Columnas X: ¿Quienes quieren la guerra? ¿Quienes quieren la paz?

Tras los hechos ocurridos el pasado 14 de abril en el municipio de Buenos Aires (Cauca) donde un total de 11 militares perdieron la vida a manos de integrantes de las FARC, se ha generado un evidente gesto de indignación que se ha extendido por todo el país; pero a la par con la indignación se ha alimentado otro fenómeno que empieza a tomar forma, luego de pasearse como un fantasma por todos los niveles de la sociedad: la polarización.

Combat Recon Patrol

Y es que luego de que el país se entera a través de los medios de comunicación y las redes sociales de los macabros detalles de la masacre ocurrida en el polideportivo de la vereda La Esperanza, se empezaron a notar claramente dos opiniones radicalmente diferentes: la primera, que apuesta por la reanudación de las hostilidades en contra del grupo guerrillero y el fin del llamado “proceso de paz”, y la segunda que apuesta por la continuidad de los diálogos en La Habana. Continúa leyendo Columnas X: ¿Quienes quieren la guerra? ¿Quienes quieren la paz?

Anuncios

Me voy pa’ La Habana y no vuelvo más!

Por: @Mr_Brownie

Viajar a Cuba es algo que todo ser humano debería hacer al menos una vez en la vida.  La diferencia entre este país y los demás empieza a sentirse en cuanto subes a un avión repleto de gente saludándose felices unos a otros. La emoción de los que regresan a su isla se contagia al punto de hacer inevitable seguir el hilo de las conversaciones, pudiendo hasta participar en ellas como si conocieras a toda esa gente de tiempo atrás. No es de extrañar que el aterrizaje del avión esté acompañado por aplausos, gritos y silbidos. Ya en el aeropuerto la funcionaria de inmigración al ver mi pasaporte exclama sonriente: ¡Colombia! Me encanta su café. Si hubiera sabido que te gustaba tanto habría traído para ti, le respondí feliz.

Las reservas hoteleras tuvieron todas las complicaciones posibles y como  la noche avanzaba, la única opción fue alquilar una habitación en una casa familiar en pleno centro de La Habana. El recorrido desde el aeropuerto fue bastante desolador, calles oscuras y rotas en las que la basura y ruina de la ciudad destacaban mientras en mi cabeza tomaba más fuerza el pensamiento: Dios mío, ¿En qué me metí?

Se trataba de una enorme y vieja casa en donde el tiempo parecía haberse detenido en los años 80. Su dueña era una desparpajada mujer que se resistía a dejar atrás lo que parecían haber sido cinco décadas muy bien vividas. Abogada de profesión, ex fiscal del gobierno cubano y portadora de una sonrisa casi permanente. Se autoproclamó “tía Mayra” desde el primer momento y fue pieza clave en el recorrido por la isla gracias a una infinidad de consejos y recomendaciones, no todos ellos útiles, especialmente aquel de hacernos pasar por santiagueros para evitar el abuso con los precios.

Cuba no es como Colombia, aquí pueden caminar tranquilos a cualquier hora y nadie los va asaltar. Dijo la “tía Mayra” despejando así las dudas acerca del recorrido nocturno por el malecón. A partir de ese momento el viaje fue una cadena de goce continuo protagonizado unas veces por la deliciosa comida, otras por la maravillosa arquitectura o la sabrosura de la gente.  Es por ello que dejar de aventurarse en la gastronomía local, recorrer las calles de la Habana vieja sin una cámara al cuello y evitar integrarse con la población local debería considerarse un delito mayor.

En la isla todo es histórico y evocador, hasta el abandono que convierte en jardines de musgo y maleza  a las que fueran magníficas edificaciones en décadas pasadas. Pero la nota más alta la imponen el temple y la persistencia de los cubanos que luchan a diario por hacerse la vida en un medio más romántico para los turistas que para ellos mismos y que, a pesar de ello, nunca pierden su buena cara y espontaneidad. Aunque La Habana sea una ciudad llena de personajes míticos y rincones mágicos, bien vale la pena dedicarle tiempo a recorrer el resto de provincias del país. Hágalo a bordo de un viejo y enorme “almendrón” o en bicicleta, como sugirió recientemente un joven soñador. Así logra impregnarse de la esencia de la vida en la isla. Cada viajero organizará la estadía de acuerdo con su interés particular, pero sin importar lo que usted elija, coma y beba en abundancia, que en Cuba es menester hacerlo.

