¿Quién es Brandon Breyer y de dónde proviene?

Desde que en Diciembre de 2018 se publicó el primer trailer de Brightburn, – titulada en España El Hijo, y en Hispanoamérica Hijo de la Oscuridad – las comparaciones con la historia de origen de Superman, han sido inevitables, con el retorcido giro de que en esta película, el niño adoptado por granjeros no resulta siendo un superhéroe legendario, sino un asesino. Pero luego de ver en sí la película, y tomando distancia de los trailers ¿Quién o qué es exactamente Brando Bryers? ¿Quiénes son sus padres y cuál es su origen? Pues aquí les tenemos un par de ideas.

Continúa leyendo ¿Quién es Brandon Breyer y de dónde proviene?

Reseñas X: Elizabeth Banks & “Walk of Shame”

Afiche promocional de “Walk of Shame” con Elizabeth Banks

En el mediocre mundo de la comedia gringa, que considera divertidas las porquerías de películas protagonizadas por Adam Sandler, Will Farrell y Rob Schneider, una cinta que en realidad sea divertida, entretenida y con algo de estilo parece completamente fuera del reino de lo medianamente concebible, pero con “Walk of Shame” protagonizada por la nueva estrella en ascenso de Hollywood, Elizabeth Banks, quizás aún quede algo de esperanza en medio de tanta decadencia.

“Walk of Shame” cuenta la historia de Meghan Miles (Banks), periodista y presentadora de un noticiero local en Los Ángeles, que lucha por conseguir una posición importante en un boletín de noticias nacional. Las cosas para Meghan se empiezan a poner color de hormiga cuando en su afán por olvidarse definitivamente de su ex-novio Kyle (Oliver Hudson) decide seguirle la corriente a sus amigas Rose (Gillian Jacobs) y Denise (Sarah Wright) e irse de parranda a un club nocturno, esperando algún tipo de resultado sexual. Casi sin querer, Meghan termina pasando la noche con el cantinero del club, Gordon (James Marsden) para luego arrepentirse y salir huyendo sin pensar que quedaría completamente expuesta, vestida como prostituta y sin dinero en una de las ciudades más grandes y peligrosas del mundo.

Hay que reconocer que es refrescante ver a Elizabeth Banks fuera del disfraz que supone su personaje de Effie Trinket en las películas de “Los Juegos del Hambre“, que a decir verdad es un tanto molesto de ver en pantalla. También es una total sorpresa ver a James Marsden, también por fuera de su eterno papel de cabrón contento de algún superhéroe y asumiendo un rol diferente al del caballero bueno e irresistible.

El argumento de la película es sólido y contundente, con el espacio suficiente para que se desarrolle la comedia con completa naturalidad. Las situaciones, aunque con ese tinte de absurdo cómico, no se encuentra en un límite aislado de la realidad, por lo que es muy fácil identificarse con lo que sucede allí. Después de todo ¿Quién no ha cometido una bestialidad en una noche de tragos? Se nota una buena elección del elenco, con unos actores que encajan muy bien en sus personajes, empezando por la misma Elizabeth Banks que puede asumir sin dificultad alguna el doble papel de periodista seria, que el de mujer liberada en apuros.

Y como cosa rara, no sólo en el cine de comedia, sino en general, hay varias escenas que generan recordación, por lo que no me sorprendería que esta se convirtiera en una película obligada, por ejemplo, para la temporada de fiestas o en el paquete de DVDs para pasar la tarde con amigos. La película (que yo sepa) no ha sido traída a teatros en Colombia, por lo que la opción es buscarla en algunos de los servicios de películas por Internet o en DVD/BlueRay. Recomendada si quiere pasar un rato divertido, riéndose un buen rato.

Calificación: 3.97/5.00

jajajajajajajaja

Sobre Los Juegos Del Hambre y Otros Reality Shows.

gamesposter
Poster de “The Hunger Games”

Si bien el mundo donde vivimos no es exactamente la panacea de la igualdad y la libertad, luego de ver Los Juegos Del Hambre pareciera que por acá las cosas no andan tan mal. En un futuro, quizás no tan distante, en lo que queda de la civilización occidental, una especie de ciudad-estado llamada “El Capitolio” mantiene a doce distritos bajo un dominio tiránico, dominio que incluye la celebración de un torneo al mejor estilo de los que jugaban los gladiadores en la antigua Roma: a muerte. Cada distrito debe enviar a dos niños/adolescentes a competir en estos juegos y es allí donde aparecen Katniss Everdeen y Peeta Mellark, del distrito doce.

