Ouija y Otras Películas Desdeñadas (Reseñas X)

Afiche Promocional de “Ouija”.

Para empezar, debo decir que, al igual que me pasó con Una Noche En El Museo 3, intenté evitar a Ouija por semanas, en primer lugar porque estaba etiquetada como una película de terror, género que en los últimos tiempos no se cansa de decepcionar y segundo, porque casi por accidente había leído una reseña tan negativa sobre la película que literalmente no me quedaron ganas ni de acercarme a la taquilla.

Sin embargo, en una conversación que sostuve con un amigo sobre el tema, me recordó y me recalcó que siempre es bueno y saludable formarse una opinión propia, en lugar de guiarse exclusivamente por las palabras de otras personas. Y pues luego de esa conversación y de nuevo atrapado por la pobre oferta de películas de este principio de año, decidí entrar a ver la cinta.

Ouija cuenta la historia de Laine Morris (Olivia Cooke) y Sarah Morris, un par de amigas/primas que han crecido juntas en lo más simpático de los suburbios de California. Todo va de maravilla, la escuela perfecta, los novios perfectos, el clima perfecto, hasta que el aparente suicidio de Sarah convierte los fantásticos suburbios en un verdadero infierno (¿Desperate Housewives?). Las cosas para Laine, su novio (Daren Kagasoff), su hermana y sus amigos se empiezan a poner color de hormiga cuando relacionan el suicidio de Laine con una tabla Ouija, con la que pronto ellos mismo tendrán que jugarse la vida.

Lo primero que sorprende de Ouija es que no es ni la mitad de mala de lo que pudiera haber sido. En efecto, la película no ni de lejos lo que pueda considerarse “bueno”, pero en definitiva no es la porquería más grande del cine de todos los tiempos, como si lo fue “Encerrada“, aquel adefesio protagonizado por Sebastián Martínez y el papá de Edward Cullen, en la saga de Twilight.

La película es visualmente agradable, maneja una paleta de colores atractiva y a pesar de que los escenarios no son particularmente arriesgados o trabajados (el presupuesto era de apenas nueve millones de dólares) literalmente se deja ver. Por otro lado, aunque se notan ciertas falencias en el guión y en el argumento de la historia, se puede decir que la narración es si bien no sólida, al menos coherente. Respecto a las actuaciones, de nuevo, si bien no fueron la gran cosa, al menos fueron lo suficientemente refrescantes como para prestarle atención a la cinta. No me cabe duda que en la próxima década veremos mucho a Olivia Cooke y Daren Kagasoff haciendo muchas películas, porque hacen parte del ya necesario relevo en Hollywood. Angelina Jolie y Brad Pitt no iban a tener 30 años toda la vida ¿O sí?

Si usted jugó alguna vez la famosa “tabla Ouija”, lo sorprendieron en el colegio y luego le hicieron la profesora de religión y el director de grupo le hicieron la charla correspondiente, sabe de que se trata la película.

Al final de cuentas Ouija terminó siendo una experiencia entretenida, por supuesto nada que ver con un Drive o un Dallas Buyers Club, pero aún así, como decimos en la jerga local caribeña “se dejó ver”.

Una película entretenida, pero carente de sustancia.

2,95

El Conjuro (2013): No Apta Para Cardiacos

Advertencia: Este artículo tiene TODOS los spoilers de la película, así que si no se la ha visto ¿Qué está esperando?

Afiche promocional de “El Conjuro”.

En un género en el que parece que todo está dicho y hecho, “El Conjuro” demuestra que se pueden hacer aún muy buenas producciones cinematográficas, aunque sea con piezas y elementos provenientes de otras películas.

Realmente en el género del terror de Hollywood, hay muchas más decepciones que aciertos… y es que no me quiero ni acordar de las últimas entregas de “Saw” o “Actividad Paranormal” o esa basura que llamaron Silent Hill. Patéticas. Sin embargo, de vez en cuando, parece que alguien se pellizca y logra sacar algo de cierta calidad y afortunadamente ese “algo” llegó a las salas de cine de nuestro país, que aún en medio de paros agrarios, mesas de negociación en pausa y arroyos infernales en ciudades costeras, tiene ánimos de ir a perder el tiempo a una sala de cine y de eso da cuenta que “El Conjuro” ha sido Trending Topic desde anoche.