Quienes tienen espíritu de coleccionistas encontrarán en la isla el lugar perfecto para atesorar maravillosos recuerdos del viaje. Sin embargo, evite los souvenirs, a menos que sea estrictamente necesario o que se trate de una caja de inigualables puros para disfrutar solo, en compañía de los amigos o sorprender a alguien más.

Palito.-

De Las Telenovelas, Los Remakes y Otros Demonios (Parte 1/2)

laqnpaposter
La Que No Podía Amar. Cuarta Versión de Una Obra de Delia Fiallo.

La crítica por lo general es feroz en cuanto a los remakes o refritos se refiere, no solamente en la televisión, el cine y la música han tomado mano de este recurso desde sus origines por más antiguos o recientes que sean. Las primeras telenovelas (Cuba, Brasil, México) no eran otra cosa que remakes de las populares radionovelas que tanto impacto tuvieron antes que hubiese un televisor en cada hogar.

Aunque al principio cada país productor se esforzaba por mantener su identidad, echando mano del talento nacional, el carácter corporativo de las grandes cadenas de televisión ha hecho que en muchas ocasiones sea más fácil, menos arriesgado y hasta más barato sencillamente realizar nuevas versiones de historias ya hechas.

No se puede hablar de las telenovelas sin mencionar, por supuesto, a la creadora más prolífica y exitosa del genero: la escritora Delia Fiallo. Cubana de nacimiento y radicada en Miami desde su juventud, empezó su carrera en su natal La Habana tan lejos como en 1949 y casi 40 años después dio el punto final a su obra con el estruendoso éxito mundial de Cristal.

El caso de Delia prueba que los remakes son un arma de doble filo. Las versiones originales de las telenovelas creadas por la cubana se hicieron en Venezuela, pero pronto otros países empezaron a hacer sus propias versiones, incluso Colombia, que tan reticente ha sido a los remakes (hasta hace poco), de la mano de Jorge Barón produjo dos de ellas con Lucerito y Paloma.

La empresa más importante de habla hispana, Televisa ha hecho remakes de la señora Fiallo desde 1986 con Monte Calvario que en su versión venezolana original se llamaba “La Mujer Que No Podía Amar”, y desde entonces se han hecho muchísimas más siendo Esmeralda (1997) la más exitosa.

A partir de 2000, Televisa compra todos los derechos sobre las obras de la señora Fiallo, pero todos los productores se han sorprendido enormemente al ver como los exitos contundentes de antaño muy poco le heredan a sus versiones mexicanas ¿Por qué? La misma Delia Fiallo ha señalado que no el problema fundamental ha sido el de quitarle el alma a sus historias. Dos historias prueban que quizás Fiallo no está del todo equivocada. Esmeralda y Cuidado con el Ángel (en su primera parte) han sido las más fieles a sus versiones originales y su éxito ha sido indiscutible. Pero otras como Mariana de la Noche y Mar de Amor han pasado sin pena ni gloria.

fiallodelia
Delia Fiallo vendió sus obras al mejor postor en Televisa, ahora dice arrepentirse.

El problema no es tanto si la obras se adaptan o no, el problema es quien las adapta. En el caso de Mariana de la Noche y Triunfo del Amor, la adaptadora Liliana Abud, tiene una visión muy diferente de la visión de Fiallo. No por eso deja de ser una excelente escritora, pero tratar por la fuerza de mezclar dos estilos tan distintos, la mediocridad no se hace esperar.

