Frozen: Interesante (Para Una Película Disney).

Lo primero que debo decir con referencia a Frozen es que caí en la trampa del mercadeo de Disney que la asociaba con Enredados (Tangled) una película que por allá en 2011 marcó un punto de quiebre en la política del gigante del entretenimiento en su aproximación a los cuentos clásicos, al dejar a un lado las princesas étnicas en apuros, los príncipes perfectos y las brujas malvadas, para dar paso a una nueva forma de entretenimiento familiar con personajes más reales, resueltos y auténticos. En definitiva Frozen no es como Tangled, que en esencia era un cuento de hadas simple y modernizado; Frozen es una película que ofrece mucho más que lo que se ve a simple vista en toda su parafernalia de mercadeo.

Frozen es una película en el estilo clásico de Disney, por lo que es de esperar que haya princesas, príncipes y magia; de hecho el trailer de la cinta se centra precisamente en esos elementos: Anna, la dulce y encantadora princesa, que en este caso es un tanto torpe y descuidada; Kristoff, el fascinante y cínico vendedor de hielo embarcado en una aventura con Anna; y Olaf un muñeco de nieve que milagrosamente cobra vida y acompaña a Anna y Kristoff en sus hazañas. Estos tres personajes son el centro del espíritu Disney de la cinta proporcionando romanticismo, aventura y diversión, que es lo que la mayoría busca en una película familiar.

Kristoff, Anna y Olaf hacen de Frozen una película con el ambiente familiar de Disney.

 

Pero son dos personajes los que realmente le dan un aspecto trágico y oscuro a la cinta, que me da a entender que el argumento original no era tan dulce y tan “para todas las edades”. Los dos personajes a los que me refiero son Elsa y Hans.

Elsa es un personaje extraordinariamente complejo para los estándares de Disney. Inexplicablemente es capaz de congelar todo lo que toca y de emitir intensas corrientes de frío prácticamente de la nada. En su papel de hermana mayor su deber es el de proteger y velar por el bienestar de Anna, situación que se complica cuando Elsa accidentalmente hiere a Anna con sus poderes mágicos. Desde entonces Elsa entra en una espiral de culpa, miedo y aislamiento que la aleja del resto del mundo, empezando por Anna que no entiende la situación.

 

Elsa ha estado reprimiendo por décadas sus poderes y sus sentimientos siendo incapaz de expresarlos por temor de dañar a las personas que quiere. La intensidad del sufrimiento de Elsa sólo es posible verlo con claridad en el momento en que decide escapar de su encierro autoimpuesto en el castillo de sus padres y refugiarse en una montaña solitaria, alejándose de sus seres queridos, pero esta vez sin reprimir su naturaleza. Es en este momento de la película  es que Elsa, con la canción Let it go (Libre soy, en español) se transforma en una verdadera reina, capaz de sonreír y disfrutar de sus poderes a plenitud.

El otro personaje que me llamó la atención es Hans, quien al inicio de la película es el príncipe comprometido con la princesa en tiempo record, al mejor estilo de los hermanos Grimm y que al final termina convertido en un villano en el mismo nivel de Gastón, el de La Bella y La Bestia. Lo interesante del asunto es que inicialmente Hans es un personaje bastante blanco, un caballero, que incluso se preocupa por el bienestar de la gente del común y evita hacerle daño a otras personas. Es aquí donde creo que el argumento fue modificado. Hans de repente se convierte en un villano movido por la ambición en total desacuerdo con lo que habíamos visto de él. Las acciones de Hans podrían perfectamente explicado bajo la luz de la formación del príncipe. Hans encierra a Elsa en el castillo para buscar la manera de controlar el hechizo que tiene congelado a todo un país en pleno verano, lo cuál ocasionaría miles de muertes, pero la aparición de Anna con quien supone debía casarse está a punto de poner en peligro todo. Anna no está preparada para gobernar y está tocada por la magia de Elsa. Las acciones de Hans podrían entenderse como una manera radical de proteger a la gente inocente de los peligros de una magia que desconoce y que podría ser peligrosa. Si este hubiese sido el enfoque, Frozen sin duda se hubiese convertida en una de las películas animadas más inteligentes que haya sacado Disney, pero se fueron por lo simple, transformando a Hans en un villano ambicioso de un segundo a otro.

Hans, un personaje con un potencial enorme, desperdiciado por el afán simplificador de Disney.

Del resto, la película es de una calidad visual impresionante, con escenarios y paisajes alucinantes, para una película animada; con un manejo del color impecable y con un trabajo de animación que le impregna vida a los personajes, algo que aprendieron muy seguramente de Tangled. Con una banda sonora aceptable y una historia con cierta complejidad y apta para toda la familia, Frozen es una muy buena opción para empezar el 2014, cinematográficamente hablando.

Calificación: 3.95/5.00

Anuncios

5 comentarios en “Frozen: Interesante (Para Una Película Disney).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s