Crítica Ligera X ^ Atómica / Atomic Blonde

¿Qué es Atomic Blonde? Pues, dicho de la manera más rápida y sencilla posible, es el mejor favor que le ha hecho Keanu Reeves a Charlize Theron en sus 20 años de amistad. Un favorzote si lo analizamos bien, puesto que Theron prácticamente hizo una copia espiritual de John Wick, con el mismo director, el mismo cinematógrafo y el mismo compositor, como para ir 100% seguros y de paso le echan una mano a la carrera de la actriz sudafricana que después de la multipremiada Mad Max: Fury Road anda en muy malos pasos como Rápidos y Furiosos y El Cazador y la Reina del Hielo, donde ni siquiera es protagonista. No por nada ella sacó de su propio pecunio para producir la película.

Pero, a pesar de toda esta fotocopia de elementos ¿hay algo positivo que se puede decir de Atomic Blonde, o Atómica como se conoce en los mercados de hispanoamérica? Analicemos.

atomic blonde

¿De qué va Atomic Blonde?

Es 1989 y la situación política en Alemania, tanto en su parte Comunista como en su parte Libre, está tocando fondo. Todo parece apuntar al fin de la hegemonía soviética en Europa del Este, a menos que los comunistas (de la misma ralea que Hugo Chávez, Gustavo Petro y Angélica Lozano) encuentren una manera de recuperar el poder y la mejor manera de hacerlo es chantajeando a Occidente con los nombres de sus agentes encubiertos del lado oriental de la cortina de hierro.

Para recuperar la lista y permitir que los acontecimientos de Berlín tomen forma, el gobierno Británico envía a la agente Lorraine Broughton (Theron) que debe apoyarse en el astuto y bribón agente David Percival (James McAvoy) quien podría tener intereses ocultos. A partir de ahí, Broughton tendrá que enfrentar las trampas que le ponen no sólo los agentes de la KGB y la Stasi, sino su propio gobierno y otros más interesados en la lista y en el caos en el Berlín separado por el muro. (Para una explicación más detallada de la trama, haz click aquí).

¿Por qué debería ver Atómica?

Bueno, para ser 100% honestos, Atómica es una película MUY entretenida, MUY bien dirigida, con MUY buenas actuaciones, con una EXCELENTE banda sonora. Es decir es una apuesta segura si quiere ir a cine a entretenerse un muy buen rato. Y hasta se puede decir que tiene una premisa bastante interesante, y que se diferencia de su película de inspiración: John Wick. Además de paso se da usted un clasesita de historia, sobre todo si es de esos que cree que los partidos afiliados a la Internacional Socialista sirven para algo diferente que arruinar a sus países.

¿Por qué no debería ver Atomic Blonde?

Pues, la verdad, la única razón que se me ocurre por la que usted no quisiera verse esta película es porque no le gusten las películas de acción, y sus elaboradas consecuencias que con frecuencia parecen desafíos a las leyes de la matemática y la física. Pero incluso así, creo que los elementos de thriller de espías presentes en la película pueden servir como alternativa e incentivo a la hora de comprar la entrada.

Al fin ¿Me la veo o no?

Sí, es una apuesta segura, entretenida, bien hecha y sirve como tentempié mientras John Wick vuelve antes de 2020.

3,87 / 5,00

★★★★

Anuncios

Crítica Ligera X ^ El Planeta de los Simios: La Guerra

Protagonizada por Andy Serkis, Woody Harrelson, Steve Zahn y Gabriel Chavarria, El Planeta de los Simios: La Guerra (War for the planet of the apes, en su título original) es la última entrega de la trilogía-precuela a las presentaciones clásicas de los años 1960s y 1970s. O al menos, es la última entrega de esta PRIMERA FASE de precuelas, porque tal y como hemos visto 20th Century FOX está MUY LEJOS de dejar ir esta gallina de los huevos de oro tan fácilmente. Pero empecemos rápidamente nuestra crítica ligera.

planeta de los simios

¿De qué va El Planeta de los Simios: La Guerra?

Años después del primer enfrentamiento entre los humanos y los simios en San Francisco, como consecuencia de las actividades subversivas de Koba, los simios finalmente parecen vivir pacíficamente en los bosques del norte de California. Lo que los simios ignoran, es que el mismo ente biológico que les permitió acceder a inteligencia a un nivel igual o incluso superior a la de los seres humanos, ha diezmado a buena parte de la población mundial, y aquellos que han sobrevivido lo han hecho a sabiendas que el virus puede mutar y quitarles funciones básicas, como el habla.

