El Trono de Hierro de la Televisión por Cable

HBO, marca que engloba una extensa familia de canales por suscripción, es conocida generalmente por emitir en su programación películas taquilleras de estreno relativamente reciente. Pero de un tiempo para acá, más exactamente desde el estreno de “The Sopranos”, la cadena ha sido reconocida, premiada y vista por la calidad de sus series, muy diferentes a las emitidas por las cadenas de televisión abierta en los Estados Unidos.

hbo

Si bien “The Sopranos” fue el golpe más contundente de esta cadena, hay que recordar otros éxitos de alta recordación en el público, éxitos como “Sex and the City”, “Oz”, “Six Feet Under”, “The Pacific”, “Rome” y “Big Love”.

Sin embargo, el trono de la televisión por cable, que mantuvo HBO por tantos y tantos años, está en disputa. Así como las diferentes casas en su serie estrella Game of Thrones (Juego de Tronos) reclaman el famoso Trono de Hierro de Los Siete Reinos, HBO recientemente ha tenido que luchar con otras cadenas de menos renombre como el canal por cable de mayor popularidad y calidad en sus producciones.

Aunque en los Estados Unidos, los canales por suscripción pululan como maleza en terreno baldío, los únicos canales que parecen disputarle el primer lugar a HBO son AMC, FX y Showtime.

Estos tres canales han lanzado a lo largo de los últimos años una serie de producciones que impresionan por su calidad y su popularidad. Showtime con series como “Queer as Folk”, “The Tudors” “Brotherhood” “Nurse Jackie” “Californication” y la mejor de todas “Dexter”. FX con “The Shield” “Rescue Me” “Nip/Tuck” y la aclamada “Damages”. Pero el rival de cuidado de HBO es sin duda AMC.

AMC que en principios era un canal que emitía películas viejas, algunas hasta en blanco y negro de un tiempo para acá se ha posicionado como el mejor canal de suscripción, por encima de HBO, y es que el canal que incluye exitos como “Breaking Bad”, “The Walking Dead” y “Mad Men” algo bueno habrá hecho. “Mad Men” cuya traducción podría ser engañosa, pues no hace referencia (solamente) a un estado mental, sino a un punto geográfico, es sin duda la serie más exitosa de los últimos tiempos, ha ganado tres años consecutivos (2008, 2009, 2010) el premio Golden Globe a mejor serie, categoría en la que HBO no ganaba desde 2001 con “Six Feet Under”

Pero la historia está teniendo un giro interesante. El lanzamiento de “Game of Thrones” (Juego de Tronos) y “Boardwalk Empire”, parece estar inclinando la balanza nuevamente hacía HBO, que se había enredado con unas series un tanto ajenas al estilo agudo al que había acostumbrado a su público, series como “Entourage” y “True Blood”.

Juego de Tronos ha sido un éxito tanto entre el público, como entre la crítica, una historia heredera del estilo medieval de “El Señor de los Anillos” situada en un mundo ficticio, con personajes sumamente interesantes y que generan empatía e identificación en el público, un deleite para los seguidores de la ciencia ficción. Esta jugada de HBO fue muy bien planeada y la verdad bastante acertada. La serie de libros en los que está basada la serie sirve como complemento y referencia, y lo mejor de todo es que aún faltan dos libros, lo que origina el efecto Harry Potter, las películas promocionan los libros, los libros promocionan la película y así en un infinito circulo vicioso donde los más beneficiados son el autor del libro y la cadena que lo produce.

Aunque Juego de Tronos fue nominada a mejor serie en los Golden Globe, la ganadora fue su serie hermana “Boardwalk Empire”, también de HBO, situada en la época de la prohibición (de alcohol ¬¬) en Atlantic City, Estados Unidos.

Las otras cadenas por suscripción, y las cadenas de televisión abierta como ABC, CBS, NBC y FOX no se han quedado quietas, tienen preparados grandes lanzamientos para el siguiente otoño boreal que inicia el próximo mes, y la pelea entre estas estará como para alquilar balcón, casi tan buena como las peleas e intrigas entre las casas Stark, Lannister, Baraethon y Targaryen por conseguir el trono de hierro en Juego de Tronos. Por ahora el más beneficiado es el público que tendrá mucho de donde escoger para entretenerse.

X-Men: First Class ¿Otra película de mutantes?

He quedado gratamente sorprendido con la última entrega de X-Men, llamada X-Men: First Class, o Primera Generación como se conoce en español. Esta película demuestra sin lugar a dudas que un buen casting y una buena historia son más que suficientes para lograr una buena cinta, y que toda la parafernalia adicional, efectos especiales, fotografía y hasta el tono narrativo son factores adicionales que al fin de cuenta son tan buenos como los primeros dos.

El casting de la película es excelente. Debió ser difícil para James McAvoy (Charles Xavier), Michael Fassbender (Magneto) y Jennifer Lawrence (Mystique) encarnar personajes que en la trilogía de Singer fueron tan aclamados, pero no sólo salen airosos del reto, sino que incluso podría decir que en algunos momentos superan el trabajo hecho por Patrick Stewart, Ian McKellan y Rebecca Romjin-Stamos. El resto del elenco no se queda atrás, January Jones (Mad Men) y Kevin Bacon, los villanos de la historia, sobresalen en los momentos clave de la historia. Y hasta los juveniles Nicholas Hoult (Skins) y Lucas Till (el del video “You Belong With Me” de Taylor Swift”) hacen un gran trabajo dentro de la película. No cabe duda que la dirección fue impecable.

La historia no se queda atrás, está perfectamente balanceada, muy bien escrita e impecablemente estructurada. Encaja con la época donde transcurren los hechos y sobre todo cumple con su función de precuela, explicando el origen de los personajes, sus conflictos y sus motivaciones. El tono narrativo característicos de las películas de espías inspiradas en la guerra fría engancha rápido al espectador.

La historia explica el origen de los hombres X y sus respectivos villanos. Es interesante que no se hayan enfocado particularmente en los orígenes de Charles Xavier, sino en los de Magneto, lo cual fue una decisión completamente acertada. La película explica el origen de los dos personajes, pero se orienta a explicarnos más sobre el origen y las motivaciones de Magneto, su amistad con Xavier y las razones de sus acciones posteriores. Dentro de está dinámica Xavier-Magneto, vemos como se desarrollan otros dos personajes: Mystique y Hank McCoy, más conocido como Bestia. La película cae dentro de la tendencia del cine contemporáneo de mostrar a los buenos del cuento con ciertas debilidades y defectos, es así como el Charles Xavier que vemos desde que inicia la película es inmaduro y pedante, aunque sus principios y su visión del mundo es tan sólida como la del Professor X que interpretó Patrick Stewart.

firstxmen
Los dos personajes principales, aunque el personaje de Fassbender carga con un peso dramático mayor y le da cierto aire de James Bond a la cinta.

Por tanto la recomendación es que vaya a verla, le encantara y si es fanático de Marvel y de la ciencia ficción, le gustará aún más.

Calificación 4.5 /5.0