El Curioso Caso de Jack, El Cazagigantes.

Mezclando fantasía medieval con el famoso cuento de hadas, Jack, el cazagigantes (Jack, the giant slayer por su nombre original en inglés) hace una propuesta interesante, pero se queda solamente en eso, en una propuesta.

Jack, el cazagigantes, parece confirmar la regla que en el cine 3D todo es parafernalia, pero de sustancia, nada de nada.

Hay que reconocer los puntos positivos de la cinta. Logra imprimir algo de realismo a un cuento con gigantes y coronas mágicas, con una buen trabajo de vestuario y escenografía. El mundo de Jack, el cazagigantes es un mundo medieval y todos los detalles son cuidados al dedillo, desde la capa del rey, hasta los techos de los castillos. Ni Juego de Tronos se le acerca en este aspecto.

Esta imagen demuestra la fortaleza en escenografía y vestuario de la cinta. Los dos protagonistas (Hoult y Tomlinson) no inspiran nada, pero los dos que siguen (McGregor y McShane) son el punto positivo en actuación.
Esta imagen demuestra la fortaleza en escenografía y vestuario de la cinta. Los dos protagonistas (Hoult y Tomlinson) no inspiran nada, pero los dos que siguen (McGregor y McShane) son el punto positivo en actuación.

La historia empieza bien, de hecho logra darle algo de profundidad a los personajes mediante una narrativa interesante. Pero todos esos puntos palidecen, cuando 20 minutos después de iniciada la película la trama de diluye y todo se vuelven chistes y secuencias eternas de acción.

Las actuaciones son bastante deficientes, se salva Ewan McGregor e Ian McShane que logra dimensionar bien sus personajes, pero ni Nicholas Hoult, ni Eleanor Tomlinson, logran imprimir emoción en la pantalla.

Poster de “Jack, el cazagigantes”

Stanley Tucci hace de un villano cuyas motivaciones son medio extrañas, pero eso es una falla del guión, no del actor, pero igual lo he visto en mejores roles. La película es bastante predecible desde el principio y su final no sorprende ni poquito. Al final uno termina contando los minutos que van de la película para hacer una estimación de a que horas se puede estar acabando.

Una cinta que es demasiado infantil para los adultos y demasiado adulta para los niños. Véala bajo su propio riesgo.

Calificación: 2.5/5.0

Anuncios

Sobre “Blanca Nieves y El Cazador” y Otros Cuentos de Hadas.

Y cuando creíamos que los cuentos de hadas sólo eran cuestión de niños tontos, viene el cine y la televisión y nos sorprende con tantas versiones de “Blanca Nieves y los Siete Enanitos” que resulta abrumador. En televisión tenemos la interpretación de Ginnifer Goodwin, en Once Upon a Time, con una inocencia inteligente y madura, en la misma serie Lana Parrilla interpretando a la “Malvada Reina” aporta sensualidad y cerebro a una de las villanas clásicas del cine, dándole propósito y significado. En el cine, ya habíamos visto una versión de Blanca Nieves este mismo año; “Mirror, Mirror” intentó ser una comedia con tintes dramáticos con Lilly Collins interpretando a Blanca Nieves y Julia Roberts como la Reina, ambas con muy pobres resultados. Ahora viene “Blanca Nieves y El Cazador” y le da un giro sorprendente a esta historia.

Poster “Blanca Nieves y El Cazador”

Lo fascinante de “Blanca Nieves y El Cazador” en primer lugar es que logra situarse en una época histórica (la edad media) y eso se traduce en una representación realista y acertada tanto de los escenarios, como de los personajes. “Game of Thrones” debería tomar nota de esta cinta, porque es así como deberían estar representados los castillos, las coronas, las batallas, la indumentaria de los caballeros, los poblados, y todo. Se nota un excelente trabajo de investigación de la época histórica, lo único que faltó fue ubicarla de manera espacial (¿En que reino sucede la historia?) y así el impacto hubiese sido aún mayor. Los tintes de fantasía, al menos en lo relacionado con la magia negra de la Reina Ravena (Charlize Theron) y en las escenas del bosque tenebroso, son impecables y encajan a la perfección dentro de la historia, pero cometen un error en la representación de la magia “buena” al hacerla demasiado empalagosa, con un tufillo a Narnia que casi echa por tierra todos los puntos buenos de la película.

Las actuaciones están dentro del reino de lo normal, Kirsten Stewart interpreta a una Blanca Nieves creíble pero el mismo guión enfoca toda la carga dramática sobre el personaje de Charlize Theron, aunque por momentos parece que se sobreactúa un poco al interpretar a la traumatizada e insegura Reina Ravena, pero en términos generales, el trabajo de la sudafricana es exquisito. Chris Hemsworth (El Cazador) , más conocido por encarnar a Thor, lo hace bien, pero tampoco es que se destaque de a mucho al igual que Sam Clafin (¿?) que  encarna la versión del “Príncipe Encantado” en esta historia.

