Reseñas X ^ Jason Bourne.

Hay dos palabras que se puede utilizar para resumir perfectamente a Jason Bourne: Alicia Vikander. Claro que también está el regreso estelar de Matt Damon y del director Paul Greengrass a la franquicia Bourne, la actuación del veterano Tommy Lee Jones, y la cinematografía de Barry Acroyd, pero lo que en definitiva le da un plus adicional a esta película (el plus que hace que las películas se lleven el Oscar) es la participación de la actriz sueca, reconocida por las multipremiadas actuaciones en The Danish Girl y Ex-Machina, películas que dicho sea de paso, no he tenido la oportunidad de reseñar en este blog.

bourne

Jason Bourne es la sexta entrega de la franquicia Bourne y la quinta protagonizada por Matt Damon, quien luego de la cuarta entrega titulada The Bourne Ultimatum había manifestado que no volvería a encarnar al misterioso sicario de la CIA si 1) no había un guión espectacular y 2) si no volvía Paul Greengrass a la dirección. Por fortuna para Damon, Universal Pictures le garantizó ambas condiciones y lo sacó de la interesante, pero aburrida tendencia de ciencia ficción en la que se había metido con Elysium, Interstellar y The Martian.

En esta ocasión y luego de los eventos en The Bourne Ultimatum, Jason Bourne (Damon) se encuentra en un ciclo de auto-destrucción terrible. De nada le ha servido conocer la verdad de su origen y evitar con éxito los numerosos intentos de varios jefes de la CIA por acabar con él, Jason siente que hay un elemento que le hace falta en su ya complicada y acuciante existencia; elemento que la nueva estrella en ascenso de la agencia Heather Lee (Vikander) está más que dispuesta a proporcionar.

Sin embargo, las pretensiones del director de la CIA Robert Dewey (Tommy Lee Jones) podrían echar a perder no sólo las intenciones de Lee, sino que podrían acabar definitivamente con Jason Bourne y aquellos pocos que tienen el privilegio, o la desgracia, de estar en su círculo más cercano.

A nivel argumental, Jason Bourne no corre ningún riesgo, usando exactamente la misma fórmula de las otras entregas: Jason intentando descubrir algún recoveco oscuro de su pasado, mientras en la CIA algún funcionario de alto nivel intenta acabar con él, sin saber que hay algún funcionario (o funcionaria) dentro de su círculo que pretende ayudarlo; todo enmarcado dentro de una temática contemporánea, condimentada con peleas y persecuciones extraordinarias en los destinos turísticos más selectos del mundo.

El director Paul Grenngrass demuestra porque Damon exigió su presencia para el rodaje de la cinta. Greengrass, junto con su colaborador Barry Acroyd, tienen un estilo único que le permite una cinematografía estéticamente impoluta que al mismo tiempo se siente cercana y real, a diferencia de, por ejemplo, la cinematografía de Steven Spielberg, que parece transcurrir en un mundo fantástico lleno de neblina.

Las actuaciones (al menos por el lado femenino) son fenomenales. Julia Stiles retoma el papel de Nicky Parsons en una de las mejores actuaciones de su carrera. Vicent Cassel, cuyo único papel de renombre había sido el del director misógino de The Black Swan es realmente atemorizante en su rol de contrafigura de Jason Bourne. Tommy Lee Jones y Matt Damon, pues en sus papeles inmodificables de siempre, que el director logran encajar dentro del rompecabezas del largometraje.

Pero es Alicia Vikander la que se lleva todas las palmas. Es increíble como Vikander asume el rol de Heather Lee, transmitiendo con una sola mirada, mucho más que lo que pudo transmitir Matt Damon en toda la película. Vikander no actúa como Heather Lee, ella se transforma en Heather Lee, al igual que se transformó en Ava, en Gaby Teller y en Gerda Wegener. En el mismo estilo, pero un par de niveles más abajo Riz Ahmed (Aaron Kalloor) completa un elenco limitado, pero preciso.

No tan preciso, sin embargo es el mensaje de la cinta. Evidentemente el personaje de Aaron Kalloor como una especie de Steve Jobs y de Vikander como una experta en informática de la CIA ponen en cuestión el papel de la tecnología en el mundo moderno, donde cualquier teléfono puede ser hackeado y ser utilizado como herramienta de espionaje de manera mucho más fácil que en los tiempos de la Guerra Fría; dejando la pregunta de si estamos dispuestos a sacrificar nuestra libertad, en forma de privacidad, sólo por tener la posibilidad de hacer uso de la tecnología. Cuestión que se tradujo en uno de los diálogos más interesantes del largometraje.

Pero ¿hay algún mensaje en el recorrido del mismo Bourne? Quizás el punto es el mismo de las otras películas: no importa que situación horrible estemos, siempre al final hay un poco de esperanza.

4,69 / 5,00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s