Para intentar contener la amenaza y detener la plaga, y una eventual conquista del Planeta Tierra por parte de los simios, El Coronel (Harrelson) inicia una campaña para eliminar a César (Serkis) y a toda su manada. Aunque quizás, eso es lo que él quiere que los simios piensen. Esta rivalidad entre El Coronel y César llevará a una confrontación FINAL que determinará el nombre de la especie dominante en el planeta.

¿Por qué debería ver El Planeta de los Simios: La Guerra?

Puedo enumerar varias razones:

  1. La musicalización a cargo de Michael Giacchino es sencillamente extraordinaria. Hay momentos en que se puede disfrutar de la película, sin siquiera ver la pantalla, únicamente escuchando atentamente la banda sonora instrumental a cargo del compositor originario de Nueva Jersey.
  2. La fotografía a cargo de Michael Seresin es así mismo, impactante. No puedo pensar en alguna toma de esta cinta que estuviera mal iluminada, con mal manejo del color y la textura, o que no aprovechara cada milímetro del metraje en meter al espectador en el universo de la cinta.
  3. Las actuaciones: Woody Harrelson no es ni de lejos mi actor favorito, y mucho menos Andy Serkis metido en un traje de animación 3D, pero hay que reconocer que sus actuaciones, exaltados por un buen guión fueron geniales, se puede percibir a cada momento el conflicto entre ellos, y es un conflicto que se siente real, no ficticio.
  4. Pero nada de lo anterior hubiese sido posible sin la participación del director Matt Reeves (Cloverfield, Confrontación) que logró poner todos estos elementos, más todos los que originarán la historia original (Cornelius, Nova) en un orden de película nivel Oscar. Y no simplemente de un éxito fugaz veraniego.

¿Por qué NO debería ver El Planeta de los Simios: La Guerra?

Pues, la verdad no veo por qué no habría de verla. Es una película que mezcla acción, drama, que tiene EXCELENTES valores de producción y que tiene una premisa sumamente interesante que tiene que ver con la exclusión, la esclavitud y la supervivencia. Es una película de la que se puede aprender mucho, algo que no se encuentra a la vuelta de la esquina en el séptimo arte y mucho menos en el séptimo arte de Hollywood.

Al fin ¿Me la veo o no?

¡SÍ, CORRA! Esta película es una de las mejores del año, aproveche antes de que Annabelle se termine de llevar todas las salas y quiten esta de la cartelera. ¡De una!

4,48 / 5,00

★★★★

 

Crítica Ligera X ^ Emoji: La Película

Terminaron las vacaciones y como siempre sucede cuando hay una pausa larga que amerita desconectarse del mundo, el número de películas acumuladas por reseñar empieza a crecer casi que exponencialmente. Así que por cuestiones de tiempo y presupuesto, quizás más de tiempo que de presupuesto, Emoji: La Película, El Planeta de los Simios, The Bye Bye Man y Atómica tendrán su Crítica, pero en forma ligera. Y como siempre hago las críticas en orden cronológico, empecemos con la primera de las 3 que me vi, la octava película animada de Sony Pictures: la película de los Emojis.

emoji

¿De qué va Emoji: La Película?

Alex, un ordinario adolescente estadounidense, adicto más a su celular que a las interacciones sociales, se ve metido en problemas cuando su dispositivo empieza a mostrar fallas. Lo que Alex desconoce es que dentro de su teléfono, los emojis de su aplicación de textos se encuentran en una seria encrucijada cuando Gene, un emoji MEH empieza a mostrar expresiones múltiples. El hecho obliga a Smiler, el emoji original, a hacer uso de los antivirus para eliminar la falla. Gene, entonces se verá obligado a huir de la aplicación, y de buscar una manera de salir del celular, razón por la cual encontrará en su camino a Jailbreaker, una hacker rompecódigos interesada en llegar a La Nube y a Hi-5, un emoji cuyo único interés es llegar a ser popular de nuevo en los textos de Alex.

¿Por qué debería ver Emoji: La Película?

En esencia, porque es una película familiar, que a pesar de estar en un universo bastante improbable y poco imaginativo (Cars tiene una premisa muy parecida) deja ver unas cuestiones interesantes, con una animación decente y una historia coherente, que logra que el público se enganche y se entretenga en sus 86 minutos de duración.

¿Por qué no debería ver Emoji: La Película?

Pues, si usted es un consumidor frecuente del séptimo arte, la premisa del sujeto que decepciona a todo el mundo por querer aspirar a algo diferente y aparentemente inalcanzable, seguramente le va a parecer aburrida. Y es que en el mundo de la animación parece que se quedan sin ideas y siempre se van por lo seguro. Pues, esta seguridad le ha pasado factura, porque aunque la película ya recaudó más de su presupuesto, las ganancias no han sido tan espectacular como cabría esperar.

Al fin ¿Me la veo o no?