Esta cinta dirigida por James Wan (el mismo de la primera película de Saw) supuestamente es la recreación de ciertos eventos que ocurrieron en Harrisville, Rhode Island por allá en los años 70, y aunque la verdad yo quisiera creer que en realidad así sea el 5% de la película sí pasó en realidad tengo mis serias dudas y ya sabrán por qué.

“El Conjuro” no parece una recreación de hechos reales sino uno de los mejores homenajes (si es que no es el mejor) al cine de terror de todos los tiempos. Con elementos de “El Exorcista”, “Chucky” tomas al estilo de “Actividad Paranormal”, un poco de la mitología de “El Proyecto de la Bruja de Blair” y los apuntes clásicos de las historias de casas embrujadas, sumados a policías de demonios al mejor estilo de Supernatural, es una película a la que prácticamente no le falta nada y es esa abundancia de elementos lo que hace dudar que en serio sea una historia real. Y todos esta variedad de elementos, sumados a muy buenas actuaciones, se unen en una historia coherente y tenebrosa, definitivamente nada apta para cardíacos.

La niña es Joey King, que a pesar de su edad diría que tiene la mejor escena de la película.

La historia inicia con un prólogo en el que Lorraine y Ed Warren logran conjurar un demonio que ha poseído a un grupo de enfermeras a través de una muñeca llamada “Annabelle” cuyo parecido con Chucky es innegable. Por otro lado está la familia Perron, que haciendo caso omiso del principal mensaje de las películas de terror gringas (No mudarse a una casa en los bosques de Nueva Inglaterra) empiezan una nueva vida en una casa adquirida en una subasta. Pero a minutos de haber entrado en la casa, cosas muy raras empiezan a pasar. Fríos inexplicable, olores nauseabundos, ruidos extraños y marcas en la piel de sus habitantes. Con el pasar de los días la situación empeora pues las niñas Perron empiezan a ver quienes provocan los ruidos, y peor aún los empiezan a escuchar. Es en esta parte de la cinta donde se nota el buen trabajo de los guionistas y del director, la película se vuelve interesante poco a poco hasta llegar al punto en que atrapa al espectador completamente.

Carolyn Perron, la madre de la familia en cuestión, decide acudir a los famosos Warren para pedir ayuda. Inicialmente Ed se niega, puesto que la salud de Lorraine corre grave peligro al enfrentarse a estas fuerzas oscuras, pero es ella quien lo convence de ir. Lorraine entra a la casa y gracias a su extraordinaria percepción identifica claramente la causa de los espantosos eventos en la casa Perron. Es tan fuerte el espíritu maligno dentro de la casa, que es necesario un exorcismo, pero para llevarlo a cabo necesitan pruebas y una autorización del Vaticao, no como el exorcismo express que hicieron en American Horror Story la temporada pasada.

Los cuatro actores principales, todos con excelentes actuaciones, pero sin duda Vera Famiga (Larraine Warren) se destaca.

En esta recolección de pruebas, los Warren y los Perron logran conocerce mejor, a la par que logran ver con sus propios ojos las fuerzas malignas que pululan en la casa. Es así como se enteran que una bruja, de las mismas del grupo de Salem, se suicidó allí luego de ofrecer su hijo recién nacido a Satanás arrojándolo a una hoguera, maldiciendo así la casa y a todo aquel que quisiera apoderarse de ella. Pero la cosa se complica aún más cuando la bruja en cuestión toma posesión de la señora Perron y toma dos de su hijas para sacrificarlas en la casa. Y peor cuando lograr conectarse con la hija de los Warren.

Ed y Lorraine deciden no esperar la autorización del Vaticano y realizar el exorcismo apenas con la ayuda de Roger Perron y del jefe de policía local. Las escenas correspondientes al exorcismo son fuertes, aunque no tan espeluznantes como se podría creer, el final de la película es creíble y consecuente con el desarrollo de los personajes durante la película y lo mejor es que deja abierta la puerta para una segunda parte…  es que en Hollywood nunca se sabe cuando toque hacer la secuela.

Calificación: 4.23 / 5.00

Sobre Actividad Paranormal 4 y Otras Películas Patéticas.

Paranormal Activity 4 poster
Poster de “Actividad Paranormal 4”

Si he de resumir las emociones producidas en la sala de cine por la más reciente entrega de “Actividad Paranormal” , estas se pueden resumir en dos palabras: risa y mareo. Lo que comenzó siendo un experimento interesante en el ámbito del suspenso, luego de 4 entregas, terminó convirtiéndose en una parodia de sí mismo.