La estructura de la historia es sólida (salvo por la escena donde aparece la “magia buena”) y sorprendente y a su modo logra ser original, a pesar de las mil y una versiones de Blanca Nieves que han salido a la luz. Se le da una funcionalidad real a todos los personajes, hasta a los enanos y la historia avanza con naturalidad, dándole al mismo tiempo desarrollo a los personajes.

Excelente también la calidad visual de las escenas clave, en eso difiere de la representación chillona de “Mirror, Mirror” y utiliza un enfoque impactante que denota la experiencia que el director ha tenido en comerciales.

Para recalcar Blanca Nieves y El Cazador (Snow White & The Huntsman) es la opera prima del director Rupert Sanders y viendo los excelentes resultados conseguidos con esta cinta, espero ver un poco más de su trabajo en los años por venir.

Para resumir, Blanca Nieves y el Cazador es una cinta inteligente, entretenida y real, con elementos de fantasía bien dirigidos, con actuaciones decentes y una puesta en escena magnífica. Completamente recomendada, aunque ya la historia de Blanca Nieves a muchos le sepa a cacho.

Calificación: 3.6/5.0

Sobre Julia Roberts y Otras Brujas Malvadas.

mirror, mirror
Posters de Mirror, Mirror.

De el montón de estrellas que pululan en Hollywood como mala hierba en monte despoblado, Julia Roberts siempre se ha destacado por su versatilidad, su elegancia y sobre todo por la buena elección de las películas donde trabaja.

Sin embargo su más reciente película “Mirror, Mirror” (“Espejito, Espejito” por su nombre en español) nos deja preguntándonos si es que acaso Julia perdió el toque para elegir bien sus películas o si se aburrió y se dedicó solamente a trabajar por la platica. “Mirror, Mirror” nos cuenta la historia de Blanca Nieves desde una perspectiva “diferente”. Es en realidad una recomposición de todos los elementos del clásico cuento de hadas que nos contaron a todos desde niños. La princesa, la reina, los enanos y el príncipe, todos hacen parte de la historia pero con un giro un tanto retorcido, es como si hubiesen cogido el clásico cuento de los hermanos Grimm y le hubiesen hecho una cirugía plástica para hacerlo más bonito y lo que lograron fue que quedara como Frankenstein.

El problema principal de la historia es que parece un drama disfrazado de comedia. De hecho todos los personajes, incluyendo a Blanca Nieves (Lilly Collins) , el príncipe (Armie Hammer), la reina (Robers) y hasta los enanos tienen un background dramático interesante, pero todo eso se vuelve aburrido y tedioso por la ansiedad del director por hacer graciosas cosas que no lo son. Julia Roberts, estrella de comedias románticas como “La Novia Fugitiva” o “La Boda De Mi Mejor Amigo” se ve falsa y desabrida con el montón de chistes fáciles que dice a lo largo de la película. Nathan Lane, como el sirviente principal de la reina, es mucho menos gracioso y si contamos los chistes de los enanos y el príncipe ya tendrá usted razones para reírse nada más por el compromiso, como cuando uno escucha las risas en una comedia gringa como “Two and a Half Man”. Lily Collins también, a pesar de su belleza, no tiene carisma y su actuación es completamente plana. Parece que nadie le ha dicho aún que las cejas pobladas y las sonrisitas a la cámara no le ayudan de a mucho.

Las actuaciones son un desperdicio, incluso Sean Bean (El Señor de los Anillos, Juego de Tronos) es completamente desaprovechado. Para rescatar de de la película, y eso hasta cierto punto,  la escenografía y el vestuario. Se nota un trabajo al detalle de cada uno de los escenarios, pero es tan detallado que parece una fantasía de chicle y termina por empalagar el ojo de tanto dulce. Los colores pastel de esta cinta harían morir de la envidia a los vendedores de Pintuco y es bastante irritante, como si las actuaciones ya no lo fueran lo suficiente.

espejito, espejito
La escenografía es sumamente detallada y bonita, pero es empalagosa y repetitiva.

Para rescatar también la creatividad, ponen detalles del cuento de hadas en otras perspectivas inusuales que podrían pasar por “inteligentes” y la relación de la reina con su espejo, que se reduce a unos cuantos minutos. es interesante como metáfora psicológica y recuerda el trabajo del director Tarsem Singh en otras de su películas como lo fue “The Cell”.

Para resumir, “Mirror, Mirror” parte de una premisa interesante , pero en el proceso perdió completamente la orientación y termina convertida en una caricatura de sí misma, confusa y aburrida, con actuaciones pobres y escenarios empalagosos. Los seguidores de Julia Roberts le pedimos que por favor elija mucho mejor sus papeles, no es justo verla en este tipo de películas. No es justo.

