Publicado en Libros, Reseñas X

Reseñas X (Libros) : El Hobbit

Cubierta de la Edición 2012 de
Cubierta de la Edición 2012 de “El Hobbit” de HarperCollins.

Es imposible hacer una lectura de “El Hobbit” sin tener como referencia la obra que le sirvió de continuación, la obra más importante y famosa de su autor J.R.R. Tolkien … nada más ni nada menos que de “El Señor de los Anillos”. Para aquellos que (como yo) leyeron “El Señor de los Anillos” antes que “El Hobbit” y nos acostumbramos a las descripciones fabulosas de la Tierra Media y las batallas épicas entre elfos, enanos, hombres, orcos y hasta hobbits, y esperamos lo mismo de “El Hobbit”, la experiencia puede resultar un tanto desalentadora, por lo que es recomendable prepararse un poco antes de leerla.

“El Hobbit”, a diferencia de “El Señor de los Anillos” no es una obra épica de fantasía heróica, sino simple y sencillamente una composición de historias para niños.

Ya desde la narrativa es evidente que el libro no está escrito para entretener adultos, sino para dormir infantes. Un narrador omnisciente nos detalla lo que va sucediendo, reconociendo que alguien está leyendo la historia y sacando conclusiones, lo cuál es un excelente ejercicio para lectores de corta edad, pero que genera un poco de tedio y aburrimiento en lector adulto… al menos al principio.

De los 19 capítulos en los que se divide la obra, al menos 12 sigue un patrón muy definido; en cada uno de ellos Bilbo Baggins (O Bolsón en la versión en español) se encuentra con una adventura en la cual gracias a su buena suerte, siempre sale bien librado. Ya luego del capítulo 13 las cosas empiezan a tornarse un poco más oscuras, pareciendo que Tolkien desde allí decide apartarse de la seguridad de los primeros capítulos y arriesgarse mucho más, pero 6 capítulos resultan insuficientes para explorar adecuadamente la carga dramática de los personajes al final, que pasan de ser caricaturas infantiles, a seres de carne y hueso, que se mueven en una moralidad gris que resulta sumamente interesante.

La tema principal de la obra es el crecimiento personal, el típico “no hay imposibles”, desde el momento en que el tímido y flemático Bilbo Baggins es reclutado por Gandalf para hacer parte de una peligrosa y tenebrosa aventura a través de los parajes salvajes de la Tierra Media, hasta convertirse en un inteligente líder con visión y madurez.

the hobbit

En cuanto a su adaptación al cine, es evidente por qué la primera película es TAN mala, teniendo en cuenta que el material base es la primera parte de la novela, que es la más tediosa… y pues se agradece que Peter Jackson haya tomado la precaución de haber extendido la segunda mitad en dos películas introduciendo personajes como Légolas y Tauriel, ausentes en el libro. Y pues teniendo en cuenta lo que se dejó para el remate de la serie, creo que la tercera entrega podría ser aún mejor.

Lo que me ha enseñado este libro es que hay que hacer un poco de investigación antes de leer porque, igual que en el cine, puede que te encuentres con algo diferente a lo que esperabas.

PD: Tardé más leyendo este libro que Under The Dome que era como 5 veces más grande… pero bueno…

Libro 7/12 para 2014.


Ficha

Nombre: The Hobbit (El Hobbit)

Autor: J.R.R. Tolkien

HarperCollins Children’s Books 2012

365 Páginas

ISBN: 978-0-00-745842-4


Lonely Mountain.
La Montaña Solitaria.

Publicado en Cine y Televisión

El Hobbit: Una Tortura Inesperada.

Afiche Promocional de “El Hobbit”

Luego de ver la tan esperada precuela de “El Señor de los Anillos”, titulada en español “El Hobbit” debo decir, con todo el dolor en el corazón, que es una de las películas más aburridas y malas que he visto en toda mi vida. “El Hobbit” es tan mala que logra incluso desafiar las leyes de la física, mientras la película está en pantalla el tiempo parece ir más lento que en el mundo exterior y cuando la película llega a su fin parece que hubiesen transcurrido horas, cuando en realidad sólo pasaron los 162 minutos de tortura que duro la cinta.

El problema número uno de “El Hobbit” es que en esencia no hay mucha historia que contar. No me he leído el libro original de Tolkien, pero se que es mucho menos extenso que “El Señor de los Anillos” y que no daba para hacer 2, ni mucho menos 3 películas. Las ganas de alargar la película se nota en los diálogos sin sentido, los paneos sobrantes y la inclusión de escenas que de no ser por el excelente antecedente de Jackson se hubiesen quedado en la sala de edición, como por ejemplo una en la que aparece Elijah Wood retomando el papel de Frodo.

Uno podría empezar a criticarle todo a la película, desde el uso indiscriminado de flashbacks, hasta la lentitud con la que transcurre la historia, pero de hecho las películas del “Señor de los Anillos” están hechas de la misma manera, pero la diferencia es que la trilogía que hizo famoso a Jackson había muchísima tela que cortar y había una coherencia asombrosa. El villano era claro, los motivos de los personajes aún más y su función dentro de la historia nunca fue redundante. En el Hobbit la coherencia se desmorona porque primero no se sabe ni quien es el villano. Está un Orco que todo el mundo creía muerto, un dragón que nunca se ve en pantalla y hasta Sauron es mencionado brevemente. Gollum, que es uno de los pocos puntos positivos de la película ve muy reducido su tiempo en pantalla.

El estilo back and forward de Jackson para organizar sus películas en esta sencillamente no funciona. Los 162 minutos de la cinta tampoco sirven para que el espectador se sienta identificado con los personajes. Martin Freeman (Bilbo) no genera ni la millonésima parte de la simpatía que generaban Elijah Wood, Dominic Monaghan, Sean Austin o Billy Boyd, además que como que ya estaba muy mayor para ese papel. Richard Armitage (Thorin) si bien tiene presencia en pantalla, deja mucho que desear con la construcción que hizo del personaje, haciéndolo odioso y antipático, muy diferente de los personajes de Sean Bean y Viggo Mortensen que tenían una connotación similar en “El Señor de los Anillos” y sin embargo eran mucho más agradables. Hasta Ian McKellen se nota diferente, si bien mantiene la chispa de Gandalf, se nota que ya realmente no está para esos trotes.

Cate Blanchett es quizás el único punto positivo de “El Hobbit”

Hugo Weaving (Elrond) hace lo que puede, aunque fue a su personaje al que le dieron el dialogo más aburrido de la película. Cate Blanchet, impecable como siempre, gracias a Dios no le dieron mucho dialogo y esa mujer dice más con su actuación que con sus palabras, pero igual su rol dentro de la cinta es mínimo y hasta pudo ser fácilmente recortado sin problemas.

¿Puntos positivos para “El Hobbit”? Pues además de la actuación de Cate Blanchett, diría que quizás la fotografía o los efectos, pero ni tanto. Personalmente hubiese preferido quedarme con el buen recuerdo de la trilogía original de Jackson. El Hobbit no es una buena película y sirve muy bien de ejemplo de lo que NO se debe hacer ni en las secuelas, ni en las precuelas: tratar de repetir el éxito de una producción anterior copiando lo que pareció funcionar en la primera.

Calificación: 2.0/5.0