El Escuadrón Suicida (2021) vs Escuadrón Suicida (2016) ¿Cuál es mejor?

Teniendo en cuenta que El Escuadrón Suicida, versión de 2021, por supuesto, es para todos los efectos, una reconversión de la versión de 2016, es inevitable que haya comparaciones entre ambas versiones y precisamente para eso estamos aquí, para analizar a profundidad las diferencias y similitudes de ambas películas y para decidir de una vez por todas, cuál de las dos versiones es la mejor. Así que sin más preámbulos, empecemos:

Dirección

Suicide Squad (2016) fue dirigida por David Ayer, que también dirigió la polémica película de Netflix, Bright. The Suicide Squad (2021) fue dirigida por James Gunn, que de hecho ha sido el director de todas las películas de Los Guardianes de la Galaxia. La mayor diferencia entre ambas películas es estética, mientras que Suicide Squad tiene una estética moderna, con una paleta de colores oscura que realmente no se destaca por nada en particular, The Suicide Squad tiene una textura similar a la de una película de los años 1980s, y una paleta de colores más colorida, y mas matizada que definitivamente mejora la sensación visual del espectador, y conecta más con el origen de la historia en los cómics.

Aquí, el claro ganador es James Gunn.

Guión

Aunque parezcan dos películas diferentes, lo cierto es que ambas películas tienen un guion bastante similar: Amanda Waller reúne el equipo a cargo de Flag, que sirve como elemento de unión en un grupo de criminales con un propósito al inicio bastante egoísta y que al final resulta en un propósito mucho más altruista y solidario, en la medida que aprenden los unos de los otros. La diferencia es esencialmente el escenario, y el villano.

Mientras que Suicide Squad tiene una historia definitivamente mucho más mítica y épica, con dos dioses antiguos como villanos, en un entorno claramente urbano y nocturno, The Suicide Squad tiene como villano una criatura del espacio exterior, encerrada en un exótico y caluroso paraje caribeño. La diferencia es que la versión de 2021 es más creativa y menos repetida de lo que vimos en la versión de 2016, y de hecho Bright – del mismo Ayer – tiene el mismo inconveniente.

Aquí, también el claro ganador es The Suicide Squad de 2021.

Actuaciones

En cuanto a las actuaciones, diría yo que hay un empate técnico. Hay algunas actuaciones mejores en la versión de 2016 y otras mejores en la versión de 2021. En la versión de 2016, Viola Davis – al menos al inicio de la película – se ve mucho más cómoda con su personaje, y también Cara Delavigne crea una villana más interesante que los villanos de The Suicide Squad, que si bien están mejor escritos, la verdad están peor actuados.

Margot Robbie en ambas películas es fenomenal, al igual que Joel Kinnaman. Por tanto, aquí declaro un empate.

Impacto

En este ítem analizamos qué tan pertinente es la película en su contexto y cuál es su importancia e impacto. La película de 2016 era la tercera entrega de DCEU, y suponía una diversificación de las historias serias de Batman y Superman, con un tono más divertido, pero al final esto fracasó.

Sin embargo, la película de 2021 es una confirmación de que el DCEU 1) en efecto sí podía existir, 2) de que podía tener su propia identidad por fuera de la identidad Marvel y 3) de que podía ser exitoso con los mismos personajes. Tres objetivos que esta versión claramente logra sin ningún tipo de problema.

Ganadora aquí, la versión de 2021.

Premisa

En cuanto a la premisa o mensaje de la película, diría que la película de 2016 es más efectiva en mostrar el cambio que tienen los personajes, es decir, muestra que a pesar de que estamos viendo a unos asesinos en pantalla, todos tienen un amplio margen para su redención y que son mucho más complejos de lo que el sistema y Amanda Waller quieren.

La película de 2021 si bien logra también recalcar el hecho de que hay un punto de redención en los personajes, este es mucho menos épico, precisamente por el tono de la película. Es difícil enfocar la redención de unos personajes, cuando hay un tono de comedia negra sangrienta tan pronunciado.

En la versión de 2016, El Escuadrón Suicida vuelve a la cárcel, y aún allí se sienten satisfechos de haber salvado al mundo, y su experiencia allí fue suficiente para apreciar cosas que antes apenas daban por sentadas, es decir no necesitaban tenerlo todo al final para ser felices con ellos mismo. En la Versión de 2021, no es así, simplemente logran sus objetivos, algunos de ellos mediante acciones que ni siquiera bajo su propio compás moral son correctas.

