Humillaciones, Copas y Fútbol

Y luego de tantas dolores de cabeza por causa de las manifestaciones, protestas, muertos, garotas que roban a los españoles y hasta algo de fútbol, terminó en Brasil la novena Copa Confederaciones, la cuál cerró con broche de oro en la tarde de ayer, en un encuentro que demostró que en lo referente al fútbol europeo, más es la bulla publicitaria que la calidad futbolística.

En la fotografía, el creador de la Copa Confederaciones, NO, Saddam no, el otro. (Y luego preguntan porque este torneo es una payasada)

Para haber empezado como un capricho de un rey saudí que no sabía en que gastarse la plata, la Copa Confederaciones se ha convertido en un gran escenario para enfrentar las mejores selecciones del mundo, incluyendo por supuesto a selecciones de la talla de … ¿Japón y Tahití? Creo que a estas alturas el difunto Rey Fahd de Arabia debe estar revolcándose en su tumba al ver que el torneo que con tanto petroleo logró levantar se convirtió en un desfile de selecciones de medio pelo siendo humilladas en cada partido.

No es que esté en contra de la participación de los campeones de Oceanía y Asia… pero en serio, la FIFA debería hacer algo al respecto, porque un torneo de talla internacional no debería tener la calidad futbolística de un torneo de banquitas, de esos que organizan en media hora los desocupados que pasan todo el día en las hermosas playas de Cartagena o Coveñas.  La participación de equipos como Tahití en estos torneos debería poner a la FIFA a pensar si en realidad Oceanía merece tener una confederación aparte, de la que hasta Australia decidió salirse para no tener que humillarse derrotando 50-0 a Fidji o Tuvalú.

Que bonito logo. ¿Que dirán los manifestantes en Brasil de la platica que se gastaron en hacer ese pajarito?

Pero a pesar de la evidente debilidad de estos equipos de Oceanía, no era para que los equipos grandes decidieran saciar su ego publicitario a costillas de estos aficionados, como ocurrió en el encuentro de España contra Tahití. No encuentro ninguna explicación por la que el seleccionado español decidiera enterrarle 10 goles a una selección como esa. Es cierto, que tiene los mejores jugadores del mundo, que es la campeona de Europa y del Mundo, pero ¿qué necesidad tenían de humillar de esa manera a un equipo de aficionados? Chevere que los Tahitianos hayan decidido tomarse la humillación deportivamente (como debe ser), pero eso no quita que haya sido vergonzosa la actitud de los españoles ¿Qué ganaron con esa victoria tan abultada en innecesaria? Nada, sólo incrementar las ansias de que otro equipo les hiciera algo parecido y pronto. Y así sucedieron las cosas al final.

Y es que la vida se encarga de poner las cosas en su sitio tarde o temprano, España humilló a Tahití frente a miles de millones de espectadores con un marcador de 10-0, porque podían, bueno así mismo Brasil demostró que Iniesta, Xabi y Casillas no son ningunos dioses como nos han hecho creer Gillete y BigCola, sino que son bastante normalitos y muy malos perdedores a decir verdad.

Como dice el popular “No fue uno, ni fueron dos, FUERON TRES”  los goles que le metió Brasil a un equipo español que logró algo que ni Haudini hubiese podido hacer: desaparecer a un equipo completo de la cancha de fútbol. Y bueno, dirán algunos que esos tres goles no fueron una goleada, pero siendo los super-poderosos españoles, en un estadio de casi 100.000 espectadores y con otros miles de millones de más pegados en las pantallas de sus televisores, con jugadores expulsados y con el espíritu deportivo hecho trizas, la humillación que sufrió España fue mucho más grande que la de los Tahitianos que salieron con una sonrisa en la cara, luego de su cruel derrota.

Bueno, al menos Sergio Ramos la pasó bien, botando un penalty ¿No?

