un año, por fin llegó la serie favorita de los fans de Calabozos y Dragones, The West Wing y los pervertidos sexuales: Game of Thrones, que en su cuarta temporada promete entregarnos más zombies, dragones, monstruos congelados, drama político, torturas, asesinatos sangrientos y, por supuesto, mujeres desnudas.

La cuarta temporada de la exitosa serie de HBO, cubre el último segmento del tercer libro de La Canción de Hielo y Fuego, “Tormenta de Espadas“, y hasta donde parecen indicar los rumores del público, incluirá también partes de “Festín de Cuervos” y “Danza con Dragones“. Pero entremos en detalle.

La temporada abre con un prólogo (al mejor estilo de los libros) en el que vemos como la espada de Eddard Stark, Ice (o Hielo o como les de la gana) es fundida para hacer dos espadas. Tywin, que no da puntada sin dedal, tiene más de un objetivo con esto. Jaime (al que los productores por fin le dieron permiso de peluquearse y afeitarse) recibe una tentadora oferta de su padre: la espada y Casterly Rock. Jaime, por supuesto, se niega… y la razón es obvia, quiere estar al lado de su hermanita, pero le hubiese ido mejor si hubiese aceptado la oferta de su padre, porque al parecer Cersei no está muy alegre con su llegada.

Luego de esta Jaime-introducción, la serie se enfoca en el personaje más anticipado de toda la serie, el príncipe dorniense Oberyn Martell (Pedro Pascal). La llegada del príncipe de Dorne en los libros es mucho más espectacular, que la que se vio en TV, con una larga horda de caballos, sirvientes, estandartes y mucho más. Acá no solo la comitiva del príncipe fue mucho más pobre y menos abultada de lo que se esperaba sino que Oberyn ni siquiera estaba ahí y Tyrion y Bron, que seguramente no tenían más nada que hacer, se quedaron como las novias de Barranca esperando al famoso príncipe,  que ya había llegado desde la noche anterior.

Pedro Pascal como Oberyn Martell.
Pedro Pascal como Oberyn Martell.

Pero ¿Dónde andaría el príncipe Oberyn? … A ver ¿A dónde iría usted si llegara a la capital mundial del turismo sexual, que curiosamente en ese mundo no es Cartagena, sino King’s Landing? Claro, a un burdel. Y allí vemos a Oberyn y a su compañera Ellaria Sand, intentando seleccionar una prostituta de un grupo, como si estuvieran en una subasta de ganado o algo por el estilo. Pero luego de desnudar a un par de ellas y seleccionar a una, al parecer Oberyn quiere otro integrante en la orgía que está preparando… y le pregunta al muchacho encargado del negocio que cuanto pide por darlo, y no supimos la respuesta porque enseguida llegó Tyrion con Bron a dañarle el negocio a Oberyn, con tan mala suerte que el príncipe le dice que no está en la ciudad únicamente para disfrutar de su variada oferta sexual, sino para destruir a los Lannister.

Y Oberyn no es el único que piensa en eso, Sansa está en medio de un feroz cuadro depresivo por la noticia de la muerte de sus familiares, y no encuentra una mejor manera de desquitarse que amargándole la vida a Tyrion, que de por sí ya la tiene amargada con Tywin, Cersei, Joffrey… Oberyn, Shae, etc, etc, etc. Sansa prefiere pasar sus días en el bosque del castillo, donde se encuentra con Ser Bontos… ¿Quién? preguntará más de uno… a ver ¿se acuerdan en el primer capítulo de la segunda temporada?… ¿hace dos años?¿en el Día del Nombre de Joffrey? ¿la primera escena? ¿no? Bueno, ese. Al parecer tuvo que esperar dos años para agradecerle por haberle salvado el pellejo, de la depravada mano de Joffrey. Ahí va la primera falencia de la temporada y es muy seria. En los libros se sabe perfectamente quien es Ser Dontos y por qué hace lo que hace, en la serie es un desconocido, que apareció de la nada, proveniente de una escena que nadie tiene por qué recordar.

