Notas de Película | Ni en tus Sueños | Long Shot

¿Qué es realmente el amor? Y si por algún acontecimiento cósmico, resulta que eso que llaman amor existe ¿Es como se ve en las telenovelas y en las novelas para adolescentes? ¿Realmente mereces amar? ¿Realmente mereces ser amado?

Pues las anteriores son las preguntas que el director Jonathan Levine toma como armazón para su película número nueve, que al igual que las ocho anteriores viene cargada de su particular enfoque que mezcla la realidad y el amor, esta vez con dos grandes estrellas de Hollywood a la cabeza: Charlize Theron y Seth Rogen.

Ahora ¿Será suficiente con tener el dream team de Levine, Theron y Rogen en pantalla para validar los 125 minutos que tarda la película? Pues, a continuación, la respuesta.

Continúa leyendo Notas de Película | Ni en tus Sueños | Long Shot
Anuncios

Por las las Banderas de mi Colombia: Bolívar.

Flag_of_Bolívar_(Colombia).svg

Departamento: Bolívar.

Lo que parece: La hermana menos fea de la bandera de Continúa leyendo Por las las Banderas de mi Colombia: Bolívar.

Colombia, En 32 Departamentos Con Igual Población (Parte 1/5: Costa Atlántica)

¿Alguna vez se ha preguntado cómo se vería el mapa de Colombia si se dividiera en 32 departamentos con igual número de pobladores? La respuesta es: bastante extraño a decir verdad. Actualmente nuestro país está dividido en 32 departamentos, uno de los cuales contiene a nuestra extraña capital que para algunos propósitos hace parte de Cundinamarca, y para otros hace parte de su propio pseudo-departamento llamado Bogotá Distrito Capital.

Mientras unos son monstruosamente sobrepoblados (te veo a ti, Antioquia y Cundinamarca) otros tienen menos población que la mayoría de municipios del país. Por eso sería justo que se nivelaran las cosas.

Lo que hice fue sencillo: dividí la población total del país entre 32 y luego ajusté el mapa por municipios para que en todos estuviera exactamente la misma población, que corresponde a aproximadamente a 1’500.000 personas.  A cada una de estos “nuevos departamentos” me atreví a nombrarlos de acuerdo a alguna característica geográfica o cuando se trata de una conglomeración urbana, con el nombre de la ciudad o algún elemento que resalte.

Dado que pretendo que alguien en realidad LEA la nota, y no que se duerma en el proceso, lo haré por regiones, empezando (por supuesto) con mi Costa Atlántica.

costa atlántica

 

Actualmente la Costa Atlántica tiene 8 departamentos: San Andrés, Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre y Córdoba, pero dentro de un país con 32 departamentos con igual población, quedaría únicamente con 7.

CARIBE:

Ubicado en los actuales territorios de Guajira, San Andrés y Providencia y el distrito de Santa Marta.

SERRANÍAS:

Ubicada en los territorios que corresponden al departamento del Cesar, y algunos municipios del departamento del Magdalena, cercanos a la Sierra Nevada.

BAHÍA:

Constituido por los algunos municipios del departamento del Magdalena y otros del actual departamento del Sur del Atlántico.

BARRANQUILLA:

Este departamento quedaría constituido por el actual distrito de Barranquilla y los municipios del Norte del Atlántico.

CARTAGENA:

En el mapa aparece más grande que Barranquilla, pero sólo porque se necesitan más municipios para cumplir con la población, mínima. Queda constituido por el Distrito de Cartagena y municipios del Norte de Bolivar.

NUEVO BOLÍVAR:

El departamento más grande de esta región quedaría constituido por la totalidad del departamento de Sucre y los municipios restantes del departamento de Bolívar.

SINÚ:

Corresponde a la totalidad del departamento de Córdoba, excepto un par de municipios que pasarían al municipio de… Oh! bueno, eso queda para la próxima entrega.

¿Les parece que los nombres están bien? ¿Por cuáles los cambiarías? ¿Algún error? Por favor comenten.

Sobre El Paseo 2 y Otras Películas Mediocres.

Poster de “El Paseo 2”.

Al igual que el pesebre, los buñuelos, la natilla, los quemados con pólvora y las víctimas de las balas perdidas, la película de fin de año se está convirtiendo en toda una tradición en Colombia y como todos los años la expectativa siempre es mayor a la realidad.

Tras una enorme campaña publicitaria, en 2012 la noble tradición de lanzar película colombiana para el 25 de Diciembre, corrió por cuenta de Harold Trompetero con “El Paseo 2”, una cinta producida por Dago García y el Canal Caracol (ya podrán ustedes mismos ir sacando sus conclusiones).

Primero que todo me quedé perdido en el título ¿Es que acaso hubo un “Paseo 1”? y en caso de que efectivamente tal película hubiese existido ¿por qué sacar una secuela? ¿Acaso es tan imperativo para el señor García lanzar algo en Diciembre que lanza lo que sea y como sea? Y sobre todo ¿quién en sus cinco sentidos le da luz verde para semejante idea?

“El Paseo 2” es una película que se puede catalogar como “entretenida” y hasta “divertida” por momentos si se quiere, pero la única palabra que no le queda es “cinematográfica”. La cinta aguanta, es verdad, pero no lo suficiente como para pagar una entrada a cine, la historia es tan simple, tan poco creativa y tan predecible, que hubiese encajado muy bien en el prime time del Canal Caracol como una miniserie o como una película hecha para TV.

