Reseñas X ^ Dios no está muerto 2.

Antes de empezar a criticar a Dios no está muerto 2 (Título original: God’s not dead 2) deberíamos todos empezar a pensar en qué momento las películas religiosas se convirtieron en tan buena opción para la cartelera de cine, y mucho más, en qué momento las empezaron a hacer de tan buena calidad.

Gods-Not-Dead-2-2016-Screen-Scene-43
Ray Wise (el diablo en Reaper), Jesse Metcalfe (John en Desperate Housewives) y Melissa Joan Hart (Sabrina, en Sabrina, la bruja adolescente). En una escena clave de Dios no está muerto 2.

Tengo que reconocer que siempre había pensado que las películas de temática religiosa, fuera de las populares historias bíblicas tendían a terminar como la última opción de la lista de películas de un bus interdepartamental, pero algo tuvo que haber pasado, y algo muy serio para que estas películas dieran este salto, y no se me ocurre otra cosa que la intensa campaña de desprestigio que se tiende sobre la religión en todo el mundo, empezando con Estados Unidos, donde todo lo relacionado con religión se asocia a términos como “ignorancia”, “pedofilia” y “lavado de cerebro”, desde que el señor Barack Obama y su temible séquito de trolls se tomó a Internet. Y toda acción tiene su reacción.

Casi completamente independiente de la primera película que, dicho sea de paso, no tuve la voluntad de ver, Dios no está muerto 2, cuenta la historia de Grace Wesley (Melissa Joan Hart) una maestra de escuela, cuya devoción hacia sus estudiantes y hacia su padre de la tercera edad tiene como fundamentos sus profundas creencias cristianas.

En una clase de historia en la que Grace habla de las figuras que han optado por el pacifismo, Brooke Thawlaney (Hayley Orrianta), una chica que recientemente ha perdido a su hermano, le hace una pregunta comparando a Martin Luther King, con Jesús, Grace responde citando las escrituras, lo cuál le ocasiona un complicado problema legal, donde el único apoyo que tendrá será el del abogado Tom Endler (Jesse Metcalfe).

Hay que notar que pese a estar plagada por predicaciones disfrazadas de diálogos por todas partes, el argumento de la cinta es sólido, siguiendo los lineamientos de los drama judiciales, pero con una antesala de defensa de las creencias cristianas. Las actuaciones son bastante buenas, destacando a Hayley Orrianta, en su primer papel protagónico en una cinta; la sigue Ray Wise, quien encarna al abogado acusador y resulta francamente detestable, como el villano que es, y Melissa Joan Hart y Jesse Metcalfe tienen una buena química como abogado y clienta y  hacen un trabajo bastante decente.

La dirección es indiscutiblemente de buena calidad, los planos son impresionante, cargado de simbolismo, y logra poner en los ojos de los espectadores el mensaje de la película sin acudir en ningún momento a excesos visuales, quizás por el hecho de que es una película meta-cristiana, que no quiere comprometerse con ninguna rama de esa religión.

Los diálogos son buenos, recargados, y un tanto melodramáticos, pero lo que se espera en una película de este tipo y las escenas, pues la verdad hay que reconocer que fueron bastante buenas. Sobre la premisa, es evidente que el asunto es si hay límites para exponer nuestras creencias. Evidentemente es natural que un país laico el dinero público no se deba invertir en predicaciones, pero ¿hasta qué punto se debe prohibir el hablar de religión para evitar que otros se sientan ofendidos? Y el asunto tiene aún más relevancia que nunca con el cuento de los refugiados, con legislaciones que impiden llevar crucifijos, pero que permiten a los musulmanes llevar su poco de parapetos. Esa pregunta se deriva de la inicial ¿Está la ley siendo justa?

No quiero terminar esta reseña sin recalcar que si bien la película está bien hecha, acude a la misma manipulación que hemos visto en muchas películas de Hollywood, nos pone a un personaje principal en una situación terriblemente injusta y al verla salir, se produce júbilo, eso fue lo mismo que sucedió en Argo, Olympus has fallen, White house down, y cualquier película de Michael Bay. Es una lástima que sea tan evidente su intención, de otra manera podría considerarse una gran película.

3,78 / 5,00

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s