Para terminar, hay que reconocer la calidad de jugador que es Neymar, a pesar de su pinta de adolescente indigente, creo que estamos frente a un crack en todo el sentido de la palabra y espero con ansías la Copa Mundial de 2014, para verlo jugar… porque prefiero verme otra vez las película de G.I. Joe que ver el fútbol de clubes europeos.

El Desafío De “El Príncipe Del Desierto” (Black Gold)

elprincipedeldesierto
Poster de “El Principe Del Desierto” (Black Gold)

La gran mayoría de películas que se enfocan en la cultura árabe-musulmana del medio oriente se puede clasificar en dos grandes grupos: 1) Las películas estilo semana santa, de muy largo aliento, que por lo general incluyen a Omar Sharif en su reparto (Ejemplo: Lawrence de Arabia) y 2) Las películas de crítica política por la guerra y la invasión estadounidense (Ejemplo: Syriana) que son una crítica tan profunda, que el espectador promedio bosteza más de una vez mientras ve la cinta. Afortunadamente “El Príncipe Del Desierto” (Título Original: Black Gold) no se encuentran en ninguna de las dos infames categorías.

La película es adaptación de un libro South of the Heart: A Novel of Modern Arabia, conocida en español como “Al Sur Del Corazón”; es interesante anotar sobre esta película que su estructura es en realidad similar a la de un libro, se siente la división de la historia en capítulos, lo cuál permite comprender mucho mejor la evolución de sus personajes, especialmente la del personaje principal Auda (Tahar Rahim).

La historia es en sí una historia épica. Dos casas reinantes en dos ciudades árabes han finalizado una guerra, en la cual la casa perdedora (Casa de Amar) ha cedido a sus dos hijos como rehenes a la casa ganadora (Casa de Nesib) con la condición de dejar un territorio neutral llamado “La Franja Amarilla” como garantía de paz. Pero cuando los estadounidenses descubren petroleo en la zona neutral, Nesib rompe el trato e inicia la explotación, tratando de asegurar la paz con el matrimonio de su rehen Auda, hijo de Amar, con su hija Leyla. Auda es enviado como agente de paz entre ambas casas y así evitar la guerra, pero pronto verá que su inteligencia y años de estudio lo hacen un excelente comandante (“Emir”) cuya intervención y sabiduría serán necesarias para resolver el monstruoso conflicto que se avecina.

La historia es interesante, nos abre una ventana hacia el mundo árabe antes del boom petrolero, los edificios post-modernos, las guerras y los mundiales de fútbol. Es relajante ver la cultura árabe-musulmana sin ese tufo a crítica que siempre vemos en las noticias o en otras cintas.

kebede
Liya Kebede, Excelente.

Visualmente tiene calidad, aunque un poco por debajo de las expectativas para una historia épica. Las actuaciones son buenas, aunque no espectaculares. Pues si, Antonio Banderas, Mark Strong y Freida Pinto son conocidos en todo el mundo y harán que se venda la película muy bien … punto final. Podría decir que hubiese sido mejor incluir un reparto árabe (¿Omar Sharif?) pero siendo sinceros no creo que alguien se atreva a ver la película sin rostros conocidos en ella. Mark Strong (Sultan Amar) y Riz Ahmed (Dr. Alí)  son los puntos más fuertes en cuanto actuación, mientras que Banderas (Emir Nasib) y Rahim (Príncipe Auda) están más cerca del promedio (not bad, not great). En cuanto a la cuota femenina, Freida Pinto cómo siempre haciendo el mismo papel, sus matices son los mismos que en Slumdog Millionaire, Planet of the Apes: (R)Evolution e Immortals, sorprendente Liya Kebede que encarna a una guerrera árabe cuya sensualidad y valor son sorprendentes, muy creíble para ser su segundo trabajo.

¿Vale la pena ver “El Príncipe Del Desierto”? Por supuesto, para los amantes de las historias bien contadas es recomendada.

Calificación: 3.9/5.0