Reseñas X: Game of Thrones 4×08 “The Mountain and The Viper”

Ni Edvard Munch, en su famosa pintura “El Grito” de 1983, alcanza a reflejar el nivel de horror y espanto que me ha dejado este capítulo de Game of Thrones. ¿En que momento dejamos de ver traseros y sexo simulado para ver gente monstruosamente asesinada? ¿Ah? Ok, ok, mientras me calmo, vamos a ver que fue lo que pasó.

El Norte:

Que flojera con el montón de relleno inútil que le están metiendo a esta serie. Si los productores se quieren meter con el material de los libros 4 y 5 que lo hagan y ya… no veo necesidad de andar extendiendo por 8 capítulos algo que pudo haber sucedido en 3. Los salvajes atacan Mole’s Town (sí, el pueblo ese de las putas… no, no es Cartagena) por lo que en el muro Gilly se presume muerta por Jon, Sam y sus amigos, que prevén una batalla de 100.000 salvajes contra 100 guardias de la noche, lo que literalmente los dejarían en la inmunda sino hubiera un muro de 200 metros entre ellos.

Mientras tanto, más al sur, Theon se hace pasar por… ¿Theon? ¿Qué? Ah ya, es que Theon ahora no es Theon sino Reek, después que le cortaron… bueno, ya ustedes saben que fue lo que le cortaron. Theon se hace pasar por Theon para recuperar Moat Cailin (que salió en los créditos, oh yeah). Theon no sólo consigue su propósito sino que con esta victoria logra elevar a Ramsey “El desollador” Nieve a hijo legítimo de Lord Bolton. Lo último que vemos de estos personajes es que se dirigen a Invernalia.

El Valle:

Mientras que en el Norte rellenan, en el Valle cambian todo lo que pasó en los libros de una manera tan extraña que uno realmente no sabe donde van a parar. Los lores del Valle están investigando muy juiciosamente la muerte de Lysa Arryn interrogando a Petyr Baelish que nunca ha dicho la verdad en toda su vida, por lo cual deciden traer a Alayne… digo, a Sansa, que decide contar toda la verdad… toda, excepto la parte donde Baelish empuja a Lysa por el hueco ese a más de 2000 metros de altura, manipulando efectivamente a los lores con el cuentico de que la vieja se suicido. Aunque claro, teniendo en cuenta lo transtornada que estaba la infeliz esa, todo el mundo se creyó el cuento completico. Petyr se confunde ante la evidente manipulación de Sansa y llegan a la conclusión de que ambos se pueden proteger, aunque no me gustó que es lo que Baelish quiere a cambio de dicha protección… lo último que vemos es a Sansa con el cabello teñido de negro, vistiendo una ropa que hasta Paris Hilton consideraría que es de una mujerzuela y no de una dama del Valle.

Mientras eso sucede arriba, abajo o donde sea, Arya y el Sabueso llegan a la puerta sangrienta, que en el libro está  kilómetros de Eyrie, pero que en la serie parece que está ahí a dos cuadras. Al llegar les informan que Lady Lysa Arryn se murió lo cuál destornilla de la risa a Arya. Sí, yo tampoco entendí.

Meereen:

¿Qué? ¿Todavía estamos en Meereen? Bueno, trataré de ser lo más breve posible, porque sólo hablar de esa ciudad da pereza. Al parecer los escritores quieren un romance entre Grey Worm y Missandei, que es un amor tan atormentado como el de las novelas de Victoria Ruffo, por el hecho de que Grey Worm está castrado… lo que no sabemos es si sólo le cortaron los testiculos, u otra cosa más importante, sí, eso que se necesita para consumar cualquier relación… aunque viéndolo bien, no creo que sea TAN necesario, o sea Grey Worm tiene lengua ¿o no?

Ser Barristan, por otro lado, recibe la cartica que le envió Tywin Lannister hace un par de capítulos donde literalmente echa al agua a Ser Jorah por enviarle información de Daenerys a Varys, y por ahí directo a Robert Baratheon. Daenerys no escucha las súplicas de Jorah, que no fueron tan humildes como deberían ser, y le toca largarse de Meereen antes que Daenerys le corte la cabeza. Cada vez me convenzo más que Daenerys no sólo es estúpida, sino también loca. ¿Cómo se le ocurre dejar ir a su hombre de confianza? O sea, si la hubiese querido matar, lo hubiese hecho hace 40 capítulos ¿No cree ella? En fin, al menos Jorah tiene la oportunidad de salir de ese hueco.

