¡Se Acerca el Verano!

¡Se Acerca el Verano!

Así como los personajes de la serie de HBO «Juego de Tronos» viven temerosos de la llegada de un invierno largo y negro al cual es difícil que sobrevivan, aquí por estos lados de las Américas deberíamos estar preocupándonos por todo lo contrario. Se acerca el Verano, que es como se le conoce a la época de sequía en este lado del mundo, en contraposición con el invierno, que es la temporada de lluvias. Luego de dos años bajo las insistentes lluvias, los cielos encapotados y las bajas temperaturas a las que nos acostumbró «El Fenómeno de La Niña» lo que se nos viene con su contraparte más caliente, «El Fenómeno del Niño» es para empezar a tomar precauciones y bastante serias.

Ya nos han dado un adelanto de lo que se nos viene para encima, las altísimas temperaturas que se registraron a mediados de este año en todo el país (+25° en Tunja, +42° en Barranquilla) son apenas un abrebocas de lo que el nuevo fenómeno del niño nos puede traer.

El sistema de salud debe prepararse, las altas temperaturas puede generar patologías serias sobre todo en la población de más edad, y no crea que por ser joven usted va a ser inmune a las altas temperaturas, a un choque térmico en su organismo no le importará si usted tiene 15 o 51.

El suministro de energía eléctrica y agua potable está en un enorme riesgo. Nuestro país obtiene su energía eléctrica de las hidroeléctricas y si el niño se lleva las lluvias, y el agua, no habrá energía y volveremos a los tiempos oscuros de los racionamientos de 1991 y a pendejadas de marca mayor como «La Hora Gaviria».

Así como el año pasado hubo agua de sobra, cuando venga el niño, se derramarán lagrimas de sangre esperando que caiga del cielo alguito de esa agua, al menos para bañarse, todas las fuentes de agua estarán en serio peligro, mucho más ahora que nuestras ciudades han crecido y su demanda por el vital líquido es enorme.

Ni hablemos de los incendios que causaran las altas temperaturas, las vidas y propiedades de muchas personas estarán en riesgo.

Las lluvias están por terminar, pero lo que viene no es mucho mejor.

Y si eso no le parece suficiente, agárrese, la sequía hará que la comida se ponga más cara, la leche, la carne, los productos agrícolas, todo se pondrá caro debido a la falta de agua.

La gran pregunta es ¿Qué medidas está tomando nuestro gobierno para enfrentarse al desastre venidero? Lo mismo que hizo para evitar la catástrofe causada por las inundaciones del año pasado: nada. Es hora de mirar un poquito más hacia el futuro y dejarnos de vivir exclusivamente en el presenta, nuestras vidas depende de eso.

Lo Que Las Lluvias Revelan Sobre Colombia

aguas1
Los recursos hídricos de Colombia son enormes ¿Se han sabido aprovechar?

Colombia, ubicado en la mejor posición de América del Sur, entre el Caribe y el Pacífico, con enormes recursos hídricos, atravesado por grandes ríos, que cubre extensos valles y llanuras. Colombia es sin duda una tierra privilegiada.

Pero toda esa maravilla se asemeja mucho a un hermoso collar de perlas, pero arrojada a los cerdos, justo como en la parábola bíblica. Es cierto, nuestro país tiene un potencial enorme en cuanto a aguas se refiere, pero aquí en vez de utilizarlos a nuestro favor, lo que se ha hecho continuamente desde que se fundó esta nación ha sido maldecir ese enorme privilegio contenido en nuestros mares y ríos.

Solo en un país como este, se les ocurre hacer el desarrollo a kilómetros del mar, huyendole, renegando de el, como si fuera una carga a cuestas, en lugar del enorme benefactor económico que en realidad es. Solo en un país como este, se les ocurre producir todo en la cima de las montañas para después poner todo en camiones que avanzan por desfiladeros de espanto, en las peligrosísimas faldas de los Andes Colombianos. Solo en un país como este ocurre semejante despropósito. ¿Cuanto daría Bolivia por un marginal pedazo de tierra costera como el que han pelado históricamente con Chile?

sucrexx
Pueblos Inundados por la Ola Invernal

Pero eso no es todo, no solo los mares, sino los ríos, las cienagas, los humedales, revelan mucho más de esta tierra, nacida a destiempo por unos afanes históricos innecesarios. Sólo en este país se ha tratado de contener los ríos, como si fueran en lugar de una fuente de agua y alimentos como un monstruo adormecido que debe ser mantenido fuera de la vista de los seres humanos. No es sino ir al puerto fluvial por excelencia, Barranquilla, para darse cuenta que ahí uno no ve el río por ningún lado, la ciudad se abrió lejos de él. Mientras que en ciudades de índole semejante, como New Orleans, es el río el epicentro de la ciudad, el corazón, el núcleo urbano.

zenuez1
Los Zenues aprovechaban las inundaciones, para nosotros es una tragedia anual ¿Se puede hacer algo?

En ese sentido no es sino recordar cuantas cienagas y humedales han sido drenados y secados a la fuerza para dar paso a asentamientos humanos, no es sino ver La Mojana y Chía para darse cuenta que estas embarradas garrafales han ocurrido en todas las regiones del país. Muy pocas obras inteligentes, como las represas con fines hidroeléctricos, han utilizado sabiamente nuestros ríos. A diferencia de los Zenúes que redirigian todo el agua en una red descomunal de zanjas y canales, que aprovechaban para la agricultura toda el agua en la época de lluvias, hoy esa misma época es sinónimo de tragedias. Muchos le echan la culpa a la tala indiscriminada en la orillas, otros a la corrupción, y en fin no nos damos cuenta que todo está mal desde el principio. Creemos que el agua es el enemigo, cuando es el mejor regalo que se le ha dado a la humanidad y aquí tenemos de sobra. El día que comprendamos que no es cuestión de apartarnos del agua, sino acercarnos para utilizarla adecuadamente, ese día cesaran las inundaciones, y podremos por fín contemplar la lluvia con gozo y no con miedo.