Luego de casi dos horas y media de película, hay momentos en que definitivamente parece que al director (Gary Ross) y a los editores se les fue la mano con semejante culebrón, donde el ritmo parece ser más el de una serie de televisión que el de una película. No, la película no es aburrida, y si es muy interesante, al igual que ver la Maratón de Buffy, la Cazavampiros. Pero es aquí donde llega el conflicto historia contra desarrollo de los personajes. La película explora con demasiada profundidad a su personaje principal, Katniss Everdeen, y se entiende teniendo en cuenta que estamos frente a una adaptación, al igual que siempre las películas de Harry Potter parecían demasiado largas. Sin embargo el punto de quiebre está en que si bien tres episodios seguidos de una buena serie de televisión son entretenidos, luego de hora y media viendo a Katniss en cada escena es cuando uno se empieza a preguntar a qué hora empieza la acción. Hubiese aceptado plenamente las dos horas y media de la película si hubiesen estado mejor distribuidas, mostrando no solo la historia de Katniss sino la de Peeta, también.

Ahora, habiendo dicho eso, creo que en comparación con otras sagas, especialmente Twilight, Los Juegos del Hambre tiene algo que esas no tienen: una opinión. Si, muy chevere lo de Harry y Voldemort y su conflicto estilo segunda guerra mundial y lo de Twilight con su versión 2000 de Romeo y Julieta, pero ninguna de las dos hace una crítica al sistema actual, al sistema bajo el cual nos encontramos. Los Juegos del Hambre hace un paralelo agudo entre la situación actual, donde un país domina a los otros para su propio beneficio, ejerciendo a la vez una propaganda del miedo, para mantener el orden preestablecido. En este sentido se amarra a la realidad, de la misma forma que The Dark Knight, para plantear un escenario ficticio, un reality show de la muerte.

Para destacar, el casting y las actuaciones. Todos los actores llevan excelentemente sus personajes, y pensar en Isabelle Fuhrman (¡La Huerfana!) para representar a una chica sicópata pues fue también bastante acertado, incluso el desconocido Alexander Ludwig (Cato) a pesar de lo plano de su personaje, logra en una de sus escenas una carga dramática interesante. Pero son Jennifer Lawrence (Katniss) y Josh Hutcherson (Peeta), por el lado juvenil y Woody Harrelson (Haymitch) y Elizabeth Banks (Effie) por el lado de los adultos los que llevan las cosas aquí a otro nivel. A pesar de la doble interpretación de Harrelson (Héroe-Borracho), me gustó mucho más la de Bank, que a pesar de que su personaje requería una teatralidad y una sobreactuación particulares, ella lo hace creíble e interesante. También de destacar a Lenny Kravitz que a pesar de sus pocas escenas demuestra que tiene otros talentos además de la música.

Por el lado Hutcherson, el muchacho demuestra que está llamado a ser el relevo masculino en un mundo donde Pitt, Cruise y Banderas ya están muy viejos para revivir sus épocas de Entrevista con el Vampiro. Desde Bridge to Terabithia, Hutcherson ha demostrado una sensibilidad especial para encarnar a su personajes y hace un duo sensacional con Lawrence, quién está un nivel por encima, desde X-Men: First Class demuestra capacidad para tomar personajes complejos, convertirse en ellos y sobre todo sentirlos. Lawrence tiene la belleza, la fuerza y la clase para tumbar a Kristen Stewart de su frágil altar hecho sobre vampiros y hombres lobo. No siendo más, sólo queda recomendar ampliamente la película, lleve comidita porque es un poco más larga que el promedio, pero créame que vale la pena … y mucho.

peetakatniss
Lawrence (Katniss) y Hutcherson (Peeta) en una de las escenas clave.

Calificación: 4.65/5.0