Reseñas X (Libros): Las Ventajas de Ser Invisible – The Perks of Being a Wallflower

Toda mi vida había escuchado hablar de las tales novelas epistolares, sí, de esas cuyo argumento se narran en primera persona, a través de cartas enviadas y/o recibidas por un personaje que puede o no puede ser parte integral de la trama, pero hasta esta semana, bien entrado en mis treinta años (mi half-birthday fue el pasado trece de mayo), pude finalmente poner mis ojos en una novela de este tipo, y fue precisamente en uno de los libros que adquirí en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá, que tuve esa oportunidad. ¿El nombre del libro? “Las ventajas de ser invisible”, más conocido en algunos círculos por su título en inglés “The perks of being a wallflower” (“Wallflower”, no “sunflower”… repetir diez veces).

wallflower-1

“Las ventajas de ser invisible” está conformado por una serie de Continúa leyendo Reseñas X (Libros): Las Ventajas de Ser Invisible – The Perks of Being a Wallflower

La Masacre De Texas (Original) vs La Masacre de Texas (3D)

Poster de la película de 1974.

El primer recuerdo que tengo de “La Masacre de Texas” es que los gritos procedentes de un televisor cercano me habían sacado de mi infantil y placentero sueño. Debía tener 4 o 5 años y creo que tardé más buscando el televisor fuente de los gritos que en que me mandaran irremediablemente de vuelta a la cama. Debo decir que por alguna razón nunca me llamó la atención verme la película, sólo hasta hace unos días que por cuestiones de disponibilidad de entradas, me tocó verme la más reciente secuela de la cinta original “La Masacre de Texas: Herencia Maldita”  o The Texas Chain Saw 3D, como es su nombre original en inglés. Luego decidí verme la tan aclamada y controvertida película original (está en YouTube, si preguntaban) y debo decir que entre ambas cintas hay un abismo más grande que el Gran Cañón del Colorado, si de insignias estadounidense vamos a hablar.

La película original de 1974 cuenta la historia de un grupo de chicos que viaja hasta un pueblo de Texas donde han ocurrido incidentes relacionados con la profanación de tumbas. Entre estos chicos está Sally y su hermano cuadrapléjico Franklin. Complicaciones durante el viaje obligan a los jóvenes a buscar ayuda en una casa donde un extraño personaje “Leatherface” empieza la masacre asesinado a tres de ellos. Sally y Franklin al buscar a sus amigos se encuentra de frente con Leatherface, quien asesina a Franklin, mientras Sally es sometida a una tortura física y psicológica por parte del monstruo y sus igualmente trastornados familiares, los Sawyer, hasta que logra escapar del horror.

La película de 2013 es una secuela de la anterior e inicia con la venganza que el pueblo tomó en contra de los Sawyer, luego de la carnicería perpetrada por Leatherface, el pueblo de Newt  en una turba incendia la casa de los Sawyer con todos ellos adentro. Un bebé logra escapar del fuego y es adoptada por dos personajes que hacen parte de la turba. Años después Heather se entera de su origen y va a reclamar su herencia en Newt, pero justo en la casa que ha heredado se encuentra el monstruo, Leatherface quien elimina uno por uno a todos sus amigos. La película cambia de argumento cuando las personas que hicieron parte de la turba deciden eliminar a Heather como la última Sawyer y es entonces Leatherface quien debe rescatar a su prima.

Mientras que la historia de la película original es compacta y consistente con momentos claramente definidos, la película de 2013 es una oda a la confusión. En primer lugar, los asesinatos además de insípidos, son completamente irrelevantes en la historia. El asunto de la chica que se acuesta con el novio de la amiga es un callejón sin salida,  Y lo peor es que no hay un antagonista definido, la película intenta convertir a Leatherface en un héroe (evidentemente con la intención de hacer secuelas) pero fracasa en ese mismo intento.  Así mismo se debate con la protagonista, que el guión parece no sabe si es la damisela en apuros o una chica con potencial asesino. Nada de eso.

Poster de la película de 3D

La atmósfera de la película también es un fuerte punto de diferencia.  La película original es una obra maestra donde cada toma, cada escena, es una pieza perfectamente trabajada dentro del rompecabezas final y teniendo en cuenta que tuvo unos U$ 300.000 de presupuesto, es digna de gran admiración. Por otro lado la película de 2013, con un presupuesto mucho mayor, el ambiente se siente forzado, túneles oscuros interminables, un montón de sangre y hasta un iPhone hacen parte del material que en lugar de aterrar al espectador logra un suspenso artificial que se rompe con el sonido de algún espectador masticando sus crispetas.