Si usted va a ver la película, pensando que va a salir orinado del susto, se equivocó de lugar. La trama , no solo de esta cinta, sino de todas las entregas de Actividad Paranormal se puede resumir en una frase muy corta: un demonio quiere encarnar en la tierra con la ayuda de un poco de brujas sin oficio. Fin. Lo que parece increíble es que esa trama se extienda por 30 años y por 4 películas. Creo que en “Charmed” hicieron lo mismo en 15 minutos.

Pero si hay algo interesante en las películas de Actividad Paranormal y no es precisamente su trama, ni mucho menos sus actuaciones o sus efectos especiales, lo realmente interesante es que ha recaudado más de 1.000’000.000 de dólares desde que empezaron a lanzarse. La gran pregunta es, si es tan mala ¿Por qué tanta gente va a verlas?

La respuesta es muy sencilla: los espectadores van a la película creyendo que se van a asustar, pero en su lugar se encuentran con un experimento voyerista, donde la vida cotidiana se transforma lentamente en una tragedia inverosímil. Una muy buena analogía de la vida de un ciudadano promedio.

Sobre la cuarta entrega ¿Qué se puede decir? La único que medio rescata a la película es Kathryn Newton. A pesar de su corta edad (tiene 15 años) y llevar todo el peso de una película sin nada que ofrecer a nivel de historia, Kathryn, haciendo gala de su belleza y encanto juvenil logra por lo menos poner al espectador de su lado durante el transcurso de la cinta. ¿Katie Featherston? Pues, nada, aprovechando su cuartico de hora antes de que terminen de mandar al olvido a esas películas. Según se dice son su única fuente de ingresos.

Los parlamentos son tan malos que hasta a los actores se les ve incómodos diciendo tamañas estupideces y el único momento emocionante de la cinta (donde hay alguien asfixiándose con el humo de un carro) es apenas un punto brillante en la más terrible de las oscuridades cinematográficas.

Lo peor de todo es que piensan sacar una quinta entrega de la saga, dizque para concluirlo pero en realidad dudo mucho que eso suceda. Mínimo el estudio y los productores en conjunto con el creador van a seguir ordeñando la vaca hasta que de leche. Si usted decide verse Actividad Parnormal 4, hágalo bajo su propia cuenta y riesgo y no olvide llevar algo para entretenerse, después de todo créame que no va a ver una obra maestra.

Calificación: 2.0/5.0

El Error Más Grande De Los Colombianos.

A la hora de encontrar la causa de todos los males del país, casi que cada ciudadano tiene una razón, un motivo, un hecho o una circunstancia  que explica por qué “estamos como estamos”. Yo mismo incluso barajé un par de dichas teorías en algún momento, pero luego de varios meses reflexionando y viendo como reaccionan grupos tan diferentes como un grupo de niños de estrato uno y un grupo de viejos de estrato seis, con nada en común excepto el hecho de ser colombianos creo haber encontrado algo muy interesante.

En nuestro tantas veces apaleado y mancillado país nos pasa lo que nos pasa porque no no basamos en nuestro propio criterio para tomar tal o cual decisión sino que nos basamos en lo que hicieron o no los demás.

La frase típica es “si X persona lo hizo, también puedo hacerlo yo” y si tan solo la susodicha acción fuera algo positivo no hubiese problema, pero por lo general siempre es algo negativo y perjudicial.

¿Cuántas personas han servido de testaferros de narcotraficantes por que un vecino o un amigo lo hizo con buenos resultados? ¿Cuántos ingenuos no perdieron la plata, los ahorros de su vida, la casa y hasta el sueldo en las dichosas pirámides solo porque el jefe o uno de sus alternos lo hizo con buenos resultados? Y desde allí los ejemplos son innumerables, la plata fácil y las ansias de estatus en un país donde hay gente que se muere de hambre, de pésima atención (si acaso alguna) en los hospitales y EPS y la falta de criterio propio hacen de este país el bonito vividero (nótese el sarcasmo) que es hoy día.

timochenko santos
La guerrilla es un ejemplo claro de que justificamos las acciones de unos, por las que han llevado a cabo otros.

Y esta situación se ven en todas las regiones, en todos los estratos y en todos los ámbitos políticos, tomemos como ejemplo a la guerrilla.

