Reseñas LigeraX ^ Inferno.

inferno

¿De qué va la película?

El experto en simbología Robert Langdon despierta inexplicablemente en Florencia, Italia con un golpe en la cabeza y sin tener ningún recuerdo de las últimas 48 horas, pero más temprano que tarde descubrirá que la razón de la contusión y su amnesia están relacionadas con la investigación de un científico radical que quiere acabar con la raza humana.

¿Por qué debería verla?

Bueno, no es que esté precisamente lleno de razones para ver la película, pero en general si a usted le gustan los documentales de viajes, sobre todo los de Italia y Turquía le va a fascinar la fotografía de este largometraje. Además las películas de Tom Hanks siempre son casi obligatorias.

¿Por qué no debería verla?

El asunto con Inferno, es que 1) su predecesora Ángeles y Demonios dejó la vara muy en alto en todo, en dirección, premisa y actuaciones, esta se ve como una versión pobre de la segunda entrega y 2) refleja demasiado de los huecos argumentales del libro, que es el peor de todos los escritos por Dan Brown. Se le nota que lo escribió sólo por dinero.

¿Debería verla o no?

Yo diría que sí, aunque en definitiva no cumple la expectativa después del éxito de Ángeles y Demonios, la película si entretiene y tiene muchos elementos en su sitio, con la aclaración que ninguno de esos elementos le va a servir para ganarse el Oscar, ni mucho menos.

2,54 / 5,00

★★★☆☆

Dan Brown e “Inferno”

Nota Inicial: No hay spoilers, así que lea con confianza.

Dan Brown “Inferno”

Bueno, ya hace un par de semanas (¡pero cómo vuela el tiempo!) desde que me leí el libro más reciente del escritor estadounidense Dan Brown, sí, el mismo de “El Código Da Vinci” y luego de reflexionar varios días al respecto, puedo decir que el libro es fascinante, pero al mismo tiempo demasiado… ¿cómo decirlo?  ¿absurdo? Sí, esos son los dos adjetivos que se merece “Inferno”, fascinante y absurdo.

“Inferno” es la cuarta novela de Dan Brown y sigue en la linea de sus otras tres novelas tratando temas espinosos y aprovechando para poner el dedo en la llaga, esta vez con el tema de la sobrepoblación mundial.

Evidentemente Brown quería sentar su postura frente al hecho que nos estamos dirigiendo hacia un abismo sin fondo con cada niño que nace y pone en tela de juicio la moralidad de aquellos que se hacen los de la vista gorda ante el problema. Pero si la novela es sobre la sobrepoblación ¿Por qué se llama “Inferno”?

Bueno como en todas las obras de Dan Brown, de alguna manera tenía que meter a Robert Langdon descifrando códigos y esta vez le toca no sólo para evitar un desastre, como en todas sus Brownie-aventuras sino para recuperar dos días que fueron borrados de su memoria. Para hacerlo deberá seguir las pistas dejadas por un trastornado, obsesionado con el “Inferno” de Dante, quizás la obra más importante en italiano.

Pero a diferencia del “Inferno” de Dante, el “Inferno” de Brown no es un poema épico, sino… bueno, en realidad es difícil clasificarlo en un sólo genero y es más diría que tiene más en común con un libro de turismo, que con una novela de misterio. El libro hace un extenso recorrido por tres ciudades, siendo la primera de ella Florencia (las otras dos me las reservo, no vayan a decir que les dañé el libro)… con un detalle que deja en ridículo a Tripadvisor o a Kayak. Pero ese recorrido tiene un propósito… y es el de descubrir la verdad de los dos días perdidos de Robert Langdon.

El libro está escrito desde varios puntos de vista, siendo el más importante (por supuesto) el de Robert Langdon, en capítulos cortos que hacen que el argumento fluya con rapidez. Evidentemente el propósito de los otros puntos de vista presente en el libro no es el de aclarar nada, sino más bien el de enredar al lector en una serie de asumpciones, que contribuyen a un final bastante sorprendente.

Algo que no pude dejar de notar es que confirmo que Tom Hanks no era el indicado para interpretar a Langdon, en ese papel debe haber alguien que no se vea tan endeble como Hanks, que ha hecho su carrera a base de personajes dramáticos y nada de acción, pero bueno, Ron Howard es el que debe saber esa vaina.

Florencia, Italia, donde transcurre buena parte de la acción.

Es interesante ver como es Langdon el único personaje que sabemos bien como es, los otros, como en todos sus libros, los buenos resultan malos, y después buenos otra vez y así mismo con los villanos, que en realidad era buenos y luego son más malos aún…. y es ahí donde todos los puntos positivos del libro se vuelven en su contra. Está bien que haya uno o dos giros sorpredentes en la historia, pero cuando ya pasan de tres o cuatro y el número de situaciones improbables e imposibles aumenta exponencialmente al final, el libro pierde cualquier validez que hubiese podido tener por fuera del entretenimiento.

Para resumir, sí, vale la pena leer el libro, pero no espere una obra de arte, como las que abundan en las descripciones del libro… no la va a encontrar.

PD: Libro 1/6 para 2013, faltan 5.