Comparar ambas películas es como comparar “Mad Men” con “María la del Barrio”. La película original no hay prisa por resaltar y se nota un buen trabajo de dirección. En la película 3D todo es exagerado, tanto así que ni los gritos resultan naturales, para rematar, la actriz principal Alexandra Daddario hace el mismo papel aburrido que en Percy Jackson, no tiene matices, no tiene trabajo, no tiene nada. No se pregunten después por qué fracasan.

Para resumir mientras la película original a pesar de un reducido presupuesto y limitaciones propias de su época es una cinta efectiva y muy bien hecha, que incluso da espacio para la reflexión, sobre temas como el consumismo y las limitaciones físicas;  la película de 2013 no funciona ni como homenaje, ni como secuela, ni como nada.

Una cosa más, en español es preferible pronunciar la palabra TEXAS como TEJAS (Igual que MÉXICO se pronuncia MÉJICO) y no como TEKSAS, que es la pronunciación en inglés, aunque ambas formas son correctas. Así que no vaya a pasar por ignorante corrigiendo “Ay no se dice Tejas se dice Teksas”. Bueno es que de todo hay en la viña del señor y no precisamente mucha gente brillante.

Calificación

The Texas Chain Saw Massacre: 4.53 / 5.00

The Texas Chain Saw 3D: 2.10/5.00

 

Percy Jackson y El Mar De Los Monstruos, Ni Tan Mala Después De Todo

Percy Jackson y el Mar de los Monstruos.

Ay J.K. Rowling, no creo que tengas idea del impacto que tus imperfectos libros han tenido en el mundo, hasta el punto que ya los libros para adolescentes y “adultos jóvenes” se hacen a imagen y semejanza de la historia del adolescente mago británico con una cicatriz en la frente y por supuesto la serie de “Percy Jackson” no se escapa al asunto. De hecho fue por esa misma razón que ni si quiera se me cruzó por la mente verme la primera entrega, mucho me temía que fuera una especia de Eragon con dioses olímpicos.

Pero ahora, dada la escasez de películas en este fin de semana (aún están pasando “Los Pitufos” #puaj) tocó ver esta. A decir verdad superó mis expectativas. “Percy Jackson y el Mar de los Monstruos” es en realidad una fotocopia de Harry Potter, hasta en los nombres se parecen, pero al parecer la fórmula es tan buena que hizo que esta película no fuera un completo desperdicio. Evidentemente la banalización de los mitos es el ingrediente secreto tanto en Potter como en Jackson, sólo que Rowling utilizó los mitos y leyendas nativos de Inglaterra y el norte de Europa y el plagiador escritor o escritora de Percy Jackson (vaya uno a saber quien será) para evitar problemas de copyright utilizó los mitos olímpicos.

Entonces tenemos a Harry Potter Percy Jackson,  un adolescente que vive en un lugar escondido llamado Hogwarts Camp Half-Blood, donde viven otros magos semidioses protegidos por cierta magia especial, Harry Percy tiene dos grandes amigos, la inteligente Hermione Annabeth y el despistado Ron Grover. En esta ocasión, con el fin de conservar la protección de Camp Half-Blood, los semidioses deberán buscar el vellocino de oro, pero sin Jason y sin sus argonautas, para eso se tendrán que enfrentar con un semidios malvado, enfadado porque su padre no lo quiere.

¿Por qué será que todos los personajes de Percy Jackson equivalen a uno de Harry Potter?

Aún cuando no sea la mata de la originalidad, (hay un taxi que se desdobla, ¿dónde habré visto algo parecido?) al menos se puede decir que el guión está bien hecho. Cada escena tiene su propósito y las actuaciones son bastante decentes, incluyendo a la actriz que interpretaba a Clarisse, la hija de Ares, a quien por un segundo confundí con Emilia Clarke, pero evidentemente no era ella. Las secuencias de acción están bien hechas y el desarrollo de los personajes es interesante, cosa que no ocurrió en esa vaina de “Jack, el cazagigantes”.

Lo único que no entiendo de esta película es por qué es en 3D, a menos que haya sido un interés malsano en recoger taquilla, porque de efectos 3D, nada de nada, una pantalla normalita hubiese sido mejor y la mitad del público adulto no habría salido con dolor de cabeza de esa sala.

A manera de resumen, “Percy Jackson y el mar de los monstruos” es una película bien hecha, nada original, pero ¿qué es original en estos tiempos en el mundo?

Calificación: 3.45/5.00