Así que aquí la ganadora es la versión de 2016.

Resultado Final

Suicide Squad (2016): 1.5

The Suicide Squad (2021): 3.5

Ganadora, The Suicide Squad.

Las Brujas: ¿Es Mejor Anjelica Huston o Anne Hathaway?

Protagonistas: Octavia Spencer, Anne Hathaway

Director: Robert Zemeckis

Año: 2020 | Metraje: 1 hora y 46 minutos.

Warner Bros. Pictures | HBO Max | Estados Unidos de América

Cuando Anne Hathaway aceptó el papel de La Gran Bruja en esta nueva versión del libro de Roald Dahl sabía que no la iba a tener nada fácil. Después de todo, a pesar de que la versión de Las Brujas protagonizada por Anjelica Huston tiene 30 nada cortos años de haber sido lanzada, se convirtió en algo bastante único: un clásico de culto familiar, que ha maravillado y aterrorizado a más de una generación. Generaciones que por supuesto tienen muy fresco en la memoria el recuerdo de Huston en el papel de La Gran Bruja pedofóbica.

Así que si hay una pregunta que genera esta nueva imaginación del clásico infantil, es si realmente Anne Hathaway le da la talla a Anjelica Huston. Aunque para mí la pregunta es si la anterior pregunta realmente es una pregunta justa.

Las Brujas (Original: The Witches) cuenta la historia de… un momento ¿otro protagonista sin nombre? ¿qué es esto? ¿una nave Borg de Star Trek?, bueno, calma, calma… retomemos, llamemos al niño Malik (Jahzir Kadeem Bruno). Malik es un niño de Chicago que se ve forzado a vivir con su abuela (Octavia Spencer) en Alabama, al sur de Estados Unidos, luego de la muerte de sus padres en un accidente de auto.

Sin embargo, pronto Malik y su abuela se verán acosados por una extraña fuerza cuyo origen es nada más y nada menos que La Gran Bruja (Anne Hathaway), un ente maligno que detesta a los niños.

A decir verdad, comparar la película de 1990, con esta versión 2020, es como comparar una pizza con una hamburguesa. Ambas son comidas rápidas, muy deliciosas, pero los criterios para compararlas sencillamente no coinciden. Las dos películas, con 30 años de diferencia, son dos monstruos que – salvo su historia de origen – son completamente diferentes.

Para empezar, la historia de 1990 es más una gigantesca metáfora familiar, en la que el dolor de un niño por la pérdida de sus padres es fielmente representado por las brujas. Y aunque la versión de 2020 tiene una pizca de eso, la historia está mucho más enfocada a una crítica social, las brujas aquí representan la manera en que gente poderosa aprovecha su estatus para usar y desechar a gente con menos recursos, que en el plano del sur de Estados Unidos, es un conflicto esencialmente racial.

Zemeckis logra crear su metáfora tan bien, que por momentos casi es imperceptible, pero en cada cuadro de la cinta está allí, presente, como un protagonista invisible. Por supuesto, el CGI que usa esta cinta, la hace ver mucho menos real, y quizás por eso, menos aterradora que su contraparte de 1990, pero si la dejamos de comparar con aquella, y la comparamos con otras películas de su clase en esta época, Fantasía Oscura con mucho CGI, ciertamente no demerita en ningún momento.

Las Brujas es muchísimo mejor que, por ejemplo, ese enredo infinito, regularmente actuado, mal escrito y peor dirigido que es la saga de Animales Fantásticos, o Percy Jackson, o La Casa con el Reloj en la Pared. Eso ni lo duden.

Esta película de 2020 logra conectar al público con los personajes, que desde el minuto uno se ven identificados o con Malik, o con su abuela; tiene alma, al tener como premisa el asunto del abuso de los poderosos contra los indefensos; y la antagonista es espectacular, con Hathaway finalmente entrando en el terreno contrario al que la conocimos, porque ya no es una princesa, o una reina blanca, sino una actriz capaz de encarnar a un ser lleno de maldad, dentro del marco de una película familiar, y en eso superó incluso a Huston.

4,14

TEИƎꓕ: ¿Es la mejor o la peor película de Christopher Nolan?