Pero saliendo de la intriga de King’s Landing pasamos al frío Norte, donde Jon, ya recuperado de los flechazos, no precisamente de amor, de Ygritte se entera de la muerte de Rob, quien era como su hermano y de Catelyn, quien sólo era una bruja infeliz que le hizo la vida miserable. A Jon casi que se le ve feliz por el hecho, hasta que tiene que ir a la audiencia en la que debe explicar su ausencia. La situación es complicada, Raeghar Targaryen, digo Mance Rayder tiene un ejército de 100.000 y piensa atacar el Muro por el Norte y por el Sur. Por supuesto, Janos Slynt y Ser Alliser Thorne… o como se llame, no piensan en el ejército salvaje que piensa despellejarlos vivos, sino en hacerle la vida imposible a Jon, pero afortunadamente el Maestre Aemon interviene y dice que le cree a Jon, bajo la premisa de que es un detector de mentiras por haber crecido en King’s Landing. El Maestre Aemon siempre con sus bromas.

Thormund, el cazagigantes e Ygritte están en el contigente que va a atacar Castle Black por el sur y están hablando del próximo capítulo de Revenge, cuando aparecen unos caníbales que trabajan para Mance, advirtiéndoles que harán lo que sea para destruir a la guardia de la noche.

Y si por el Norte llueve, por los lados de la Bahía de los Esclavos no escampa. Daenerys está viendo feliz viendo jugar a sus dragoncitos de felpa, devorando una oveja a dentelladas, cuando por tratar de evitar que peleen, Drogon le muestra su afilado set de colmillos, dejando a Daenerys con la necesidad urgente de un papel higiénico. Pero como no solo de dragones, vive el hombre, Dany también empieza su tórrido romance con Eric Bana Daario Naharis, cuyo cambio de rostro sólo puede ser explicado por la acción de Soraya Montenegro o alguna villana de telenovela. Pero la luna de miel se les acaba cuando ven que el camino a Meereen está cubierto de niños esclavos crucificados. Ser Barristan ofrece su servicio de limpieza para sepultar a los muertos y evitar una pandemia mundial, pero Daenerys dice que es mejor verlos muertos, para ella tomar la ciudad con más ganas. Claro porque eso es más importante que dejarlos que se pudran en el sol.

El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys...
El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys…

Y terminamos este capítulo con nada más y nada menos que con Arya y su acompañante, Sandor Clegane, más conocido en el bajo mundo como “El Perro”. Arya al parecer está aburrida de andar en el mismo caballo que El Perro, pero es que ya es como obvio, puesto que Arya ya se ve como de 20 años y está muy grande para ir delante del caballo. Y pues andan lo más de bien hasta que se encuentran con una banda de soldados Lannister, que Arya conoció en la segunda temporada, especialmente a uno de ellos: Polliver, que supuestamente mató sin misericordia a mucha gente en Harrenhal. Bueno, yo sí recuerdo las atrocidades de Polliver en los libros, pero acá nunca lo vi, y si lo vi, nunca lo vi matando a nadie, pero bueno… al parecer Arya necesitaba recuperar su espada Aguja, así que sin ningún motivo o razón ella y el perro se embarcan en una pelea a muerte con los soldados, todo para que Arya consiguiera un caballo y pudiera matar a Polliver. Esta escena está a años luz de su contraparte en el libro, donde Arya muestra una seria inestabilidad emocional al asesinar a Polliver, pero aquí como que se toma las cosas muy tranquila, como diciendo “Ah sí, te mato porque hace dos temporadas mataste a yo no quien, pero con calmita, sin ninguna prisa”. Y son las espadas (Dos Espadas) de Arya y El Perro, más que las de Tywin Lannister las que cierran el capítulo esperando la próxima emisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s