¿Quién Le Teme a Evo Morales?

Imagine que un vecino le toca la puerta a medianoche y le solicita permiso para pasar por su casa, para llegar a la de él del otro lado de la calle. Por supuesto si usted quiere colaborar con el vecino y lo conoce muy bien, podría perfectamente hacerle el favor y dejarlo cruzar por su vivienda, pero si en lugar de eso, este vecino ha estado hablando pestes de usted por años, nadie le criticaría que usted le denegara el acceso. Aún más escandaloso sería que este vecino pusiera el grito en el cielo por que usted no lo dejo pasar por su propiedad. La anterior es una muy buena analogía de lo que pasó en el ya famoso incidente del presidente de Bolivia, Evo Morales en Europa.

Caricatura de Latuff (latuffcartoons.wordpress.com)

Evo Morales es el vecino inoportuno que pide permiso para atravesar el territorio soberano de Francia, España y Portugal. Ahora, estos países europeos tienen el derecho soberano de conceder o denegar ese permiso, así el señor Evo y su delegación tengan pasaportes diplomáticos. Desconozco bastante de Derecho Internacional, pero no creo que  por ejemplo España este obligada a dejar pasar a cualquier líder de estado por su territorio, mucho más cuando este líder no ha ahorrado en insultos y epítetos denigrantes para este país y sus habitantes, llegando hasta el punto de expropiar miles de millones de dólares  en activos de origen español, asentados en Bolivia.  ¿Quieren juzgar ahora por qué España es más amiga de Estados Unidos que de Bolivia?

Estados Unidos es uno de los aliados más importantes de España, y claro en Washington no están dando ordenes de expropiación para las empresas españolas en suelo estadounidense, como si lo hacen desde La Paz. Así que si fue verdad que Estados Unidos solicitó a estos países que impidieran que Evo Morales cruzara su territorio, tendrían toda la razón en colaborar con el País del Norte, así el aymara se rompiera las vestiduras y se echara ceniza en la cabeza.

De cierta manera, el mismo Evo Morales se labró esta situación a pulso. Luego de ser una de las marionetas favoritas del difunto Hugo Chávez, copiando sus discursos anti-estadounidenses para ganar votos, y de atravesar medio mundo sin razón aparente para aterrizar en Rusia, el mismo país donde se encuentra Edward Snowden, no es de sorprender que a alguien se le ocurriera que dentro del avión iba el polémico agente. 

No tengo nada en contra de Edward Snowden, es más, aplaudo las agallas que tuvo para echarse de enemigo al gobierno más poderoso del mundo y poner a vista de todo el mundo la verdad sobre la transformación del Estado norteamericano en un gobierno que espía a sus ciudadanos y a los ciudadanos de todo el mundo, incluso aquí mismo en Colombia,  pero la pregunta que se hacen ahora todos los países que tienen negocios y alianzas con Estados Unidos es si vale la pena echarse de enemigo a este país, aceptando las peticiones de asilo de Snowden.

Ahora, hay muchos países como Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Argentina y la misma Bolivia, que se llenan la boca hablando pestes sobre Estados Unidos y sobre la necesidad que tiene el mundo de librarse del «yugo anti-imperialista», que podrían muy bien otorgarle el asilo a Snowden… pero hasta la fecha ninguno de ellos lo ha hecho ¿Por qué? Por la sencilla razón de que su discurso es una gran mentira, utilizan a los Estados Unidos como el enemigo malvado para mantener alineada a la población, pero sin embargo les venden a los gringos todo lo que pueden para mantener a flote sus economías. 

La cacería perpetrada por el gobierno Obama, resulta tan cómica como los discursos de Evo Morales. (Caricatura de Latuff)

Si fuera verdad que estos países fueran tan «anti-imperialistas» como dicen ya le hubiese otorgado el asilo a Edward Snowden hace ratos. Realmente esta situación con Snowden parece de nunca acabar y espero de verdad que consiga el asilo en algún lugar del mundo, así sea en Bolivia, a lo mejor aprende a masticar la hoja de coca y a engancharse coronas de flores en el cuello para llamar a la lluvia. Falta ver si Snowden quiera. Igual a Evo Morales, ya ni lo respetan, ni mucho menos le temen.

La Desteñida de Barack Obama

Y resultó que el negro no era tan bueno después de todo. Y es que a pesar de los aires de pureza y bondad que se dio Barack Obama para hacerse elegir, no una, sino dos veces, resulta irónico y hasta gracioso que haya sido el presidente que se vendió como la encarnación del cambio durante sus campañas el que más haya pisoteado los derechos de sus ciudadanos y poner a los Estados Unidos, la nación de la libertad y la democracia, en el mismo plano de países con un talante tan controversial como China, Rusia y hasta la misma Corea del Norte. Pero claro, como era el presidente negro, nadie lo creyó capaz de semejantes barbaridades hasta ahora.