Protagonistas: John David Washington, Robert Pattinson

Director: Christopher Nolan

Año: 2020 | Metraje: 2 horas y 30 minutos.

Warner Bros. Pictures | Estados Unidos de América

Bueno, y luego de varios meses de cuarentena, tapabocas, muchos alcohol en gel, y salas de cine cerradas, por fin empezaron a abrir nuestras queridas y amadas salas de cine, y una de sus puntas de lanza, así como lo fue en el resto del planeta, ha sido la película número once del director británico Christopher Nolan, titulada TENET, aunque bien puede que la encuentren con este estilito medio invertido del título.

Y dada la ventaja que nos llevan en otros países menos covid-paranoicos donde ya estrenaron la película hace meses, lo curioso es que la mitad de la gente dice que es una obra maestra y la otra mitad dice que es una basura ¿quién tiene la razón?

Tenet, cuenta la historia de un espía anónimo al que bien podremos llamar Pedro Navajas (Washington), ya que nunca le mencionan el nombre. Pedro Navajas logra superar una prueba imposible, lo que lo pone a cargo de una misión cuyo nivel de peligrosidad, de secreto y de complejidad excede cualquier cosa que se haya visto antes, dentro o fuera del cine.

En medio de esta misión, Pedro Navajas conocerá a Neil (Pattinson), quien lo ayudará no solo a develar la peligrosa tecnología que amenaza con una tercera guerra mundial, sino también a rescatar a una mujer (Elizabeth Debicki) de la infernal relación que lleva con un enigmático traficante de armas.

Tenet efectivamente es una película compleja a nivel de argumento, básicamente porque entender la ciencia que respalda toda la historia, no es tarea sencilla. Sin embargo, a nivel visual, y sobre todo a nivel auditivo, es indiscutible que Tenet es una obra maestra.

Como thriller de acción es simplemente fabulosa, aún sustrayendo los complejos elementos de la tecnología de inversión, que obviamente tendremos tiempo de explicar en otra, o más bien, otras publicaciones.

Sí, es cierto que hay mucho que desconocemos de los personajes principales, y quizás tiene mucho que ver con el hecho de que insertar flashbacks, como es el estilo de Nolan para matizar sus protagonistas iba a extender la duración de la cinta, mínimo otra hora más, pero creo que esta es una obra que se presta para análisis que van más allá de una sola sentada. Hay mucho que podemos inferir de Pedro Navaja, de Neil o de Kat, o del villano de la historia, únicamente por cómo se comportan y sin necesidad de tanto tapete introductorio.

Lo que sí es indiscutible aquí, es la premisa de la película, que no se trata precisamente de los efectos del viaje en el tiempo, o del abuso conyugal, esta película es una demostración bastante arrogante y soberbia de Christopher Nolan, que finalmente consiguió hacer lo que quería sin limites de ningún tipo.

En anteriores filmes, Nolan se vio limitado por el género (La trilogía de Batman) o por el peso de un actor (Leonardo DiCaprio, en Inception), o por las ganas de ganarse un Oscar (Interstellar y Dunkirk), aquí eliminó todas esas limitaciones y se quedó con lo único que al parecer le interesa: el mismo. Es claro que todos los actores en esta película son de bajo perfil, y no iban a influenciar en nada al estudio para que hiciera cambios, de ningún tipo. Hasta los dos colaboradores más íntimos de Nolan: su hermano Jonathan y el compositor Hans Zimmer están fuera de la ecuación. Este es Nolan en su faceta más cruda, es Nolan sin máscaras, y si bien es fabuloso, no es necesariamente agradable.

Haciendo una analogía culinaria, comer verduras, proteínas magras y carbohidratos complejos, es fabuloso para tu salud y para tu cuerpo, pero no supera la sensación de la comida rápida. Eso es Tenet, un platillo sofisticado, extravagante, fabuloso, top-notch, quizás demasiado para los paladares estándar del consumidor promedio de cine, por estos días.

La única ventaja es que si hay alguien que puede hacer este arrogante platillo, y salirse con la suya, es Christopher Nolan.

4,55

Los Nuevos Mutantes: ¿Valió la pena la espera?

Protagonistas: Anya Taylor-Joy, Maisie Williams

Director: Josh Boone

Año: 2020 | Metraje: 1 hora y 34 minutos.

