Spider-Man: No Way Home (Sony, 2021)

Una película que, tan solo por lo que implica en relación con tres sagas que aún están en la mente del público hubiese sido grandiosa, sube varios peldaños más con una historia emocional bien contada y muy entretenida Aunque en lo audiovisual se siente corta en relación a su historia y su premisa. Curiosamente el factor que más le resta es la desconcentración que genera verla en una sala repleta de gente. Y nada que la suben en plataformas de streaming en América Latina.

Eternals (Disney, 2022)

Y bueno aunque no me quedé dormido en la función de estreno de Eternals, me pareció tan irrelevante que ni siquiera me acordé de hacerle la respectiva reseña, sin embargo y en aras de tener todas las películas de la fase 4 del Universo Cinemático de Marvel reseñadas y calificadas, aquí les voy. Eternals es una película demasiado larga, demasiado inconexa y, sobre todo, demasiado ambiciosa para unos personajes que nadie conoce.

Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos (Disney, 2021)

Se preguntarán porque estoy escribiendo una nota sobre una película de 2021. Pues resulta qué el día del estreno de Shang-Chi, quizás porque estaba cansado o quizás porque la trama no me parecía medianamente interesante, me quedé dormido en el teatro. Sin embargo, ahora que está en Disney Plus decidí darle una segunda oportunidad, a ver que tal. Shang-Chi es una película visualmente interesante y abre nuevas posibilidades en el MCU, la participación de Awkwafina le da alma y corazón a la cinta, pero toca decir que se queda en su potencial medio y seguro con unos personajes principales que no generan la empatía y el carisma requerido para una película de Superhéroes.

En Menos de 1 Minuto: Black Widow

Lo que más le pesa a Black Widow más que problemas de actuaciones o de cinematografía, es el hecho de que sea una película tan extemporánea. Es una historia que se debió contar hace mucho tiempo, justo al final de Capitán América: Civil War, y presentarla ahora de buenas a primeras, y sólo después del éxito de Wonder Woman, y de que prefirieran lanzar la basura de Capitana Marvel antes deja un terrible sabor de boca a los fans del Universo Marvel. Punto Positivo: Florence Pugh tiene más potencial de convertirse en el futuro de Marvel que Brie Larsson.

El ABC de la ruptura entre Disney y Sony por Spider-Man

En lo que es, sin duda alguna, la noticia cinematográfica DEL AÑO, Sony y Disney han afirmado no haber llegado a un punto de acuerdo sobre la permanencia del personaje de Spider-Man dentro del esquema del Universo Cinematográfico de Marvel. ¿Pero cómo es que llegamos a este punto? Pues aquí, en El Sabanero X, te lo explicamos.

Antes de hablar de la ruptura, recordemos que a finales de los años 1980s y en los años 1990s, Marvel estaba en una serie crisis financiera, que en términos sencillos, los orilló a capitalizarse con un método bastante cuestionado en estos días, pero inevitable en aquellos: la venta de los derechos cinematográficos de sus personajes.

El problema, que en ese momento no se veía como tal, es que Marvel no vendió a su gama de personajes en un solo paquete, sino que fraccionó las ventas, al punto que en finales de los 1990s, e inicios de los 2000s, 20th Century Fox tenía los derechos de X-Men, Deadpool, y los 4 Fantásticos; mientras que Sony tenía los derechos de Spider-Man y Venom, y Universal Pictures tenía los derechos sobre Hulk.

Aunque hubo otras adquisiciones de otros personajes, la mayoría fueron temporales, pero las descritas arribas fueron suscritas, a falta de un mejor concepto, por toda la eternidad.

Buscando aprovechar la idea de Kevin Feige de cruzar personajes y consolidar una narrativa a lo largo de una seria completa de películas, Disney compró Marvel en 2009, y consolidó la idea de Feige más allá del punto que el productor esperaba, que era únicamente la primera película de Avengers, y ya estamos ad portas de la cuarta fase de ese universo.

Al igual que sucedió con Hulk y Universal Pictures, Disney buscó un trato con Sony Pictures para incluir a Spider-Man en el Universo Cinematográfico de Marvel. Y lo logró en una llave formada entre Feige, por parte de Disney y Amy Pascal, por parte de Sony. El acuerdo, incluía la posibilidad de que Spider-Man pudiera aparecer en las películas del MCU, sin que Sony metiera la mano en las ganancias; y que Sony pudiera producir las películas de Spider-Man, a cambio de un 5% de las ganancias para Sony, pero el trato era más complicado de lo que parecía.

Cuando la segunda película en solitario de esta tercera encarnación del trepamuros en la pantalla grande, Spider-Man Far From Home alcanzó el techo de los mil millones de dólares, se creía que la continuidad del personaje en el MCU estaba garantizada. Pero al parecer había mucho más en el tintero.

Disney no estaba cómodo con el acuerdo. Después de todo, Disney había catapultado el personaje y le había conseguido a Sony su taquilla más alta en su historia, y ese 5% no les parecía justo. Lo que los mil millones de dólares en taquilla en Far From Home, le garantizaban a Disney era la posibilidad de continuar DENTRO del mismo trato. Pero el asunto es que Disney no quiere, y si Disney NO QUIERE sencillamente el trato se rompe. Recordemos que todo el trato se basa en el hecho de que Disney quería a Spider-Man en su universo.

Hasta el momento, entonces, Sony tiene un plan B, y es el de incorporar a Spider-Man en su propio universo con Venom, y los Sinister Six. ¿Y Disney? ¿Querrá comprar a Sony ante esta coyuntura? Muy poco probable, la adquisición de Disney de 20th Century Fox levantó ya todas las alarmas de las entidades reguladoras de monopolios, y una adquisición de Sony tendría que pasar por esos filtros. Así que… sólo el tiempo lo dirá.