Crítica Retro X ^ RockNRolla

Guy Ritchie es un director que tiende a polarizar las opiniones respecto a sus películas. Mientras un polo dice que sus películas son geniales, divertidas y entretenidas, otro polo dice que son predecibles, frívolas y ostentosas. Pero incluso los disertadores más radicales de las películas del director británico coinciden en que, fuera de las consideraciones de si es buena o mala, RockNRolla es la más significativa de su currículo. En otras palabras fue su tiquete de entrada a las películas de alto presupuesto de Hollywood.

Y siendo esta su película más trascendental, y habiendo detestado a su más reciente intento El Rey Arturo: La Leyenda de la Espada, y habiendo resaltado su intento inmediatamente anterior El Agente de CIPOL, resultaba necesario ver RockNRolla para hacer las respectivas comparaciones.

rocknrolla

RockNRolla cuenta la historia de… bueno, de hecho no cuenta UNA historia, cuenta MUCHAS historias y eso es lo que Continúa leyendo Crítica Retro X ^ RockNRolla

Anuncios

Crítica X ^ Alien: Covenant

A diferencia de lo que fue, por amplio margen, el consenso general respecto a Prometheus, a mí realmente no me mató. Me pareció un blockbuster de verano, bien dirigido, con una historia interesante, sí, pero nada que en realidad la hiciera resaltar por encima del promedio de Hollywood y mucho menos por encima de las otras películas del Universo Alien. De hecho, uno de los pocos puntos positivos que encontré en esa película fue la actuación de Noomi Rapace, por lo que fue bastante decepcionante saber que en la secuela, de la que hablaremos en esta crítica, titulada Alien: Covenant, Rapace no estaba por ninguna parte.

Sin embargo, debo decir que Alien: Covenant no sólo manejó a la perfección la ausencia de Noomi Rapace, sino que logró algo que parecía imposible: si bien no superar, al menos igualar a las películas originales de 1979 y 1986 en tono, dirección, premisa y sí, en actuaciones también.

alien covenant

Alien: Covenant cuenta la historia de la tripulación de la nave espacial Covenant (destino o punto de llegada, en español), forzada a despertar de su hibernación luego de que una explosión fortuita en el espacio alterara de manera considerable la nave colonizadora, que lleva un total de dos mil personas y mil embriones a un planeta llamado Origae-6.

En el proceso de restauración de la nave, la tripulación del Covenant intercepta una transmisión de un planeta que resulta tener condiciones muchísimo mejores que Origae-6 para sustentar vida y deciden investigar. A partir de allí, la tripulación tendrá que enfrentarse a un enemigo insospechadamente peligroso que habita en el planeta, al mismo tiempo que intenta comprender lo que sucedió con Elizabeth Shaw y David luego de que abandonaran el planeta LV-223 al final de Prometheus.

La historia es sensacional. Los escritores John Logan y Michael Green lograron recrear todos los aspectos que hicieron grande a la franquicia de Alien, en una historia completamente original y que además intenta explicar muchos de los misterios que rodean al letal y enigmático xenomorfo.

Y si pasamos a hablar de Ridley Scott y la dirección, la cosa se pone mucho mejor. Scott logró no sólo hacer una película visual y sonoramente impactante y atractiva, sino que consiguió llevar el terror claustrofóbico de Alien a otro nivel, al demostrar que la criatura puede ser incluso MÁS peligrosa en un espacio abierto que en una reducida y confinada lata espacial.

Si pasamos a las actuaciones, sólo puedo decir que todos estuvieron en un excelente nivel, pero Michael Fassbender estuvo sensacional, con todas sus sílabas. No sólo porque tuviera que interpretar dos papeles, el de David y el de Walter, dos organismos sintéticos que a pesar de ser tan parecidos, pueden ser radicalmente diferentes, sino por la manera en que logra personificar a ambos con una serie de detalles que sólo un gran actor puede lograr. Fassbender en Alien: Covenant no interpreta a sus personajes, se transforma en ellos.