20th Century Studios | Estados Unidos de América

¿Recuerdan la época en que Maisie Williams era como la súper neo-estrella, sensación del momento, por su papel de chica mala, asesina cambiacaras en Juego de Tronos? Sí, bueno, ya hace bastante de todo eso, y no solo ha pasado mucha agua bajo el puente, sino el desastroso final de Game of Thrones, que redujo a cenizas las aspiraciones de muchos de sus actores, que están en estos momentos más desaparecidos que el elenco de Lost. Y hablo de eso, porque de esa época datan las aspiraciones de que Los Nuevos Mutantes fuera una gran película que pusiera al Universo de los X-Men en el mapa, antes de que Disney comprara Fox y decidiera hacer un reboot completo de todo ese universo.

Pero fuera de las series que acabaron mal, las compras hostiles y todo lo demás ¿realmente valió la pena esperar los 3 años para ver esta película? Sí, pero por una única razón.

Los Nuevos Mutantes curiosamente se enfoca en el personaje más aburrido de todos, Dani Moonstar (Blu Hunt), una chica nativo-americana que sobrevive a un cataclismo en su aldea, que bien hubiese valido la pena que hubiesen conservado en secreto hasta el final de la cinta. Dani es llevada hasta un asilo donde esperan entender la participación de la chica en el mencionado cataclismo, mientras conoce a los otros huéspedes del poco convencional centro de reclusión, Rahne (Williams) una cristiana fervorosa, Ilyana (Taylor-Joy) una psicótica abusiva, Sam (Charlie Heaton) un chico con miedo a sus poderes mutantes, y Roberto (Henry Zaga) otro que le tiene miedo a sus poderes.

Y toda esta mezcla de poderes mutantes reprimidos y experimentos secretos se volverán una bomba de tiempo cuando se revele lo que realmente buscan los que los recluyeron allí.

La premisa de la película claramente tenía potencial, pero en algún momento en los 2 años que tardó en ser lanzada la película, el rumbo se perdió por completo. Al enfocarse tanto en un personaje tan aburrido como el de Dani, los otros personajes se pierden en su desdibujada sombra.

Las escenas, en un contexto diferente, y con una edición mucho más perspicaz, hubiesen sido un completo hit, pero quisieron hacerlo diferente y desperdiciaron a Anya Taylor-Joy que es lo único rescatable de la cinta, sin desmeritar el trabajo de Maisie Williams que realmente merecía un mejor material para trabajar. Sorpresivo, eso sí, el peso que tiene en pantalla Henry Zaga, que con un par de buenas decisiones, lo podramos ver protagonizando un blockbuster en los próximos años.

Del resto, la película intenta emular el trabajo de M. Night Shyamalan en Split, pero el uso del CGI marca Disney, sencillamente no cuadra.

Una película que en otra época, con otra estructura, hubiese funcionado muy bien, y quizás hasta hubiese salvado a 20th Century Fox, de convertirse en la perra de Disney.

3,19

Proyecto Power: Resumen & Reseña

En un mundo en el que una novedosa y enigmática droga ilegal llamada Power, activa habilidades sobrehumanas en cualquier persona por 5 minutos, Art (Jamie Foxx) busca incansablemente a su hija Tracy (Kyanna Simpson), cuya estructura genética podría ser la base de Power.

En su búsqueda Art encuentra a una traficante adolescente llamada Robin (Dominique Fishback), quien se ha metido en el negocio, intentando salir de su vida miserable, y que está en complicidad con Frank (Joseph Gordon-Levitt) un agente de policía que busca nivelar el terreno con los criminales que usan Power.

La película, si bien parte de una premisa interesante, eso de que se pueden tener superpoderes por una cantidad limitada de tiempo, tomando una pastilla, la narrativa en la que se estructura la trama es nefasta. Los personajes son insípidos, e innecesarios. A pesar de que se nota que Foxx y Gordon-Levitt dan lo mejor de sí, no generan ningún tipo de conexión y mucho menos la tercera cara en el juego, la de Dominique Fishback, que ni por un microsegundo resulta creíble.

Aunque hay escenas interesantes de vez en cuando, eso no compensa en ningún momento el montón de escenas y personajes sobrantes, que incluyen a Biggie, interpretado por Rodrigo Santoro, un completo desperdicio de talento y tiempo en esta cinta. Nada mejor se podría esperar de los directores de dos entregas de Actividad Paranormal y Nerve. Caóticamente redundante.