La película recurre al viejo y aburrido truco de burlarse de los típicos estereotipos colombianos, que ya hemos visto hasta el cansancio en el montón de telenovelas malas en nuestros canales privados. Por un lado John Leguizamo interpreta al marido terco, inseguro y tacaño, un papel que me sorprende no haya caído en manos de Enrique Carriazo o Robinson Diaz. Karen Martinez es la esposa demasiado buena para el marido, linda y comprensiva que ocasiona celos en su pareja, claro que Martinez deja mucho que desear en su actuación, si es que lo que hace se puede llamar actuación.

Kristina Lilley eternizada en el papel de suegra cansona/villana no aporta nada que ya no hayamos visto en cualquiera de sus últimas novelas. Del resto de los actores (incluyendo a Martin Karpan y a Isa TKM) pues con sólo decir que “El Pibe” Valderrama lo hizo mejor en sus pocos minutos en la pantalla, ya se pueden dar una idea.

El hecho que la actuación de “El Pibe” Valderrama supere la de los protagonistas, ya dice mucho de “El Paseo 2”.

La fotografía es deficiente, y no se por qué pero ya Cartagena empieza a cansar como escenario, y  el trabajo de cámaras tampoco ayuda mucho que digamos. Las escenas claves parecen recicladas de las películas del “Gordo” Benjumea por allá en los años 80, y no tienen nada de original.

En resumidas cuentas, la historia de “El Paseo 2” no es más que una cadena de eventos desafortunados sin ninguna conexión coherente y que deja a los personajes sin ningún desarrollo, lo cuál es agravado por las pésimas actuaciones.

“El Paseo 2” no es ni la mejor ni la peor película de fin de año que se ha hecho en Colombia, es sencillamente un homenaje a la mediocridad de ciertos sectores del cine colombiano respaldados por los canales privados. ¿Vale la pena verla? Yo diría que es mejor verla cuando la pasen gratis en Caracol, no vale la pena comprar el tiquete.

Calificación: 2.97 /5.00

Colombia: El País De Los Indignados Hipócritas.

hipocrita
Colombia tiene puesta una mascara, pero cuando alguien se atreve a moverla, todo el mundo salta ofendido.

Varios hechos que mojan prensa en los últimos tiempos en Colombia, sólo comprueban que nuestro país debe estar en el libro de los Guiness Records como el país más hipócrita del mundo.

Tal hipocresía va por cuenta de una indignación que no tiene ni pies ni cabeza, una horda de ofendidos que sólo ven las palabras y la pantalla, pero no ven los hechos.

No había terminado el diputado de Antioquia, Rodrigo Mesa, de declarar que “Invertir en el Chocó es como perfumar un bollo” cuando la ola de desocupados, incluyendo los canales nacionales de noticias (que son los más desocupados que hay) empezaron a darse golpes de pecho, a romperse las vestiduras y a poner el grito en el cielo. Nadie analizó los hechos. Rodrigo Mesa no dijo que el Chocó era una mierda, ni que sus habitantes lo fueran, como al parecer a la mayoría entendió, no, habló de que las inversiones en el Chocó es el peor negocio que puede existir, mucho más cuando en Antioquia hay tanto por hacer.

danialondoño
Lo sucedido con Dania Londoño demuestra que incluso los secretos a voces, cuando se hacen público hieren demasiadas susceptibilidades.

La mayoría de los ofendidísmos, entre ellos Ilia Calderon, nunca han invertido ni invertirían un peso en el Chocó ¿La razón? Es un pésimo negocio ¿Por qué? Porque todas las obras nacionales, departamentales y municipales, de carácter público o privado están destinados al fracaso por la creciente ola de corrupción en esa zona del país. En Colombia todos sabemos que el Chocó es una entidad territorial fallida, cuya clase dirigente ha esclavizado a su población. No es cuestión de olvido, el Chocó recibe anualmente más recursos de la nación que muchos otros departamentos, pero la corrupción rampante hace que esos recursos se pierdan mucho más rápido de lo que llegan.

Muchos de los que critican a Rodrigo Mesa, por decir la verdad, serían los primeros en echarse a la pena moral si los trasladan a trabajar a Quibdó o a cualquier municipio de la cuenca del Atrato. Lo que el diputado dice no es una locura racista, es sólo la verdad.

Pero que se puede decir de un país dónde todo el mundo sabía que en Cartagena el turismo sexual está a la orden de día, y más de uno puso cara de sorpresa cuando salió la noticia del escándalo sexual de Dania Londoño y los agentes del servicio secreto. Todo el mundo lo sabía. Todos sabemos que los extranjeros llegan a Cartagena más a buscar putas baratas que a disfrutar de las descoloridas murallas que rodean el corralito de piedra.

Ahora si nos duele mirarnos en el espejo de la realidad, es porque de hecho la cara que tenemos es muy fea y cada vez que alguien pone el dedo en la llaga, saltan los patrioteros de pacotilla a defender lo indefendible.

rodrigomesa
Rodrigo Mesa está ahora en el centro del huracán por decir la verdad. Así somos en Colombia.

Todos sabemos que todo esto se debe a siglos y siglos de malas decisiones democráticas, de las mafias electorales y contractuales, que están allí en frente de nuestras narices, pero nadie hace nada. Amanecerá y veremos como reaccionaremos con el próximo escándalo, cuando nos muestren lo evidente o nos digan la verdad en la cara.