Quizás Fassbender tiene semejante peso en la película porque en definitiva le tocaron líneas muy buenas, que toca la premisa fundamental de la película que tiene que ver indiscutiblemente con el poder, por qué muchos se corrompen con él, y cómo usarlo correctamente. Así mismo, las escenas no sólo dramáticas, sino también las de acción y las de terror fueron cuidadas al detalle. Seguro en el futuro constituirán las delicias de los usuarios de YouTube que suben clips de las mejores escenas del cine.

En conclusión: Alien:Covenant no sólo consigue ser una secuela decente de Prometheus, sino que se constituye en una digna adición al Universo Alien, mezclando en una película entretenida, una premisa poderosa, una historia llamativa y unas excelentes actuaciones.

5,00 / 5,00

★★★★★

P.D. ¿Cómo se llama la canción que suena en el momento en que el alien (xenomorfo) sale del cuerpo del Capitán Oram?

La canción se llama Chest Burster y está en la Banda Sonora de Alien: Covenant. En el siguiente video la podemos escuchar.

 

Crítica X ^ Guardianes de la Galaxia Vol. 2

Todos los que vimos la primera entrega de Guardianes de la Galaxia recordamos cuales fueron las claves de su éxito: héroes con personalidad, villanos creíbles y sobre todo (y lo más importante) su conexión con la música. Pero como sucede con bastante frecuencia en todo lo que toca Disney, una vez creen que han encontrado la fórmula mágica para atraer millones en taquilla y encima la favorabilidad de la crítica, empiezan a exagerarla y a repetirla hasta un punto en que el conjunto resulta, si bien no irreconocible, al menos, eso sí, bastante disparatado.

guardianes

Guardianes de la Galaxia Vol 2. (Título original: Guardians of the Galaxy Vol. 2) continúa con la historia de Peter Quill (Chris Pratt) y su equipo de criminales, recién convertidos a héroes que incluyen a Gamora (Zoe Saldana), Drax (Dave Bautista), Rocket (Bradley Cooper) y Groot (Vin Diesel). En esta oportunidad, el equipo acude al encargo de Ayesha (Elizabeth Debicki), la líder del Planeta Soberano, una elitista y pedante raza con un alto nivel tecnológico.  Las cosas para Quill y su equipo se complican cuando Ayesha descubre que durante la comisión del encargo, objetos de altísimo valor fueron sustraídos de su planeta y se da a la cacería de nuestros renuentes héroes.

A partir de allí, los Guardianes tendrán, no sólo que encontrar la mejor manera de enfrentarse a la cacería Soberana, sino también la de lidiar con un Celestial que podría tener información muy sensible sobre el origen de Peter.

Habiendo dicho lo anterior, resulta ineludible señalar lo terriblemente predecible que resulta el argumento de esta cinta. Primero, es apenas obvio lo que pretenden al sacar a Yondu de la categoría de villano, a la de héroe, muy parecido a lo que sucede con Nébula. Aunque esta última quizás (por cuenta del buen trabajo de la actriz Karen Gillian) se convirtió en uno de los puntos fuertes de la cinta. Pero la verdadera cereza del pastel es la línea argumental de Ego y su relación con Peter. ¿En cuántas películas y series de televisión hemos visto que aparece el papá biológico del personaje y este resulta no ser tan bueno como se ve al principio?

Por favor, esto se supone que es el billonario universo de Marvel, no un capítulo de relleno de Friends.

La dirección, puede que sea correcta, pero no deja de ser irritante por el continuo, y muchas veces innecesario uso de la pantalla verde. Estamos ante una película donde lo que no está alterado por computadores, se cuenta en segundos.  Y quizás todo la predictibilidad y las pantallas verdes se podrían perdonar, si tan solo la película fuera infaliblemente entretenida. Pero no.

En esta cinta, la música, a diferencia de la primera entrega, no sirve para complementar las secuencias, sino que por momentos parece hacer todo lo contrario: sobrar y estorbar. No dudo que el curador de la lista de canciones hizo un excelente trabajo, pero es en la edición y la inclusión de dichas canciones dentro de la película donde estuvieron los clavos más gruesos del ataúd de este largometraje.

