Ad Astra | Crítica & Resumen

Protagonistas: Brad Pitt, Tommy Lee Jones.

Director: James Gray.

Año: 2019 | Duración: 2 horas y 4 minutos | País de origen: Estados Unidos.

Dirigida por el estadounidense James Grey, conocido en Estados Unidos por una serie de películas de bajo perfil, Ad Astra (Expresión en latín que significa Hacia Las Estrellas) se había convertido en una de las películas más esperadas del año, no sólo en América del Norte, sino del mundo entero. Después de todo, no sólo sería el regreso triunfal de Brad Pitt a los blockbusters, en conjunto con Once Upon a Time in Hollywood, sino que sería la primera vez que estaría en una ópera espacial, asunto pendiente en su lista de géneros por explorar.

Pero ¿en realidad ha valido la pena tanta expectativa? ¿vale en realidad la pena ir a ver esta película que tan bien se ve en trailers y en publicidad? Pues, a continuación, daremos las respuestas.

¿Cómo inicia la historia de Ad Astra?

Tras una exitosa carrera en el Comando Espacial (SpaceCom), que involucra la aprobación perfecta de pruebas físicas y psicológicas, y el manejo intachable de situaciones de estrés, el mayor Roy McBride (Brad Pitt) es seleccionado para hacerse cargo de una misión, de cuyo éxito depende la estabilidad en el Sistema Solar y la vida misma en el Planeta Tierra: Destruir la avanzada humana en la órbita de Neptuno, conocida como Proyecto Lima.

Sin embargo, el desastre mental y emocional que Roy esconde detrás de su fachada de astronauta perfecto, se empezará a revelar a medida que se acerque a su objetivo: el único sobreviviente del Proyecto Lima, su padre, el doctor Clifford McBride (Tommy Lee Jones), lo cuál pondrá en riesgo no sólo la vida de ambos, sino el futuro de todo el Sistema Solar.

¿Qué es lo que hace especial a Ad Astra?

Hay que reconocer que si hay algo que Ad Astra hace bien es subvertir las expectativas. Ad Astra no es una opera espacial, en el sentido estricto de la palabra, así como El Protegido y Glass no son películas de superhéroes. No. Ad Astra es un profundo y detallado estudio de personaje, que se enfoca en los aspectos dramáticos de una mente, que raya en la sociopatía. Una delicia para los psicólogos y estudiantes de psicología.

Es este estudio de personaje, enmarcado en un aspecto visual, reminiscente de la obra de Christopher Nolan, Interstellar (2014) y unos diálogos bien escritos lo que fundamenta la premisa de la cinta, que le da todos los puntos positivos que puede ganar ante la crítica.

¿Cuál es el problema con Ad Astra ?

Lo que los 124 minutos de Ad Astra demuestran es que aún con un poderoso mensaje, con dos nombres de peso en el reparto y con 120 millones de presupuesto, si el director no entiende a su audiencia la película está destinada al fracaso.

Cualquiera que asista a ver la película, encontrará extremadamente complicado, por no decir imposible, identificarse con cualquiera de los personajes. Y esta falta de identificación, inmediatamente se refleja en el nivel de conexión que se siente con el largometraje.

Da la impresión que con esta entrega, y al parecer con el resto de su catálogo, a James Gray literalmente le importa un pepino el público que va a ver en la película, y que esta se constituye más que en una obra de entretenimiento, o de arte, en una costosísima terapia para los traumas infantiles del director, lo cuál es lo más egoísta que se puede hacer en el séptimo arte.

Y esto se refleja en unos planos fríos, unas actuaciones desabridas y una musicalización somnífera.

¿Vale la pena ir a ver Ad Astra?

Sí, si usted es fanático de Brad Pitt, y es feliz viéndolo hasta recogiendo la basura en el patio de su casa. O si usted es psicólogo, o estudiante de psicología, aunque en ese caso, me temo que encontrará mucho más interesante leer un libro de 2500 páginas sobre teorías psicológicas de inicios del Siglo XX. En caso contrario, mejor ni se acerque por allá.

