Al Borde de la Gloria: Lady Gaga y “The Edge of Glory”

glory
Cubierta del sencillo, que indiscutiblemente es un hit.

Primero que todo debo decir que he quedado muy gratamente sorprendido con el último sencillo de Lady Gaga “The Edge of Glory”, es una pieza musical muy buena, excelente cuando se le compara con los otros dos sencillos de su album “Born This Way”: “Judas” y “Born This Way”.

La canción combina perfectamente la tristeza melódica de la balada rock, el background bailable del electropop y la sensualidad característica de otras canciones de Gaga. A diferencia de “Judas”, “The Edge of Glory” no tiene piezas malas, desde el inicio la canción se desarrolla casi que orgánicamente, perfectamente natural y balanceada. Aunque su estructura no coincide con los super hits pegajosos del estilo de Bad Romance o Poker Face, Lady Gaga definitivamente estaba de buenas cuando compuso esta canción. La inclusión del solo de saxofón por cuenta de Clarence Clemons es una adición completamente acertada y le da el aire de sensualidad que complementa la letra, la melodía y el ritmo.

Es un soplo de aire fresco dentro del repertorio de Gaga, últimamente plagado de canciones orientadas más al mercadeo que al desarrollo musical de la artista. Ahora hablemos del vídeo. Grabado en un set reminiscente de las calles residenciales de Nueva York, el vídeo recuerda también las sensación visual de aquellos producidos en los años ochenta, pero con la gran diferencia de que los vídeos producidos en los ochenta no se caracterizaban precisamente por su simpleza, era vídeos económicos comparados con los que se producen hoy en día, es muy cierto, pero eran vídeos complejos, desde el punto de vista narrativo y desde el punto de vista visual, nada de lo cual tiene “The Edge of Glory”.

vestuario
El vestuario de Gaga es de lo poco rescatable del vídeo.

Parece que en el intento de volver a sus bases, Gaga decidió hacer un vídeo “sencillo” y terminó haciendo un vídeo desabrido donde lo único que medio destaca es el vestuario de la cantante. Durante la época de recesión hubo muchos vídeos económicos como “3” de Britney Spears, que a pesar de su bajo presupuesto, no son malos, todo lo contrarío, se caracterizaban por generar empatía en el espectador y sobre todo recordación. Muchos incluso dicen que estuvieron mejor producidos y mejor diseñados los vídeos de promoción de Google Chrome, con mucha más técnica y más preparación, creo que Gaga se pifió creyendo que un set prediseñado y su presencia era suficientes para sacar a flote un vídeo.

En un interesante twist de la historia, en lugar del vídeo sacar a flote la canción, ocurrió todo lo contrario, el vídeo le restó a la canción, por lo que creo que todos los little monsters deberían inventarse su propio vídeo mental y remplazarlos por las pobres escenas protagonizadas por Gaga y que ya están en YouTube. A menos que esto sea una estrategia tipo Friday de Rebecca Black para atraer espectadores, porque hasta la mísma Rebecca Black le ha ganado a Gaga en su batalla por conquistar los preciosos números de YouTube.

No queda sino disfrutar de la canción y esperar que los próximos sencillos y vídeos de Gaga si confirmen la inmerecida fama de “Nueva Reina del Pop” y se concentren más en la calidad musical y visual que en el mercadeo y la publicidad excesivas de las que hace gala la neoyorquina.

Britney Spears y la Generación del “Sandwich”

spears
Britney Spears, icono femenino de la "Generación del Sandwich"

Desde tiempos inmemoriales el hombre (y también la mujer en no muy raros casos) ha tenido una fascinación con el sexo femenino, y todo lo que viene con el, desde el cabello y la boca, hasta las órganos destinados por la naturaleza a la reproducción y atracción del sexo opuesto, mismo que le ha dado una cantidad de usos que son facilmente visibles en el porno que abunda en Internet.

