¿Necesita Colombia una Política exterior más agresiva? ^ Columnas X

Vi el chiste hace unos meses en reddit. Era una de esas discusiones largas y candentes en las que unos defendían el derecho de Bolivia a tener acceso a un pedazo en la costa del Pacífico, y otros defendían el derecho de Chile a mantener su integridad territorial. Y fue uno de los participantes de este segundo grupo el que hizo el divertido, pero a la vez (para mí) amargo comentario:

Pues, si Bolivia quiere mar, que se lo pida a Colombia, igual, por allá lo están regalando.

Este comentario refleja de manera muy puntual la forma en que desde el exterior perciben a Colombia: un país amilanado y pusilánime, que no es capaz ni siquiera, de defender la integridad de su territorio.

columnas x 1

Y es que con la política de “resolución pacífica de conflictos” impuesta por el presente gobierno a toda situación y circunstancia imaginable, nuestro país se ha visto a expuesto a una serie de humillaciones y ultrajes, de los cuales el más reciente ejemplo fue el cierre indefinido de la frontera común por parte del gobierno de Venezuela, por cuenta de la “masiva inmigración”  y  a una “inminente amenaza a las instituciones venezolanas desde territorio colombiano”… inmigración y amenazas que hasta ahora nadie ha visto por ningún lado.

Dichos incidentes, tras los cuales la reacción del presidente ha sido emitir discursitos tibios con el cuento de que “las cosas no se resuelven así”, y dar instrucciónes a la Ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín de resolver las crisis “mediante el diálogo”, dejan mucho que desear de la política exterior de Colombia, porque si el régimen de un país hundido en una crisis humanitaria, ahogado por la escasez, la emigración (no la inmigración como dice Maduro) la fuga de capitales y la inflación, y que encima nos debe casi MIL MILLONES DE DÓLARES, tiene la suficiente osadía para insultarnos, humillarnos, invadir aguas territoriales colombianas y encima cerrarnos la frontera. ¿Qué queda para el resto del mundo?

Y este no ha sido el incidente más grave.

No es sino recordar, los SETENTA Y CINCO MIL KILÓMETROS CUADRADOS que Nicaragua le arrebató a Colombia con el beneplácito de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, en Noviembre de 2012, y sobre el cuál el gobierno sólo se pronunció de manera oficial casi un año después con el cuento inverosímil de que el “fallo se acata, y no se aplica, como si eso tuviera alguna lógica o sentido.

Pero por más que quisiera echarle la culpa a María Ángela Holguin de la jocosa imagen de Colombia en el exterior, hay que reconocer que todas esas políticas blandengues e irresolutas, provienen de la cabeza del estado, el presidente Juan Manuel Santos, que en su afán de consolidar una política de cobardía disfrazada de pacifismo, ha llevado al país a una posición donde no sólo está sujeto a humillaciones y vejámenes, sino a la perdida de más territorio.

Este peligro latente, en el que se ven expuestas nuestra soberanía y nuestra integridad territorial, demuestran que Colombia SÍ necesita una política exterior más agresiva.

Mientras estos dos personajes humillan, ultrajan y hasta invaden territorio colombiano ¿Qué hace el gobierno colombiano?
Mientras estos dos personajes humillan, ultrajan y hasta invaden territorio colombiano ¿Qué hace el presidente Santos y su canciller?

El primer paso en dicha política sería desconocer por completo el Fallo de la Haya, utilizando el mismo argumento que usó Nicaragua, aduciendo que en el año 2001, año en que Colombia aceptó la jurisdicción de CIJ en el asunto, el país sufría de una grave inestabilidad política, y que la presión de grupos armados habían infiltrado seriamente los procesos democráticos, lo cuál es completamente cierto.

Y la mejor manera de desconocer ese absurdo fallo es sencillamente abrir licitaciones eco-turísticas y petroleras en estas aguas, con participación de interesas de países aliados a Colombia y no tan aliados a Nicaragua, como Costa Rica, Estados Unidos, Jamaica y Panamá.

En el caso de Venezuela, Colombia está en mora de exigir TODOS los dineros que el país vecino debe, y emitir una nota en la que de no hacer honor a dichas deudas, se prohibirá definitivamente el comercio, y la movilidad en las fronteras que pasarían a estar militarizadas. Después de todo ¿Para qué mantener un comercio con un país que no paga? Y respecto a la población de fronteras, sería buena idea desde ya, que vayan eligiendo de que lado de la frontera quieren vivir.

Dentro de esta misma política sería imperativo demarcar las aguas en la zona del Golfo de Venezuela dentro de licitaciones contractuales con petroleras internacionales para la autorización de la exploración y explotación de hidrocarburos, siempre que cuente con el respaldo militar del Comando Sur de los Estados Unidos, generando un límite de facto. Si Venezuela quiere atacar a una nave de combate estadounidense, pues que ya sea problema de ellos.

Sin embargo, mientras el gobierno siga en su tónica de “resolución pacífica de conflictos” con organizaciones y estados que actúan de manera hostil y beligerante en contra nuestra, Colombia seguirá expuesta al deterioro de su dignidad, su soberanía, a la pérdida de (más) territorio, y a ser el objeto de chistes y burlas en todo el hemisferio.

Anuncios

Un comentario en “¿Necesita Colombia una Política exterior más agresiva? ^ Columnas X

  1. Los gringos el único aliado que tienen es el billete. Ellos no se atreverían a defender unos límites que ni son de ellos ni amenazan sus intereses económicos. Estoy de acuerdo en lo que propones, pero creer que USA nos va apoyar militarmente en ello es un pajazo mental.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s