3,4

⭐⭐⭐

Walt Disney Pictures

Guión
⭐⭐ ⭐ ⭐
Dirección
⭐⭐⭐
Actuaciones
⭐⭐
Impacto
⭐⭐⭐
Premisa
⭐⭐⭐⭐

Anuncios

Reseñas X (Libros) ^ Guerra Mundial Z: Análisis y Explicación.

Si usted está leyendo esta reseña, es porque probablemente ya se vio la película de Guerra Mundial Z, protagonizada por Brad Pitt, y quiere saber si el libro es mejor, igual o peor que la película. Bueno, mi querido y apreciado lector, lamento decepcionarlo, pero si esas eran sus intenciones al leer esta reseña (y de paso cualquier otra sobre este libro) la va a tener bastante difícil, porque hay más semejanzas entre Betty, la fea y Buffy, la cazavampiros, que  entre Guerra Mundial Z, la película y Guerra Mundial Z, el libro.

guerra mundial z

En primer lugar, Guerra Mundial Z, el libro, no es lo que se consideraría una Continúa leyendo Reseñas X (Libros) ^ Guerra Mundial Z: Análisis y Explicación.

Maléfica: Cuando Angelina Jolie No Es Suficiente. (Reseñas X)

 

Hace exactamente once años que fui por primera vez a ver una película en una sala de cines. Hasta ese momento, mi contacto con el séptimo se reducía a las repetidas películas de los fines de semana en los canales nacionales y algunos extranjeros, y excluía por completo las largas filas para conseguir entradas, crispetas o gaseosas. Y desde ese entonces, hasta ahora, Maléfica ha sido la única película Disney que ido a ver sin pensarlo dos veces.

Nunca he sido especialmente tolerante con la cultura falsa, santurrona, mojigata, “apta para toda la familia” del gigante del entretenimiento de Buena Vista Street, sin embargo, luego de meses de una extraordinaria campaña de publicidad, me llamó la atención que por primera vez se centraran en uno de sus legendarios villanos y no en una de sus inverosímiles princesas. Sin embargo, una vez en la sala de cine, comprendí rápidamente que mi indefectible desdén por las películas de Disney estuvo, está y estará siempre más que justificado.

Maléfica es una de las películas con más potencial que jamás he visto, sin embargo a los dos minutos de haberla iniciado perdí todas mis esperanzas. La película utiliza un narrador externo para detallar los sucesos que dieron origen a la villana de “La Bella Durmiente”,  pero en lugar de ser un truco interesante como, por ejemplo, en “El Joven Manos de Tijera”, aquí se torna aburrido por la cantidad de información que presenta antes de los 20 minutos, excediendo por mucho la duración de los diálogos.

El primer Acto, que llamaremos “Maléfica desciende a la oscuridad” era quizás el más importante de toda la película, el espectador debía identificarse con la protagonista y con su decisión de abandonar la luz y sumirse en la oscuridad; pero entre tanto color chillón, tantas hadas y tanta narración esta intención se pierde por completo y sólo queda medianamente sustentada por la actuación de Angelina Jolie en el momento en que su personaje pierde su don más valioso por la ambición de Stefan, el amor de su vida.

El segundo Acto que llamaremos “Maléfica y Aurora” es quizás el más deficiente de los tres que componen la película, precisamente porque se apoya en todo el cliché “apto para toda la familia de Disney”. Maléfica (Angelina Jolie) con el corazón lleno de odio por haber sido vilmente engañada y mutilada, acude a la presentación de la recién nacida princesa Aurora, hija del ahora rey Stefan (Sharlto Copley) en la misma escena clásica hecha famosa por “La Bella Durmiente”, con la diferencia de que Maléfica no condena a Aurora a muerte, sino simplemente a un sueño eterno, hasta que reciba un beso de amor verdadero, a sabiendas de que ese tipo de amor no existe.

Stefan, desesperado envía a su hija con las hadas al bosque para proteger a Aurora de cualquier peligro proveniente de la maldición, pero pronto es evidente que las tres hadas son una mala elección para cuidar a una niña y Maléfica se encarga de protegerla hasta su cumpleaños número 16. Maléfica, en contacto con la dulzura, inocencia y bondad de Aurora (Elle Fanning) decide revertir el hechizo, pero le es imposible.