King’s Landing:

Y llegamos al punto climático del capítulo. Tyrion está esperando el momento de su juicio por combate con su querido hermano Jaime, que en lugar de darle ánimos parece estar resignado a que va a perder a su hermanito. Después de una aburrida historia de un joven “especial” que mataba escarabajos, empieza la diversión. Oberyn Martell, que tiene delirios de estrella de Hollywood hace su aparición sensacional en la arena de combate esgrimiendo su lanza. Pero al parece está más interesado en extraer una confesión de su enemigo, Gregor “La Montaña” Clegane que en matarlo, lo cuál es un error muy, muy grave. Evidentemente, Oberyn es un combatiente muy superior logrando derrotar a Clegane, pero en lugar de rematarlo inicia una tortura psicológica para hacerlo confesar, entonces es cuando ocurre el horror.

En los libros la escena no es fácil de leer, no señor, pero aquí ya estamos pasando todos los límites, quizás por motivos de tiempo, Gregor Clegane logra atrapar al escurridizo Oberyn y le vuela todos los dientes de un solo pepazo, lo arroja al suelo y le introduce los pulgares en los ojos mientras él hace su confesión, sí, el mató a Ellia Martell y a sus hijos (oh, ¿Aegon?) y le estripó el craneo, justo como lo hace con él. Antes el horror de los espectadores en la arena y de los que estábamos frente a la pantalla, terminó el capítulo y yo creo que esta noche no voy a poder dormir.

Oberyn Martell
Sí, más o menos esto fue lo que pasó.

Con sólo dos capítulos adicionales, espero de verdad que esta temporada valga la pena.

Cersei Oberyn
Oigan, no jueguen con eso…

 

 

 

 

 

Reseñas X: Game of Thrones 4×01 “Two Swords”.

Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.
Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.

Y luego de una espera de casi un año, por fin llegó la serie favorita de los fans de Calabozos y Dragones, The West Wing y los pervertidos sexuales: Game of Thrones, que en su cuarta temporada promete entregarnos más zombies, dragones, monstruos congelados, drama político, torturas, asesinatos sangrientos y, por supuesto, mujeres desnudas.

La cuarta temporada de la exitosa serie de HBO, cubre el último segmento del tercer libro de La Canción de Hielo y Fuego, “Tormenta de Espadas“, y hasta donde parecen indicar los rumores del público, incluirá también partes de “Festín de Cuervos” y “Danza con Dragones“. Pero entremos en detalle.

La temporada abre con un prólogo (al mejor estilo de los libros) en el que vemos como la espada de Eddard Stark, Ice (o Hielo o como les de la gana) es fundida para hacer dos espadas. Tywin, que no da puntada sin dedal, tiene más de un objetivo con esto. Jaime (al que los productores por fin le dieron permiso de peluquearse y afeitarse) recibe una tentadora oferta de su padre: la espada y Casterly Rock. Jaime, por supuesto, se niega… y la razón es obvia, quiere estar al lado de su hermanita, pero le hubiese ido mejor si hubiese aceptado la oferta de su padre, porque al parecer Cersei no está muy alegre con su llegada.

Luego de esta Jaime-introducción, la serie se enfoca en el personaje más anticipado de toda la serie, el príncipe dorniense Oberyn Martell (Pedro Pascal). La llegada del príncipe de Dorne en los libros es mucho más espectacular, que la que se vio en TV, con una larga horda de caballos, sirvientes, estandartes y mucho más. Acá no solo la comitiva del príncipe fue mucho más pobre y menos abultada de lo que se esperaba sino que Oberyn ni siquiera estaba ahí y Tyrion y Bron, que seguramente no tenían más nada que hacer, se quedaron como las novias de Barranca esperando al famoso príncipe,  que ya había llegado desde la noche anterior.

Pedro Pascal como Oberyn Martell.
Pedro Pascal como Oberyn Martell.

Pero ¿Dónde andaría el príncipe Oberyn? … A ver ¿A dónde iría usted si llegara a la capital mundial del turismo sexual, que curiosamente en ese mundo no es Cartagena, sino King’s Landing? Claro, a un burdel. Y allí vemos a Oberyn y a su compañera Ellaria Sand, intentando seleccionar una prostituta de un grupo, como si estuvieran en una subasta de ganado o algo por el estilo. Pero luego de desnudar a un par de ellas y seleccionar a una, al parecer Oberyn quiere otro integrante en la orgía que está preparando… y le pregunta al muchacho encargado del negocio que cuanto pide por darlo, y no supimos la respuesta porque enseguida llegó Tyrion con Bron a dañarle el negocio a Oberyn, con tan mala suerte que el príncipe le dice que no está en la ciudad únicamente para disfrutar de su variada oferta sexual, sino para destruir a los Lannister.

