Las Lecciones de “Lecciones Para Un Beso”

beso2
Las actuaciones son buenas y tienen intensidad.

Me niego a criticar negativamente a “Lecciones Para Un Beso”. Y no es que la película sea perfecta, no, de hecho tiene varios detalles que se pudieron haber mejorado, sobre todo en lo referente a la estructura de la trama, pero como ya dije no me quiero enfocar en los aspectos negativos de la película, porque sencillamente no se lo merece.

En primer lugar es una película completamente agradable a la vista, y para todos los que hemos recorrido las calles del corralito de piedra, nos resulta inusualmente familiar ver en la pantalla grande esos sitios, tantas veces recorridos y admirados, la fotografía es buena, y a veces parece fuera de lugar con lo que se pretende contar, pero en resumidas cuentas la forma como es mostrada Cartagena es de buena calidad.

Las actuaciones son apropiadas, los actores juveniles la hacen bien, los actores (muchos de ellos oriundos del Caribe Colombiano) se apropian muy bien de los personajes, aunque debo señalar que a veces Cristina Umaña parece fuera de lugar, hasta Catalina Londoño se ve que actúa mejor que ella.

Aunque al inicio de la película, uno se puede cuestionar que tan cinematográfica es la puesta en escena (que a veces parece más de telenovela), en los momentos cruciales lo logra y pues bien la historia, la historia es sencilla de entender para el público: Una mujer decide montar un restaurante de comida italiana en Cartagena (alerta spoilers) llevando a su hijo Alejandro con ella, el muchacho se enamora de su vecina pero no tiene experiencia para abordarla por eso tres amigos deciden mostrarle como hacerlo, pero en el proceso se da cuenta que en realidad no tiene porque ser otra persona para lograr conquistarla, solo ser el mismo.

3way
La película nos muestra tres maneras que se utilizan para conquistar mujeres, sus fortalezas, pero también sus debilidades.

Y es que la lección que nos deja la película es que debemos ser transparentes ante todo, las mentiras y los engaños, a la larga solo refuerzan el dolor y el sufrimiento que ya era inevitables… también que no importa lo aburridor y espantoso que nos pueda parecer un nuevo lugar, siempre hay esperanzas…también que no se debe combinar viagra con nitratos… que las mujeres no comen del cuento de la belleza exterior, o al menos no tanto como sus contrapartes masculinas… que hacer las cosas mal trae consecuencias…y sobre todo que Cartagena es un hermoso lugar para pasar vacaciones. Feliz Semana Santa.

Anuncios

Colombia ¿País Multicultural o Cárcel de Pueblos?

diverscultural
La diversidad cultural de Colombia es inmensa ¿Trabaja para nosotros esa diversidad?

Últimamente me ha llamado mucho la atención un hashtag, de los muchos que suelen aparecer en el enrevesado océano de ideas e información que constituye a Twitter. La etiqueta llama la atención pues trata de describir la forma de ser de los residentes de una de nuestras ciudades colombianas. De entre toda la confusión que significa un hashtag popular en Twitter, rescaté uno que decía “Soy primero [inserte gentilicio de la ciudad] que Colombiano”.

 

Resulta bastante sugestivo que la mayoría de Colombianos no nos identifiquemos inicialmente como ciudadanos de este país, sino como oriundos de cada una de nuestras regiones y/o ciudades, y luego, si acaso, portemos la etiqueta que nos confiere primero el registro civil cuando nacemos y luego la cédula de ciudadanía cuando cumplimos la mayoría de edad. Y es que nuestro país, no está compuesto en sí por el “Pueblo Colombiano”, cosa que en realidad no existe, sino que está fundado en los múltiples y diversos pueblos que han dejado 500 años de mestizaje, colonización y la difícil geografía nacional.

Yo personalmente (y pido excusas por la mención personal) pienso que soy “Caribe”, antes que “Colombiano”, aunque duela decirlo y es el pensamiento de la mayoría de nuestros compatriotas, no solo los Caribes, sino los Paisas, los Rolos, los Santandereanos, los Llaneros…y la lista sigue. Las montañas, selvas, valles, llanuras, ríos y mares que constituyen el enmarañado relieve de nuestro país han logrado una superpoblación de culturas, dialectos, y hasta filosofías de vida dentro de un espacio vital bastante reducido, comparable apenas a las mejores épocas de la Unión Sovietica, la que por cierto, durante mucho tiempo gozó del epíteto de “Carcel de Pueblos”.

Nuestro país no es una “Carcel” de Pueblos, al menos tenemos la libertad de viajar a mucho países donde ya no nos piden la visa, pero no deja de ser alarmante la falta de cohesión en la que vivimos los nacionales de este país, los unos con los otros. No digo que la diversidad cultural sea algo malo, que debería eliminarse en favor de la uniformidad. No, de lo que hablo es de la congruencia de objetivos nacionales. Un país durante su formación por lo general se enfrenta a una serie de procesos que lo orientan a un norte común, dichos procesos generalmente se traducen en forma de amenazas externas, o tragedias colectivas, luego de las cuales la unión del país es un tema de supervivencia nacional. No es sino recordar que luego de la segunda guerra mundial, los pueblos de Alemania y Japón, destruidos como estaban, encontraron la fuerza necesaria para sacar adelante a sus naciones, y lo lograron mediante el esfuerzo mancomunado y el trabajo en equipo.

colombiafeliz
Colombia, Siempre habrá esperanza de un futuro mejor.

No hemos tenido en Colombia un evento de semejante talla, pues si acaso hemos tenido guerras externas (la única que tenemos nos desangra por dentro) y las que hemos tenido, como la del Perú están tan lejos de nuestros centros poblados que si acaso se habrán enterado nuestros abuelos de lo que sucedió con meses de posteridad. Pero si hemos dado visos de tener pensamientos conjuntos, sobre todo en lo referente a los grupos al margen de la ley. No es sino recordar por ejemplo la gran movilización contra las farc hace unos años, para darnos cuenta que en el fondo tenemos más en común de lo que creemos y que aunque no estemos cortados con la misma tijera como los Japoneses o los Islandeses, o los Hungaros, podemos transformar todo aquello que nos hace diferentes desde el Caribe, hasta el Pacífico, desde los Llanos, hasta Antioquia, desde los Santanderes, al Valle del Cauca, en una gran amalgama de cosas positivas, que pueden sacar adelante y de una vez por todas, a esta hermosa tierra que nos vio nacer.