Sí. Pero trate de llevar a sus hijos, sobrinos, primos menores de edad, nietos, etc, etc… porque seguro es mucho más entretenido ver esta película a través de los ojos de alguien al que no le interesa demasiado que se repita la misma historia una y otra vez. Así de sencillo.

3,45 / 5,00

★★★★★

Nuevos Proyectos ^ La Jaula de Bronce

Nacer y crecer en Colombia significa, entre muchas otras cosas, escuchar con mucha frecuencia que vivimos en un país rico y privilegiado: contamos con tres cordilleras que riegan las tierras bajas del país con caudalosos ríos que fluyen a los dos océanos más importantes del mundo y que generan una biodiversidad enorme. Además de múltiples reservas de minerales y combustibles, y una importante riqueza cultural y demográfica. Crecemos creyendo que la naturaleza ha dotado a Colombia de riquezas inimaginables, muchas de ellas aún inexploradas.

la jaula de bronce

Y sin embargo, pese a todo lo anterior, sin contar los logros patrioteros como el cuento que somos el país más feliz del mundo, o de que tenemos el segundo himno más hermoso del mundo (después de La Marsellesa), o que se habla el mejor castellano del Planeta Tierra, la calidad de vida de los colombianos, en lugar de mejorar, se sigue deteriorando y en lugar de tener clara una salida del tercermundismo en que nos hallamos metidos, parece que nos hundimos cada día más en él: más inflación, más reformas tributarias, más desempleo, más robos de celulares, más abusos de la policía de tránsito, y más comerciales del gobierno diciendo que todo es una maravilla.

Y casi sin querer queriendo, casi como una broma, o como una moda, empecé a escribir en mis redes sociales un saludo diario de Buenos Días, pero no un Buenos Días como alguno vez lo hice, deseándole lo mejor de lo mejor a todos, sino un Buenos Días que revelara el por qué, a pesar de todas esas legendarias riquezas que dicen que poseemos, aún seguimos con la morbosa etiqueta de País en Vías de Desarrollo, que es el eufemismo más puerco que le pueden asignar a lo que somos en verdad: un País Subdesarrollado, porque la vía que tenemos para el desarrollo la hemos llenado de obstáculos y estorbos algunos basados en nuestra propia idiosincrasia (o como le escuché alguna vez a algún conocido la “indiosincrasia”) y otros en la ceguera que nubla nuestra visión y que nos mantiene con la nariz metida en el ombligo, sin saber o sin querer saber si quiera qué es lo que sucede ahí, del otro lado de nuestras fronteras.

Es por eso que a partir de la próxima semana, escribiré una columna dedicada a todos esos tópicos, temas u obstáculos que nos mantienen en el tercermundo, en esa jaula de bronce que no nos deja ni soñar con ser un mejor país. Trataré de hacer una los miércoles y una los domingos, pero como SÉ que eso es una utopía, trataré de escribir al menos en uno de esos días y hacer la respectiva promoción el otro.

Desde ya espero su apoyo en este nuevo proyecto de mi blog, que ya está cumpliendo siete años, gracias a todos aquellos que lo han seguido leyendo. Que me han seguido leyendo.

Un abrazo. Los llevo en el corazón.

Crítica Ligera X ^ Persecución al Límite

collide

¿De qué va la película?

Casey (Nicholas Hoult), un ladrón de autos de origen estadounidense encuentra en Alemania al amor de su vida (Felicity Jones) quien muy convenientemente sufre de una enfermedad terminal que lo obliga a elaborar un plan para robar un grueso cargamento de dinero de Hagen Kahl (Anthony Hopkins) un peligroso narcotraficante de Colonia. Para lograr su propósito deberá aliarse con el excéntrico Geran (Ben Kingsley) otro mafioso cuyo objetivo es vengarse de las humillaciones de Kahl.

¿Por qué debería verla?

En resumen, por su último acto. Los últimos 30-40 minutos de la cinta son en realidad muy entretenidos, hay persecuciones bien hechas, situaciones dramáticas y hasta buenos giros argumentales.

¿Por qué no debería verla?

En resumen por todo lo que va antes de esos últimos 30-40 minutos. Casi que la primera hora de la película se agota en un melodrama absurdo e incoherente, una historia de mafiosos poco interesante y menos creíble, abordada con el estilo visual soso del cine europeo. Y si usted es fanático de Felicity Jones o del feminismo, mejor aléjese de esta cinta: el papel de damisela en apuros de la misma que vimos encarnando a una heroína galáctica en Rogue One podría ofenderlo.

¿Debería verla o no?

Sí, pero en una plataforma en la que usted pueda adelantar escenas a voluntad. Como en el porno. Esta película tiene muy poco que ofrecer, pero eso que ofrece vale la pena verlo.

 

1,39 / 5,00

★★★★