Es tal la fascinación que origina la mujer, que desde el inicio de la historia humana, resulta irresistible la idea de un dios de sexo femenino. Desde Isis, Ishtar, Astarte y Afrodita hasta Lilith, Parvati y el generoso prontuario Católico de virgenes…es la mujer un icono que arrastra el fervor y la adoración de muchos y muchas.

¿Qué es Hollywood sino un nuevo tipo de iconos? No es sino ver las imágenes de conciertos o de celebridades que son sorprendidas caminando por la calle, para ver que la reacción de la gente, en su gran mayoría no es la de admiradores sino la de adoradores, y es que ya en las paredes se han remplazado las viejas imágenes de la Virgen del Carmen, San Gregorio y la Guadalupana, para dar paso a Katy Perry, Zach Efron y Ke$sha…una nueva especie de idolatría pagana, que en realidad muy poco de positivo tiene.

Y haciendo la mezcla híbrida entre el culto ancestral a la mujer y la idolatría exagerada a las figuras famosas…aparecen esos iconos femeninos que las mujeres tratan de emular, y los hombres desnudan mentalmente cada vez que salen en un vídeo. En esa categoría esta Britney Spears.

La Generación del Sandwich es aquella que vivió su adolescencia entre 1995 y 2005. ¿Por qué Sandwich? Por que quedamos en medio de la locura máxima de dos generaciones y quedamos en una especie de punto intermedio, punto cuya máxima estrella femenina fue sin duda Britney Spears. Aquellos mayores que nosotros, nacidos por alla en los oscuros años 60 o 70 tuvieron su máxima dosis de locura en los 80 con la aparición de la figura que removió los cimientos de lo que se consideraba popular…nada más ni nada menos que Madonna, la reina del pop, la reina de la controversia, aquella que pasó todo los limites. Y los que nacieron después tienen una figura igual de controversial, pero mucho más oscura y fétida, por decir un adjetivo cualquiera, no es sino ver la cantidad de “monsters” que tiene esa señora que aparece vestida de Carne o como payaso de circo más seguido de lo que se podría prever, tal figura es Lady Gaga.

gaga madonna
Iconos de dos generaciones, una muy vieja, la otra demasiado reciente.

Pero ni Madonna, ni Lady Gaga representan a la Generación del “Sandwich”, ¿entonces quien? Nada más ni nada menos que la primera de las llamadas “princesas del pop”, Britney Spears…a diferencia de Madonna o Gaga, la imagen de Britney no inicio dando espectáculos visuales que mezclaban la blasfemia con las simulaciones de actos sexuales en tarima…no señor…la carrera de Britney inicio con una imagen virginal e impoluta…una linda jovencita de trenzas y uniforme de colegio, sexy, eso sí, pero no prostituible como en el caso de Gaga o Madonna

Y es que los que crecimos con Britney, la vimos crecer como mujer, progresar, la vimos caer, como todos caemos, pero también la vimos levantarse…la vimos triunfar con álbumes como “Baby, One More Time”, “Oops, I did it Again” y “Britney”, la vimos cometer errores garrafales como sacar a Max Martin de su lista de productores, casarse con un cazafortunas, convertirse muy temprano en madre…en fin del mismo tipo de errores que todos cometemos a medida que crecemos, algunos de los cuales tienen consecuencia duraderas. Pero la vimos también corregir sus errores, incluir de nuevo a Martin en sus producciones, y conquistar el número uno por segunda, tercera y cuarta vez.

Con letras mucho más maduras…Britney tiene un repertorio envidiable, desde las dulces letras pop de sus inicios, hasta la onda electrónica de sus últimos sencillos, para la Generación del “Sandwich” Britney se siente más cercana, más real que cualquiera que haya aparecido antes o después…una gruesa base de fans, que derrotó en ventas a la base de fans de Madonna, y que derrota en popularidad MUNDIAL a las locuras sin sentido, estilo marketing II de Lady Gaga.

La gran pregunta que debe surgir ahora es ¿Y tu? ¿De que generación eres? Serás afortunado si contestas que eres de la Generación del “Sandwich”.