Fuerza de la Naturaleza (2020): Crítica