Y Oberyn no es el único que piensa en eso, Sansa está en medio de un feroz cuadro depresivo por la noticia de la muerte de sus familiares, y no encuentra una mejor manera de desquitarse que amargándole la vida a Tyrion, que de por sí ya la tiene amargada con Tywin, Cersei, Joffrey… Oberyn, Shae, etc, etc, etc. Sansa prefiere pasar sus días en el bosque del castillo, donde se encuentra con Ser Bontos… ¿Quién? preguntará más de uno… a ver ¿se acuerdan en el primer capítulo de la segunda temporada?… ¿hace dos años?¿en el Día del Nombre de Joffrey? ¿la primera escena? ¿no? Bueno, ese. Al parecer tuvo que esperar dos años para agradecerle por haberle salvado el pellejo, de la depravada mano de Joffrey. Ahí va la primera falencia de la temporada y es muy seria. En los libros se sabe perfectamente quien es Ser Dontos y por qué hace lo que hace, en la serie es un desconocido, que apareció de la nada, proveniente de una escena que nadie tiene por qué recordar.

Pero saliendo de la intriga de King’s Landing pasamos al frío Norte, donde Jon, ya recuperado de los flechazos, no precisamente de amor, de Ygritte se entera de la muerte de Rob, quien era como su hermano y de Catelyn, quien sólo era una bruja infeliz que le hizo la vida miserable. A Jon casi que se le ve feliz por el hecho, hasta que tiene que ir a la audiencia en la que debe explicar su ausencia. La situación es complicada, Raeghar Targaryen, digo Mance Rayder tiene un ejército de 100.000 y piensa atacar el Muro por el Norte y por el Sur. Por supuesto, Janos Slynt y Ser Alliser Thorne… o como se llame, no piensan en el ejército salvaje que piensa despellejarlos vivos, sino en hacerle la vida imposible a Jon, pero afortunadamente el Maestre Aemon interviene y dice que le cree a Jon, bajo la premisa de que es un detector de mentiras por haber crecido en King’s Landing. El Maestre Aemon siempre con sus bromas.

Thormund, el cazagigantes e Ygritte están en el contigente que va a atacar Castle Black por el sur y están hablando del próximo capítulo de Revenge, cuando aparecen unos caníbales que trabajan para Mance, advirtiéndoles que harán lo que sea para destruir a la guardia de la noche.

Y si por el Norte llueve, por los lados de la Bahía de los Esclavos no escampa. Daenerys está viendo feliz viendo jugar a sus dragoncitos de felpa, devorando una oveja a dentelladas, cuando por tratar de evitar que peleen, Drogon le muestra su afilado set de colmillos, dejando a Daenerys con la necesidad urgente de un papel higiénico. Pero como no solo de dragones, vive el hombre, Dany también empieza su tórrido romance con Eric Bana Daario Naharis, cuyo cambio de rostro sólo puede ser explicado por la acción de Soraya Montenegro o alguna villana de telenovela. Pero la luna de miel se les acaba cuando ven que el camino a Meereen está cubierto de niños esclavos crucificados. Ser Barristan ofrece su servicio de limpieza para sepultar a los muertos y evitar una pandemia mundial, pero Daenerys dice que es mejor verlos muertos, para ella tomar la ciudad con más ganas. Claro porque eso es más importante que dejarlos que se pudran en el sol.

El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys...
El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys…

Y terminamos este capítulo con nada más y nada menos que con Arya y su acompañante, Sandor Clegane, más conocido en el bajo mundo como “El Perro”. Arya al parecer está aburrida de andar en el mismo caballo que El Perro, pero es que ya es como obvio, puesto que Arya ya se ve como de 20 años y está muy grande para ir delante del caballo. Y pues andan lo más de bien hasta que se encuentran con una banda de soldados Lannister, que Arya conoció en la segunda temporada, especialmente a uno de ellos: Polliver, que supuestamente mató sin misericordia a mucha gente en Harrenhal. Bueno, yo sí recuerdo las atrocidades de Polliver en los libros, pero acá nunca lo vi, y si lo vi, nunca lo vi matando a nadie, pero bueno… al parecer Arya necesitaba recuperar su espada Aguja, así que sin ningún motivo o razón ella y el perro se embarcan en una pelea a muerte con los soldados, todo para que Arya consiguiera un caballo y pudiera matar a Polliver. Esta escena está a años luz de su contraparte en el libro, donde Arya muestra una seria inestabilidad emocional al asesinar a Polliver, pero aquí como que se toma las cosas muy tranquila, como diciendo “Ah sí, te mato porque hace dos temporadas mataste a yo no quien, pero con calmita, sin ninguna prisa”. Y son las espadas (Dos Espadas) de Arya y El Perro, más que las de Tywin Lannister las que cierran el capítulo esperando la próxima emisión.