Carlos Romero entendió muy bien la esencia de la versión original de “Cuidado con el Ángel” y los buenos resultados no se hicieron esperar. Un caso interesante también ha sido el de “La Que No Podía Amar” que es la cuarta versión de “La Mujer Que No Podía Amar” a pesar de estar fuertemente adaptada, esta nueva versión conserva la esencia melodramática mezclada de la original con elementos mucho más modernos, la adaptadora Ximena Suarez quien también ha adaptado otras como Teresa (2011) y Alma de Hierro (2008) parece tener mucho más claro que el significado de “adaptar” como “mejorar” y no como “cambiar”. Su trabajo ha tenido un recibimiento excelente por parte del público y la crítica.

¿En dónde esta la falla entonces? El problema fundamental con las versiones de la señora Fiallo es que cuando ella vendió sus obras, prefirió recibir el bono extra de dinero que le quitaba la opción de opinar sobre sus productos. Ni siquiera J.K. Rowling cometió semejante despropósito de vender sus obras a ojo cerrado, la autora se reservó muchísimos derechos incluyendo la opción de participar en la elección del elenco, opinar sobre las locaciones, los escenarios y se reservó así mismo muchos derechos referentes a la distribución.

Habiendo hablado sobre este tema, que quizás es el más polémico en el asunto de las adaptaciones, en la segunda parte de este post se hablará sobre los remakes o refritos, pero esta vez en Colombia.

¿Sigue siendo América Latina el Patio trasero de Estados Unidos?

Traducción NO literal del articulo original de la revista The Economist.

La nueva promesa de América Latina y la necesidad de una nueva actitud al norte del Rio Grande.

Este año se cumplen 200 años del inicio de América Latina por la independencia política de la Corona Española.  No se puede culpar a los extranjeros por concluir que no hay mucho que celebrar por allá. En México, que festejó su Bicentenario hace algunos días,  las bandas narcotraficantes se han enfrentado al gobierno en una campaña con una nivel de violencia que no se había visto desde los tiempos de la Revolución Méxicana hace ya casi un siglo. El reciente descubrimiento de 72 cadáveres, posiblemente inmigrantes de tan lejos al sur como Brasil, en un granero en el norte de México, no solo marca una nueva marca en la escalada violenta, sino que también es un recordatorio de que algunos latinoamericanos siguen frustrados por la falta de oportunidades en sus propios países, y corren terribles riesgos en la búsqueda del esquivo sueño Americano al norte de la frontera.

La democracia puede que haya remplazado a los dictadores de antaño (a excepción, claro está de la isla de Cuba que todavía pertenece a Castro) pero los muchos otros vicios latinoamericanos como la corrupción y la injusticia parecen estar más atrincherados que nunca. Igual que los Caudillos (neo-dictatoriales) como Hugo Chavez en Venezuela que ha dilapidado la gran bonanza petrolera del país, con el fin de ganar a toda costa la elección legislativa que tiene lugar este mes.

Un Renacimiento Económico.

Ahora, mirando más allá de los titulares y como lo indica nuestro reporte especial, algo extraordinario está ocurriendo en América Latina.  Por cinco años hasta 2008, las economías de la región crecieron 5.5% mientras que la inflación permaneció en un solo digito. La crisis financiera interrumpió solo brevemente este crecimiento, crisis en la que por primera vez América Latina era solo un inocente espectador, no el protagonista. Este año la economía de la región crecerá más del 5%. El crecimiento económico va de la mano con el progreso social. Decenas de millones de Latinoamericanos han salido de la pobreza y se han unido a una creciente clase media-baja. Aunque la distribución de ingresos permanece mas desigual que en cualquier rincón del globo, al menos se está reduciendo en la mayoría de los paises. Mientras que los peleones políticos vociferan tonterías sobre integración, los negocios de la región muy calladamente están haciendo el trabajo y testigo de ellos es el cohorte emergente de las “multilatinas”.

