¿Cuál Es el Remedio contra la Corrupción?

El proceso 8000, Foncolpuertos, Dragacol, Interbolsa, el Carrusel de la Contratación, Interbolsa, Saludcoop, Reficar, Odebrecht. Los anteriores son apenas unos cuantos, de la siempre creciente lista de casos de corrupción que han azotado y siguen azotando a nuestro país, negocios dónde algunos como Ernesto Samper, Carlos Gonzáles, Mauricio Cárdenas, Rodrigo Jaramillo, los Nule, Carlos Palacino, Juan Carlos Echeverry y Juan Manuel Santos utilizaron el poder que les fue confiado por la ciudadanía y el aparato estatal, para enriquecerse o para pagar favores previos a punta de contratos multimillonarios asignados a dedo, en detrimento del bienestar público.

corrupcion2

Con esta larga lista de escándalos, sin mencionar aquellos que no alcanzaron a llegar a la prensa, y los muchos más que ni siquiera han salido a la luz pública; no sorprende que Continúa leyendo ¿Cuál Es el Remedio contra la Corrupción?

Anuncios

Colombia: El País De Los Indignados Hipócritas.

hipocrita
Colombia tiene puesta una mascara, pero cuando alguien se atreve a moverla, todo el mundo salta ofendido.

Varios hechos que mojan prensa en los últimos tiempos en Colombia, sólo comprueban que nuestro país debe estar en el libro de los Guiness Records como el país más hipócrita del mundo.

Tal hipocresía va por cuenta de una indignación que no tiene ni pies ni cabeza, una horda de ofendidos que sólo ven las palabras y la pantalla, pero no ven los hechos.

No había terminado el diputado de Antioquia, Rodrigo Mesa, de declarar que “Invertir en el Chocó es como perfumar un bollo” cuando la ola de desocupados, incluyendo los canales nacionales de noticias (que son los más desocupados que hay) empezaron a darse golpes de pecho, a romperse las vestiduras y a poner el grito en el cielo. Nadie analizó los hechos. Rodrigo Mesa no dijo que el Chocó era una mierda, ni que sus habitantes lo fueran, como al parecer a la mayoría entendió, no, habló de que las inversiones en el Chocó es el peor negocio que puede existir, mucho más cuando en Antioquia hay tanto por hacer.

danialondoño
Lo sucedido con Dania Londoño demuestra que incluso los secretos a voces, cuando se hacen público hieren demasiadas susceptibilidades.

La mayoría de los ofendidísmos, entre ellos Ilia Calderon, nunca han invertido ni invertirían un peso en el Chocó ¿La razón? Es un pésimo negocio ¿Por qué? Porque todas las obras nacionales, departamentales y municipales, de carácter público o privado están destinados al fracaso por la creciente ola de corrupción en esa zona del país. En Colombia todos sabemos que el Chocó es una entidad territorial fallida, cuya clase dirigente ha esclavizado a su población. No es cuestión de olvido, el Chocó recibe anualmente más recursos de la nación que muchos otros departamentos, pero la corrupción rampante hace que esos recursos se pierdan mucho más rápido de lo que llegan.

Muchos de los que critican a Rodrigo Mesa, por decir la verdad, serían los primeros en echarse a la pena moral si los trasladan a trabajar a Quibdó o a cualquier municipio de la cuenca del Atrato. Lo que el diputado dice no es una locura racista, es sólo la verdad.

Pero que se puede decir de un país dónde todo el mundo sabía que en Cartagena el turismo sexual está a la orden de día, y más de uno puso cara de sorpresa cuando salió la noticia del escándalo sexual de Dania Londoño y los agentes del servicio secreto. Todo el mundo lo sabía. Todos sabemos que los extranjeros llegan a Cartagena más a buscar putas baratas que a disfrutar de las descoloridas murallas que rodean el corralito de piedra.

Ahora si nos duele mirarnos en el espejo de la realidad, es porque de hecho la cara que tenemos es muy fea y cada vez que alguien pone el dedo en la llaga, saltan los patrioteros de pacotilla a defender lo indefendible.

rodrigomesa
Rodrigo Mesa está ahora en el centro del huracán por decir la verdad. Así somos en Colombia.

Todos sabemos que todo esto se debe a siglos y siglos de malas decisiones democráticas, de las mafias electorales y contractuales, que están allí en frente de nuestras narices, pero nadie hace nada. Amanecerá y veremos como reaccionaremos con el próximo escándalo, cuando nos muestren lo evidente o nos digan la verdad en la cara.