Huérfanos, Homosexuales y Cortes

Desde que empecé en mi rol de redactor aficionado, por medio del experimento de este blog, he tratado en diversas oportunidades sobre los temas más espinosos y polémicos en el país, incluyendo, por supuesto el estatus legal de las parejas del mismo sexo, como hecho evidente que la sociedad está en mora no solo de tolerar y admitir, sino también de integrar en todos los niveles de la realidad nacional. 

Doing_the_best_she_can

Tal y como lo expresé en su momento, en este mismo blog, hace casi dos años, resulta ampliamente inconveniente que las formalizaciones de parejas, ya sean de homosexuales o de heterosexuales, contengan la palabra matrimonio, concepto que en estas y otras latitudes está ligada a otra realidad también innegable, que es la religión. Ya va siendo hora de desligar por completo las instituciones legales de las instituciones religiosas y que las uniones, sean de quien sean, celebradas por el juez, el notario, o por cualquier otra autoridad civil, lleven un nombre secular y laico, el que quieran, unión civil, sociedad conyugal, nexo carnal, “fusión hah”, o como quieran; y que le dejen la polémica palabrita “Matrimonio” donde siempre ha pertenecido, en las iglesias.

Desde ese punto de vista, todos saldrían ganando, todas las parejas, sean cual sea su condición sexual, tendrían los mismos derechos ante la ley. Y pues para los que no estuvieran conformes, siempre podrían celebrar el matrimonio religioso en cualquiera de esas iglesias new age que pululan ahora por todas partes, del estilo de la cienciología y así, si es que el afán es por certificar su unión ante un ente que no paga impuestos.

En cuanto a la adopción por parte de parejas del mismo sexo, mi postura siempre ha sido muy clara: siendo la adopción la alternativa al aborto y al abandono de niños, se deben hacer todos los esfuerzos para que el mayor número de niños sean adoptados, ya sea por parejas heterosexuales, individuos solteros, o por parejas homosexuales.

La teoría en la que se basan personas de la calaña de Viviane Morales para hacer sus diatribas pseudo-morales en contra de la adopción de parejas del mismo sexo, pasa por su supuesta preocupación por los derechos de los niños, de tener, según ellos, un papá y una mamá. Dicho argumento en términos jurídicos tendría base si el Estado pudiera garantizar que cada niño que ha nacido y crecido en Colombia desde los tiempos de la Reconquista Española, haya tenido al menos en el papel, un papá y una mamá que respondan por ellos. Eso, por supuesto, en un país donde hace rato que la mayoría de los niños nacen sin que los padres tengan alguna relación legal o siquiera de hecho, es completamente imposible.

Para amarrarse de ese argumento, el Estado tendría que declarar ilegal que nacieran niños fuera del entorno clásico de familia, criminalizando cualquier tipo de familia que no se adaptara al patrón como, por ejemplo, las familias monoparentales, aquellas donde las abuelos o tíos crían a los nietos y un largo número de etcéteras.

¿Será que es preferible que un niño sea abandonado a esto? Foto de "The Sun" (UK)
¿Será que es preferible que un niño sea abandonado a esto? Foto de “The Sun” (UK)

Es a todas luces preferible que un niño sea adoptado por dos hombres, o por dos mujeres, luego de la respectiva verificación de requisitos, a que termine en la canasta de desechos biológicos de una clínica de abortos, en un tubo de aguas negras, o en una bolsa para la basura, como tienen por costumbre disponer algunas desnaturalizadas y mayormente heterosexuales madres.

Habiendo dicho lo anterior, también resulta comprensible porque ciertos sectores de la sociedad están en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, por cuenta de la constante revalidación de los estereotipos homosexuales y que prenden las alarmas cuando se empieza a considerar que Norberto (con todo el respeto que se merece), Sergio Barbosa, Hernán Zajar, Alfredo Barraza o Camila Chaín, tengan la posibilidad de adoptar niños, aún cuando lo más seguro es que con ellos estén diez mil veces mejor que en una asquerosa prisión hogar de paso de los corruptos del ICBF, donde les violan más derechos que los que les “restituyen”.

Es justo ahí donde los activistas deben marcar un punto de quiebre, frente a la forma en que el resto de la sociedad percibe a esa comunidad en específico. Ya la ley y el sentido común se encargarán de que todo caiga en su debido lugar, hasta los niños huérfanos en hogares adecuados, ya sea con dos papás, dos mamás, o un papá y una mamá.

Westerkerk_-_Gay_symbols_2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s