A la vez que enfrentan dificultades en una China cada vez más complicada, las multinacionales del mundo rico están empezando a mirar a América Latina con un nuevo interés.  Martin Sorrell, un publicista británico, habla del “Amanecer de la Década de América Latina”. Brasil, la gran potencia regional es la causa de la mayor parte de esta excitación. Pero Chile, Colombia y Perú están creciendo generosamente e incluso México está avanzando, a pesar de la narco-violencia y la profunda recesión  ocasionada por sus estrechísimos lazos con la enferma economía de los Estados Unidos.

Hay dos factores detrás del renacimiento de América Latina: el primero es el apetito de China y la India por materias primas en las que el continente está muy bien dotado. Pero el segundo factor son las mejoras en el manejo económico que ha traído estabilidad a una región que ha cojeado por mucho tiempo por causa de la inflación y ha fomentado una expansión rápida pero sustentable del crédito de un sistema bancario bien regulado. Dentro de estos dos factores, se ha creado un circulo virtuoso en el que el crecimiento de las exportaciones se equilibra con el crecimiento del mercado doméstico. Ya que fueron fiscalmente más responsables durante la bonanza pasada que en las que ocurrieron antes, los gobiernos pudieron permitirse medidas de estímulo durante la recesión. Hay una lección aquí para el Sur de Europa: América Latina reaccionó a su crisis de deuda soberana de los años 80 con reformas radicales,  deuda que se ha ido pagando con el tiempo.

El Peligro de la Satisfacción

El peligro para América Latina es la satisfacción. Comparada con la mayor parte de Asia, América Latina continua sufriendo de discapacidades auto-infligidas, a excepción de la agricultura, la productividad está creciendo más lento que en cualquier otro lugar. La región ni ahorra ni invierte lo suficiente, ni educa ni innova. Por causa de regulaciones obsoletas la mitad de la fuerza laboral se encuentra en la economía informal, incapaz de cosechar las ganancias en productividad que surgen de la tecnología y la economía de mayor escala.

Arreglar estos problemas requiere que los líderes políticos de América Latina redescubran el apetito por las reformas. La democracia ha traído mejoras en la política social: los gobiernos están gastando en los antes descuidados pobres, parcialmente a través de esquemas de transferencia condicional de efectivo, una iniciativa en la que América Latina es pionera. Pero hay más necesidades por suplir , especialmente a mejorar las escuelas y el servicio de salud,  para que así TODOS tengan la oportunidad de salir adelante. También se necesita un gran acuerdo para frenar la economía informal, en el cual las reformas en el mercado laboral se vinculen con una fuerte red de seguridad social. E incluso si algunas cosas como la infraestructura, la investigación y el desarrollo sencillamente necesitan mas gasto gubernamental, la preocupación es que el triunfalismo por haber escapado de la crisis financiera promueva el retorno a una participación mayor y obsoleta del estado en la economía (a pesar del fracaso de estas políticas en la región en el pasado).

Llevar a cabo estas cosas será mas facil si las relaciones con los Estados Unidos mejoran. América Latina necesita liberarse de sus viejos resentimientos, manifiestos en la obsesión del “señor” Chavez con estar en el odiado patio trasero yanqui. Las potencias mucho más inteligentes como Brasil, deberían oponerse mas notablemente a esa estupidez. A medida que empiecen a adentrarse en el escenario mundial, trabajar con los Estados Unidos será un factor cada vez más importante.

La actitud de los Estados Unidos también necesita cambiar. Las preocupaciones sobre la criminalidad y la migración (simbolizadas por el muro que se construye a lo largo de la frontera Sur) han llevado a concentrarse más en los riesgos de las relaciones con sus vecinos que en las ventajas. Esto es bastante extraño cuando los latinos son el segundo grupo étnico más grande en el Norte (ver este articulo), así como contraproducente ya que mientras mientras más abierto sea Estados Unidos a América Latina, mayores las oportunidades de crear properidad, que al fin de cuentas es la mejor protección contra el conflicto y los desordenes. Después de dos siglos quedando rezagados, las partes  Central y Sur de las Americas están por fin cumpliendo su potencial. Para ayudar a cementar ese éxito, sus primos del Norte deben construir puentes, no muros.