Aparte de estos tres elementos, aún así, se puede notar que los escritores se esmeraron en crear coherencia dentro de los diálogos de los personajes, responsables de los ingeniosos chistes, que siempre lograron una carcajada natural del público.

El final de la película, es el que esta cinta sin duda merece: una desordenada secuencia repleta de efectos especiales, destrucción y manipulación emocional al mejor estilo de Disney.

Para resumir: probablemente no se duerma viéndola, pero nunca será posible que la disfrute igual que disfrutó la primera entrega.

2,68 / 5,00

★★★★★

Crítica Ligera X ^ Los Pitufos en la Aldea Perdida

los pitufos

¿De qué va la película?

La próspera, pacífica y bastante predecible aldea de los Pitufos entra en un periodo de crisis luego que Pitufina decida escapar tras verificar que no encaja en la definición académica de un Pitufo. A partir de allí, y en compañía de Filosofo, Fortachón y Tontín, Pitufina tendrá que superar los obstáculos que supone el camino y su mismo creador, el malvado mago Gargamel, para encontrar finalmente la aldea perdida donde quizás, sólo quizás descubra cuál es su verdadero lugar en el mundo.

¿Por qué debería verla?

Pues, creo que usted debería verla si usted está entre 1 y 3 años de edad y tiene una fascinación con las figuras antropomórficas y los colores vivos. De lo contrario no veo por qué va a perder 90 minutos de su vida viendo esta porquería de película.

¿Por qué no debería verla?

Esta es, en esencia, una cinta que no tiene sentido ni propósito. Esta película, que pretende relanzar la franquicia de Los Pitufos, tan solo 4 años después de la segunda entrega protagonizada por Hank Azaria y Patrick Neal Harris, es una perdida total de tiempo. La historia es, a falta de otro término, radicalmente estúpida, además de repetitiva, porque precisamente en la película de 2013, ya se había usado los traumas de Pitufina como base del argumento. Así mismo, el desarrollo de los personajes es nulo, los diálogos son aburridos y las secuencias predecibles y nada sorprendentes.

¿Debería verla o no?

Usted, si es un adulto, no. Pero si tiene planes de deshacerse de sus hijos, sobrinos, hermanos, nietos, o primos menores de 3 años por hora y media, bien podría meterlos en la sala de cine durante ese tiempo y quizás, sólo quizás, ellos podrían disfrutarla. Eso sí, si antes no ensucian el pañal desechable que llevan puesto.

1,04 / 5,00

★★★★

Crítica Ligera X ^ Un Jefe en Pañales

un jefe en pañales

¿De qué va la película?

Timothy Templeton, un niño con una imaginación exorbitante y con una vida perfecta como hijo único, empieza a ver como su posición de privilegio frente a sus padres se ve comprometida con la llegada de un extraño bebé, vestido de saco y corbata. Pronto Timothy descubrirá no sólo el secreto detrás del extraño bebé, sino que aprenderá que las mejores cosas de la vida son aquellas que se comparten con alguien más.

¿Por qué debería verla?

En definitiva porque es una propuesta fresca y diferente a los temas ya rallados y repetidos hasta el hartazgo en el cine animado. Es una película que no sólo se puede disfrutar por ser entretenida, sino porque permite entrar a valorar elementos como la imaginación, la familia y el hasta el hecho de convertirse en adulto. Todo en sus 98 minutos de duración.

¿Por qué no debería verla?

En realidad, no encuentro una razón por la que alguien no quisiera verla. Es una película que pueden disfrutar niños y adultos por igual; fanáticos del drama y fanáticos de las escenas de acción. Aunque quizás, si usted es de los que confunde las salas de cine con moteles, encuentre que los efectos de color y sonido (la música es de Hans Zimmer), lo distraigan mucho de su objetivo final.

¿Debería verla o no?

Sí, rotundo. Quisiera decir que es una película perfecta para padres que llevan a sus hijos al cine, pero me quedaría corto con esa afirmación. Es una película perfecta para todos los públicos. Así de sencillo.

4,77 / 5,00

★★★★