Calificación: 2.7/5.0

Grimm, Once Upon A Time y Otros Sorprendentes Cuentos de Hadas.

Aunque se tenían pocas expectativas de estas dos nuevas series, basadas en cuentos de hadas, Once Upon A Time y Grimm han logrado sorprender al público y sobre todo a los canales que las emiten.

elgrimm
Grimm

Hace un par de meses cuando leí sobre las nuevas series que se estrenarían en el otoño boreal en Estados Unidos, la verdad es que me sorprendió ver en esta lista, no una, sino dos series basadas en los famosos cuentos de hadas que hemos escuchado, leído y visto en televisión desde niños. Honestamente a mi tampoco como que me latía mucho la idea. Pensé que este era solo otro intento patético de estos canales de rellenar su parrilla con lo que sea, pero no. Evidentemente estas producciones han sido consecuencia del éxito de la fantasía en los canales de cable (Game of Thrones) y en el cine (La Chica De La Capa Roja).  Pero la razón del éxito de ambas producciones radica en el hecho de que el espectro del público al que se dirigen es bastante amplio, desde los niños pequeños, hasta los ancianos, pasando por los adultos de todas las edades conocen los cuentos de hadas. Pero se requiere de mucho más para mantener al público atento.

GRIMM: Emitida los viernes por la noche, en una hora en que casi todo el mundo están arreglándose para salir a disfrutar la primera noche del fin de semana, Grimm logró un record histórico para NBC en ese horario, y cuando se le compara incluso con las noches más activas de la semana, logra posicionarse bastante bien. Grimm es en esencia una serie policíaca, nada tiene que envidiarle a La Ley y El Orden o Castle, ambientada en el noroeste norteamericano es visiblemente atractiva, ojo, sin quitarle protagonismo a la historia, que fue el error garrafal que cometieron en La Ley y El Orden: Los Ángeles.

La serie siempre inicia con un crimen, a medida que avanza vemos los pasos clásicos de estas series: el levantamiento del cadáver, la autopsia, las investigaciones, las pistas y todo lo demás; la diferencia radica en que ni el policia, ni los criminales son muy normales que digamos.

Nick Burkhardt (el policía) es en realidad una especie de cazador de monstruos, que creíamos solo existían en los cuentos de hadas. Nick descubre que algunos de los crímenes de su ciudad están relacionados con estas criaturas y deberá compaginar su labor de detective con su destino natural como Grimm, en este proceso contará con la ayuda de Monroe,  Silas Weir Mitchell, quien interpreta magistralmente a un lobo reformado que será de gran ayuda para Burkhardt. Las historias que se cuentan en cada episodio son independientes y a decir verdad tratan con situaciones humanas reales complejas que mantienen al espectador atento y entretenido. Mucho mejor estructurada que otras series llamadas policíacas que han entrado en el campo de lo absurdo como CSI.

onceupon
Once Upon A Time

ONCE UPON A TIME: Bueno si a usted le gustó Lost O le gustaban los cuentos de los hermanos Grimm, a usted definitivamente le va a encantar Once Upon A Time. Aquí vemos que la bruja/reina de BlancaNieves condenó a todos los personajes de los cuentos de hadas (Caperucita roja, el príncipe encantado, Cenicienta…) a vivir en este mundo, ¿se imaginan? tener que vivir en una templada ciudad de Maine, con enormes casas con cercas blancas puntiagudas… no pues que infierno.

Pero en fin, todos los personajes que viven en esta ciudad ha sido maldecidos y sólo un niño parece saber la verdad, en cada episodio no solo vemos lo que sucede en este lugar, sino que también somos transportados al mundo de fantasía de donde provienen. Al igual que en Lost estas conexiones entre ambos mundo son muy intensas, a pesar de que los personajes no recuerdan nada de su vida en el mundo de fantasía, las historias tienen giros interesantes, así es que la bruja quizás no quería matar a BlancaNieves por ser bonita, y que sus motivaciones pueden ser mucho más complejas que un problema estético.

Al igual que en Lost cada capítulo ayuda a llenar el rompecabezas de la historia de cada personaje, iniciando una trama que es sin duda muy interesante. ¿Cómo terminará esto? Está es solo una de las muchas preguntas que genera esta producción.

Decir que una u otra serie es mejor, sencillamente no tiene sentido. Ambas son buenas dentro de su genero. Once Upon A Time es una serie dramática y Grimm es una serie policíaca. Ambas contienen los elementos clásicos de los cuentos de hadas, adaptados a su propio estilo narrativo y a su historia, así que aquí solo descubriremos dos puntos de vista diferentes sobre esas historias que a tantas personas han hecho volar su imaginación.