Puede que George W. Bush haya sido el peor presidente de los Estados Unidos en toda su historia, un inepto, un incompetente y todo lo que sus detractores le quieran colgar encima, pero al menos Bush nunca trató de ocultar sus intenciones y siempre fue partidario abierto de reducir ciertas libertades en favor de la seguridad. Eso no es ningún secreto. Pero el asunto con el «inmaculado» Barack Obama, es que en sus discursos siempre habló mierda sobre construir una mejor nación, respetar los derechos de los ciudadanos y una sarta de embustes que ni los mismos demócratas se alcanzaron a tragar en su totalidad.

Si el cambio que prometía Barack Obama empezaba con quitarle el derecho a la privacidad a la gente, entonces sí cumplió.

Y es en medio de toda este desfile de embustes donde la verdad empezó a salir a la luz. Edward Snowden, ex-técnico de la NSA, le confesó a The Guardian y a otros medios, hace menos de dos semanas que la famosa Agencia Nacional de Seguridad (NSA) no sólo estaba interviniendo teléfonos sin ninguna orden judicial, cosa que podían hacer bajo la luz de la Ley Patriota, sino que además estaban grabando y recolectando cientos de millones de llamadas telefónicas, no sólo en los Estados Unidos, sino fuera del país también. Pero el asunto no llegaba hasta ahí. El gobierno Obama no se conformó con escuchar las llamadas telefónicas, sino que prácticamente se le metió en la pieza a medio mundo. Sí, medio mundo.

Microsoft y Facebook ya admitieron que la NSA estaba metida de cabeza en sus servidores, teniendo acceso a la información privada y privilegiada de miles de millones de usuarios. ¿Le parece eso monstruoso? Sólo es la punta del iceberg, el gobierno Obama decidió que ya no quería ir hasta Facebook y Microsoft a violar la privacidad de la gente, sino que era mejor consultarla desde la comodidad de sus cuarteles y es allí donde entra el llamado proyecto PRISM (Prisma).

Desde 2007, PRISM o Prisma empezó a recolectar datos de los más importantes proveedores de servicios informáticos en el mundo, empezando con Microsft hasta llegar a Apple (Fuente: Techcrunch).

Sólo en los más oscuros trabajos de ciencia ficción se podría concebir algo más retorcido. PRISM o Prisma permitiría a la NSA (o sea a un montón de desconocidos de moralidad bastante cuestionable) acceder directamente a todos los servidores no sólo de Microsoft y Facebook, sino de Yahoo, Google, PalTalk, Aol y Apple… y está claro que en este punto ya no sólo se está hablando de la privacidad de los estadounidenses, sino de miles de millones de personas en el mundo que usan estos servicios.

La magnitud de esta violación descarada a los derechos de los ciudadanos es difícil de comprender, pero para poner un ejemplo… si usted es propietario de un iPhone, un Android o un WindowsPhone con conexión a internet en cualquier lugar del mundo, el gobierno de Estados Unidos tendría la capacidad de acceder a los archivos de su teléfono, activar sus cámaras y grabar esta información y utilizarla luego en su contra. No suena divertido ¿O sí?

Edward Snowden, el técnico que destapó la olla podrida de la NSA, es considerado un criminal por la autoridades estadounidenses, pero otros lo consideran un héroe.

No soy realmente un fanático del Status Quo o de eso de «Sino está roto no lo arregles» (de hecho creo que el mundo requiere cambios urgentes) pero cada vez que veo la palabra «Cambio» atada a una campaña electoral, se que las cosas se van a poner muy mal, si lo sabremos los colombianos que elegimos a un inútil como Andrés Pastrana con el eslogan de «El Cambio es Ahora», y ahora mismo lo están experimentando los estadounidenses con el «El Cambio En El Que Podemos Creer» de su «salvador» Barack Obama.´

En Colombia también votamos por «el cambio» y ya todos sabemos como terminó todo eso.

Así que antes de votar por un candidato que promete el «cambio» y dejarse llevar por el resentimiento, o por el color de la piel del mismo, piénselo mejor, no vaya a ser que luego de que le violen el derecho a la privacidad, también lo hagan con el derecho a la vida y a la propiedad privada. Uno nunca sabe. Puede que su candidato se destiña lentamente, igual que le pasó a Obama.

PD. Twitter hasta ahora es la única plataforma importante que se rehusó a participar en PRISM (Prisma), así que si sus tweets son privados, relájese.