Cincuenta Sombras Liberadas: ¿Sobrepasó el límite en su final?

Dirigida por James Foley y protagonizada por Dakota Johnson y Jamie Dornan, Cincuenta Sombras Liberadas (Título original: Fifty Shades Freed) es la última entrega de la increíblemente polémica franquicia cinematográfica adaptada de los igualmente polémicos libros de la británica E.L. James, y aunque la película finalizó como finalizaría cualquier cuento de hadas, así esté disfrazado de fantasía sadomasoquista, resulta más interesante relatar cómo llegó a ese tan anhelado clímax.

cincuenta sombras liberadas critica reseña

En esta tercera entrega vemos como Anastasia Steele finalmente asume su papel como la señora de Christian Grey, el joven multimillonario, atractivo y encantador, con una debilidad innata por el sexo sadomasoquista, pero para Anastasia las perversiones de su reciente esposo serán la menor de sus preocupaciones cuando Jack Hyde (Eric Johnson) aparezca nuevamente en su vida, esta vez dispuesto a todo.

Desde la primera entrega de esta franquicia, siempre intenté ver de la manera más objetiva la serie, y de hecho siempre respeté la aproximación de los directores a la historia valorando, por ejemplo, las magníficas tomas,los escenarios, el manejo de los colores y la luz, la música y hasta cierto punto las actuaciones, pero en esta cinta creo que el límite entre película erótica y soft porn se borró, y no sólo una sino varias veces.

En esta película, la mayoría de los puntos positivos de las primeras dos aparecen, aunque en definitiva la historia aquí alcanza un nivel de incoherencia argumental exacerbado, el manejo de las escenas sexuales fue definitivamente inferior, y pasó de ser cuidado y hasta artístico a plano y vulgar.

Dakota Johnson está llamada a ser una de las actrices de relevo más prometedoras en Hollywood en estos días, y la forma en que los productores y el director se aprovecharon de su contrato para maximizar de manera innecesario su desnudez en pantalla fue sinceramente grotesca, especialmente cuando se considera que ese mismo irrespeto no se vio en ningún momento sobre el personaje de Jamie Dornan.

El director James Foley tuvo la oportunidad de terminar esta franquicia, que estaba llamada a ser desde el inicio un rotundo éxito en la taquilla, quizás un éxito medio también en la crítica, quizás tocando temas más complejos como el aborto, el abuso infantil o los hogares de paso, sin embargo se fue por lo corto y la mejor escena de este último largometraje resultó ser una en la que la protagonista pone en su sitio a la arquitecta que intentaba ligarse al marido, diciéndole que lo dejara en paz o que se largara “en su automovil color mierda”.

La primera película es en esencia el inicio de un cuento de hadas erótico. La segunda es un melodrama llevado al límite. Pero esta tercera es una parodia de las otras dos. Espero que Dakota Johnson encuentre en el paso por esta franquicia una oportunidad para conseguir papeles mucho más satisfactorios y serios en el futuro, y para Jamie Dornan, que quizás obtenga un papel protagónico en una serie de Netflix. Mucho más que eso no le auguro.

2,39 / 5,00

★★★★★

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.