De Las Telenovelas, Los Remakes y Otros Demonios (Parte 1/2)

laqnpaposter
La Que No Podía Amar. Cuarta Versión de Una Obra de Delia Fiallo.

La crítica por lo general es feroz en cuanto a los remakes o refritos se refiere, no solamente en la televisión, el cine y la música han tomado mano de este recurso desde sus origines por más antiguos o recientes que sean. Las primeras telenovelas (Cuba, Brasil, México) no eran otra cosa que remakes de las populares radionovelas que tanto impacto tuvieron antes que hubiese un televisor en cada hogar.

Aunque al principio cada país productor se esforzaba por mantener su identidad, echando mano del talento nacional, el carácter corporativo de las grandes cadenas de televisión ha hecho que en muchas ocasiones sea más fácil, menos arriesgado y hasta más barato sencillamente realizar nuevas versiones de historias ya hechas.

No se puede hablar de las telenovelas sin mencionar, por supuesto, a la creadora más prolífica y exitosa del genero: la escritora Delia Fiallo. Cubana de nacimiento y radicada en Miami desde su juventud, empezó su carrera en su natal La Habana tan lejos como en 1949 y casi 40 años después dio el punto final a su obra con el estruendoso éxito mundial de Cristal.

El caso de Delia prueba que los remakes son un arma de doble filo. Las versiones originales de las telenovelas creadas por la cubana se hicieron en Venezuela, pero pronto otros países empezaron a hacer sus propias versiones, incluso Colombia, que tan reticente ha sido a los remakes (hasta hace poco), de la mano de Jorge Barón produjo dos de ellas con Lucerito y Paloma.

La empresa más importante de habla hispana, Televisa ha hecho remakes de la señora Fiallo desde 1986 con Monte Calvario que en su versión venezolana original se llamaba “La Mujer Que No Podía Amar”, y desde entonces se han hecho muchísimas más siendo Esmeralda (1997) la más exitosa.

A partir de 2000, Televisa compra todos los derechos sobre las obras de la señora Fiallo, pero todos los productores se han sorprendido enormemente al ver como los exitos contundentes de antaño muy poco le heredan a sus versiones mexicanas ¿Por qué? La misma Delia Fiallo ha señalado que no el problema fundamental ha sido el de quitarle el alma a sus historias. Dos historias prueban que quizás Fiallo no está del todo equivocada. Esmeralda y Cuidado con el Ángel (en su primera parte) han sido las más fieles a sus versiones originales y su éxito ha sido indiscutible. Pero otras como Mariana de la Noche y Mar de Amor han pasado sin pena ni gloria.

fiallodelia
Delia Fiallo vendió sus obras al mejor postor en Televisa, ahora dice arrepentirse.

El problema no es tanto si la obras se adaptan o no, el problema es quien las adapta. En el caso de Mariana de la Noche y Triunfo del Amor, la adaptadora Liliana Abud, tiene una visión muy diferente de la visión de Fiallo. No por eso deja de ser una excelente escritora, pero tratar por la fuerza de mezclar dos estilos tan distintos, la mediocridad no se hace esperar.

Carlos Romero entendió muy bien la esencia de la versión original de “Cuidado con el Ángel” y los buenos resultados no se hicieron esperar. Un caso interesante también ha sido el de “La Que No Podía Amar” que es la cuarta versión de “La Mujer Que No Podía Amar” a pesar de estar fuertemente adaptada, esta nueva versión conserva la esencia melodramática mezclada de la original con elementos mucho más modernos, la adaptadora Ximena Suarez quien también ha adaptado otras como Teresa (2011) y Alma de Hierro (2008) parece tener mucho más claro que el significado de “adaptar” como “mejorar” y no como “cambiar”. Su trabajo ha tenido un recibimiento excelente por parte del público y la crítica.

¿En dónde esta la falla entonces? El problema fundamental con las versiones de la señora Fiallo es que cuando ella vendió sus obras, prefirió recibir el bono extra de dinero que le quitaba la opción de opinar sobre sus productos. Ni siquiera J.K. Rowling cometió semejante despropósito de vender sus obras a ojo cerrado, la autora se reservó muchísimos derechos incluyendo la opción de participar en la elección del elenco, opinar sobre las locaciones, los escenarios y se reservó así mismo muchos derechos referentes a la distribución.

Habiendo hablado sobre este tema, que quizás es el más polémico en el asunto de las adaptaciones, en la segunda parte de este post se hablará sobre los remakes o refritos, pero esta vez en Colombia.

Anuncios

3 comentarios en “De Las Telenovelas, Los Remakes y Otros Demonios (Parte 1/2)

  1. Estoy esperando esa segunda parte.
    Y ya es hora de darle a las telenovelas el lugar que se les merece. Los culebrones como se dice en España son un movimiento cultural importante de la sociedad latinoamericana; aunque suene muy arriesgado decir esto.
    Ahí lo dejo.

    Me gusta

  2. es verdad los productores deben entender que remaquear no es desbaratar la novela sino rehacerla sin quitarle la esencia poniendo tonteras que no tienen logica por ejemplo en Esmeralda version mexicana por dizque el nombre la actriz siempre de verde, que falta de logica…, eso fue de lo poco malo, xq no se puede negr q la novela gusto mucho

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s