50 años de ser una piedra en el zapato en el progreso y desarrollo de nuestro país, décadas de asesinatos, sangre y mutilados y la justificación que encuentra más de un incauto al dichoso “proceso de paz” que pretende el badulaque gobierno de Juan Manuel Santos es que los paramilitares también cometieron crímenes  O sea la justificación es porque otros cometieron crímenes igual de monstruosos, entonces hay que perdonarles todo. No me parece.

Pero así es que pensamos en este país. Los políticos piensan que si otros alcaldes, gobernadores, concejales y senadores estafaron las arcas públicas, ellos también pueden. Los universitarios de clase alta piensan que como sus padres y compañeros han mandado a desaparecer a más de uno, ellos también tienen derecho a hacerlo.

Los adolescentes de los barrios marginales creen que como un compañero o un amigo se compró unos tenis de 100.000 pesos asesinando a alguien por encargo, ellos también pueden hacer lo mismo. Los ladrones y asesinos creen que como ha habido otros que asesinan y roban sin que la justicia haga nada, ellos también pueden hacer lo mismo.

Algunas niñas adolescentes creen que como la mitad de las modelos y presentadoras de farándula de este país han llegado a donde están prostituyéndose en la modalidad de prepago, sin que la sociedad les haya hecho pagar el precio, ellas también pueden hacerlo impunemente.

Los estudiantes de algunas universidades públicas creen que pueden salir a la calle a hacer vandalismo, sin que haya consecuencias serias, sólo porque han visto a otros hacer lo mismo y salir victoriosos luego de quebrarle la ventana a un bus que presta un servicio público.

Y así, ejemplos hay muchos. Y si seguimos así, ni la paz, ni el progreso llegaran nunca a esta tierra olvidada por Dios y por la cordura.

Sobre Daniel Radcliffe y La Dama De Negro (The Woman in Black)

blackposter
Poster de The Woman in Black

Siempre se ha dicho que una de los retos más arduos y complicados en el cine, lo tienen los actores que han interpretado seres extraordinarios, cuyo nombre los supera, ese fue el caso de Christopher Reeves quien luego de personificar a Superman en cuatro ocasiones, encontró complicado encontrar papeles interesantes para él, ni que decir de Elijah Wood (Frodo) y Tobey McGuire (El Hombre Araña).  En el caso de Daniel Radcliffe , cuyo rostro es conocido en el mundo entero por llevar puestos los lentes de Harry Potter, la situación ha sido interesante. El muchacho de sólo 22 años, no sólo ha aceptado el reto de salir del personaje que ha interpretado durante la mitad de su vida, sino que con su nueva película “La Dama de Negro” (The Woman In Black) da un paso muy importante en su carrera como actor.

La Dama de Negro está clasificada para mayores de 12 años y con justa razón, no me imagino a un culicagado de 6 años orinándose del susto luego de ver algunas de las escenas más estremecedoras de la cinta. James Watkins , el mismo director de Eden Lake , logra poner al espectador al borde de la silla, con una trama de terror limpia, interesante e inesperada. Si usted espera ver algo del terror fácil de Scream o de Se Lo Que Hicieron El Verano Pasado, se equivocó. El director le imprime a la película desde su inicio una calidad artística desde la imagen misma, pasando por los exteriores, los planos aéreos y  los ángulos de su cámara.

Radcliffe interpreta a Arthur Kipps, abogado y padre de un niño de 4 años, quién está en medio de una crisis monetaria y personal, al enfrentar su vida sin su esposa y tener un trabajo con el que no cumple sus expectativas. La misión de Kipps durante la película es sencilla, debe ir a un remoto pueblo costero de Inglaterra a ordenar los papeles de una casa, de manera que esta pueda venderse en manos de la firma de abogados para la que trabaja. Radcliffe, que fácilmente puede buscar personajes más de acuerdo a su edad, se arriesga aquí al encarnar a un personaje mayor que él, con una carga dramática que el joven inglés asimila de manera magistral.

El trabajo de Watkins y Radcliffe es tan bueno, que no sólo se encargará de sacarle un grito a las espectadoras (y espectadores) más sensibles, sino que nos hará olvidarnos de Harry Potter y ponernos en los zapatos del señor Kipps.

Para los que quieran un momento entretenido, con una visión creativa y unas buenas actuaciones (y de paso un buen susto) la cinta recomendada es sin duda La Dama de Negro.

Calificación 4.6/5.0

Otros Artículos:

El Fin de Harry Potter.