A partir de este punto, el tercer acto, que podría llamarse perfectamente “Maléfica vs Stefan” se desencadena como una secuencia de acción perfectamente coreografiada, en la que los buenos (con cara de malos) se tienen que enfrentar a los malos (con cara de buenos) para evitar la tragedia que condenaría a Aurora al sueño eterno.

Angelina Jolie Cover
Ya era hora de que regresaras, Jolie.

Maléfica no tiene una premisa clara, salvo quizás la nebulosa idea de que el amor verdadero no siempre está con quien lo esperas, idea que se difumina rápidamente entre narraciones aburridas, diálogos sin sentido, animaciones innecesarias, colores chillones, chistes fáciles y un argumento, que aunque interesante por momentos, resulta incoherente. Lo único que salva a la cinta de ser un desastre total son las actuaciones de Jolie y Fanning, y quizás un poco la de Copley, a quien al parecer no solo han encasillado como villano, sino que hasta le dan el mismo castigo en todas las películas.

Lo realmente positivo de esta película es el retorno de Jolie a la pantalla grande en un rol principal, ya que no la veíamos desde 2010, es un alivio verla de regreso, así sea en una película un tanto mediocre. Al menos, a partir de ahora, su imagen estará asociada para siempre a la de uno de los cuentos clásicos más leídos en todo el mundo, aunque por otro lado, a partir de ahora, no volveré a confiar de antemano en la calidad de una película de Disney.

Calificación: 2.50/5.00

Brad Pitt, Zombies y Guerra Mundial “Z”

Que miedo… Zombies (Nótese el sarcasmo)

Llegó el Verano en el hemisferio norte y con él los super blockbusters de la temporada entre los cuales no podía faltar la película donde los muertos regresan a la vida, ya sea en la forma hiper-sensual de los vampiros, o en la un poco más asquerosa de los zombies.

“World War Z” o como se comercializó en los mercados de habla hispana, “Guerra Mundial Z” es una película casi que completamente sustentada en el tema de moda de los muertos vivientes y por supuesto en el nombre de su protagonista: Brad Pitt, tanto así que para ver el nombre de los otros actores y hasta el del director hay que ver el afiche con lupa. Pero así son las cosas del marketing en estos días y no por qué hacer una diatriba sobre el asunto, como la que hicieron los que pusieron el grito en el cielo con la elección de Pedro Pascal como Oberyn Martell en Game of Thrones, pero eso ya es harina de otro costal.

A diferencia de lo que esperaban todos aquellos cuya vida consiste en matar zombies en una consola de juegos, Guerra Mundial Z tiene más en común con películas como Contagion que con la saga de Resident Evil, cosa que se les agradece enormemente a los productores. Es una aproximación médica (con mucha acción) al mito de los zombies e increíblemente funciona muy bien.

Los primeros minutos de la cinta, incluyendo los créditos de entrada, son bastante deficientes, por no decir malos. Si usted ha visto una película o serie de Zombies apoderándose del mundo, ya sabe como empiezan todas: una familia en los suburbios de alguna gran ciudad, emprenden la huida cuando los muertos vivientes se empiezan a multiplicar. Aquí conocemos a la familia Lane, donde el padre Gerry (Brad Pitt) es un ex-agente de la ONU que ha decidido convertirse en el amo de casa, luego de años en los lugares más peligrosos del mundo. La caracterización de Pitt es creíble, su aspecto un tanto descuidado coincide con las actividades regulares del personaje y eso habla muy bien de la preparación del actor para la película.

Brad Pitt hace una caracterización creíble de su personaje Gerry Lane y demuestra que no está en la cima de Hollywood por la forma en que luce.

La película, si bien comienza, bastante sosa y melodramática, a medida que avanza se convierte en un drama de suspenso. Gerry es comisionado por sus antiguos jefes para escoltar a un científico y hallar el origen del misterioso virus que ha convertido a la gran mayoría de la población en zombies. Aunque con varias y originales escenas de acción esparcidas por la cinta, es en esta parte del suspenso donde logra atrapar al espectador, con una historia coherente y bien contada (a diferencia del libro en la que se basa) que vale la pena ver por cuenta de actuaciones decentes y una buena dirección, aunque sin ser nada del otro mundo en verdad.

Calificación: 3.95/5.00